Sigue a

Tecnología para el coche - Smartphones

¿Quién no tiene un teléfono móvil hoy en día? Muy poca gente. Y cada vez más ese teléfono móvil es un smartphone. ¿Qué hacer por tanto mientras estamos en el coche? En general, y además lo más seguro si uno va al volante es no usarlo. Siendo realistas muy poca gente se da cuenta de esto, y algunos incluso casi no pueden vivir sin ello (el guasap y el tuiter enganchan mucho).

Así que el paso de integrar smartphones, y en menor medida también tablets, en los coches tenía que darse sí o sí más pronto que tarde. Lo cierto es que los fabricantes de automóviles van a su ritmo, poco a poco, ya que los tiempos de desarrollo de un producto o equipamiento en automoción son bastante más largos que los de la electrónica.

Sin duda el primer paso de la integración de estos dispositivos en el coche fue la incorporación del bluetooth y de conectores físicos, ya sea un USB, un conexión RCA para audio o un puerto específico (para un iPod, por ejemplo). Algunas marcas optan por docks de conexión específicos para ciertos terminales, como el iPhone.

La mayoría de los sistemas que tenemos hoy en día en los coches son por tanto todavía muy simples, se limitan a ser un manos libres, con agenda todo lo más, y a reproducir la música que llevemos en la memoria del teléfono. Algo insuficiente en los tiempos que corren.

De un tiempo a esta parte estamos viendo llegar cada vez más sistemas de conectividad multimedia, en general con pantalla táctil a color. No todos son iguales, y permiten una integración mayor o menor con el smartphone según marcas. Los fabricantes todavía limitan las funciones que se pueden usar.

Ford Focus con Sync y MyFord Touch

Los sistemas de fábrica: coches con pantallas táctiles a color

Lo ideal de estos sistemas es que replicaran directamente la pantalla de nuestro teléfono en la del coche, que debería ser multitáctil y tener al menos de seis a ocho pulgadas, y así poder acceder a todas las aplicaciones y archivos que tengamos en él. Así por ejemplo podríamos utilizar con total comodidad aplicaciones como Gasolineras España, para buscar la estación de servicio más barata de nuestra zona, Radardroid para ser notificados al acercarnos a un radar de velocidad, o llevar al día y controlar todos los gastos de nuestro coche con uCar y similares.

Esto es lo que todavía no está resuelto del todo en según qué marcas, pero es hacia donde deberían avanzar todas en unos años. La excepción es Tesla, que casi se pasa al incluir una pantalla gigante de 17 pulgadas (ojo, en vertical) en su Model S.

Para controlar nuestro teléfono, serviría algún mando físico integrado en el coche, como algún tipo de joystick en la consola central (como puede ser el caso del sistema BMW Connected Drive) o algún mando al volante, o lo más funcional, el control por voz y la pantalla táctil.

Hay sistemas como Ford Sync con MyFord Touch que han sido referencia entre las marcas generalistas en este tipo de productos, aunque hayan ido pasito a pasito y actualizando y ampliando posibilidades desde la primera versión.

Ahora más marcas asequibles disponen de este tipo de sistemas, como Peugeot, con el nuevo sistema Connect estrenado por el 208, Chevrolet con el sistema MyLink, que también llega a España en el nuevo Cruze, Hyundai con su sistema Blue Link, el sistema Toyota Touch and Go que se incorpora en los nuevos Prius, Avensis o Yaris, o el sistema R-Link de Renault, que llegará en breve con el nuevo Renault ZOE (coche eléctrico) y el nuevo Clio.

R-Link en el nuevo Renault Clio 2012

Recibir mensajes, enviar mails…

En general la integración de la agenda telefónica y del contenido multimedia está bien resuelto. Podemos buscar desde el coche a tal o cual contacto, viendo su foto y datos, y llamarle. Y también podemos buscar tal o cual canción, artista o álbum, ver información y carátula del disco y reproducirlo, y lo mismo con vídeos o fotos (en general para esto hay que tener el coche parado).

Algunos sistemas también permiten recibir y enviar mensajes de texto sms, y algunos, aunque no todos, nos los leen y nos permiten dictarlos, lo cual es muy práctico cuando uno está conduciendo (aunque no sé si muy recomendable). Con los mails pasa lo mismo, aunque todavía son menos los sistemas que nos lo permiten.

Algunos productos, menos, también incluyen aplicaciones de acceso directo para seguir las actualizaciones de nuestros perfiles en facebook o en twitter. Las conexiones de datos se realizan a través del propio smartphone.

Otras de las funciones que también suelen incluirse en estos sistemas son el navegador GPS y la cámara de visión marcha atrás (aunque depende un poco de cada marca).

¿Qué más se puede hacer? Depende, según el fabricante hay más o menos aplicaciones disponibles con las que aumentar las tareas que podemos realizar desde el coche. Algunos permiten búsquedas en Google o suscribirse a RSS de noticias. Por ejemplo Ford pretende lanzar entre 50 y 75 aplicaciones en los próximos tres años.

O Car iPhone Renault Twingo

Sistemas a posteriori

Bien, si ya tenemos un coche, y por tanto no podemos optar a uno de estos nuevos sistemas integrados de fábrica, todavía podemos optar por soluciones de montar como accesorio. Ahora mismo hay un par de autorradios bastante curiosas e interesantes.

O Car, es una autorradio de la marca Oxygen Audio, que ocupa una ranura DIN, y que es en verdad un dock para colocar sobre ella un iPhone y utilizar este como pantalla y control del sistema multimedia.

Lo importante es el smartphone en sí, y la autorradio solo es un medio de alimentación y amplificación del sonido. Por ejemplo Renault vende esta radio como opción para su nuevo Twingo.

Pioneer AppRadio de segunda generación para iOS y Android

Más interesante, por ser compatible con muchos más modelos tanto iOS como Android, y disponer de una pantalla propia multitáctil de siete pulgadas, es el autorradio Pioneer AppRadio de segunda generación. Ocupa dos ranuras DIN en el salpicadero. Sigue sin ser la solución ideal, ya que no replica tal cual la pantalla de nuestro teléfono avanzado, aunque sí permite acceder al contenido del mismo, manejar las principales funciones tocando la pantalla del coche y utilizar aplicaciones compatibles.

Y por último siempre quedarán las soluciones más personales, y no exentas de labor, de integrar, literalmente, el tablet en el coche, o en la moto. ¿Cómo? buscando un hueco en el salpicadero, en general de dos ranuras DIN, o en el espacio de una pantalla multifunción.

Y luego colocar el tablet de turno que más nos guste y mejor se adapte al espacio, sujetarlo bien, realizar todas las conexiones de alimentación y audio, incluso con los mandos al volante, y colocar un emebellecedor de plástico que quede aparente y cubra los huecos en el salpicadero.

El resultado puede ser muy profesional, y la ventaja es que se tienen todas y cada una de las funciones propias del tablet. Así podéis ver este iPad integrado en una moto eléctrica Norton, o el Galaxy Tab integrado en un KIA en el vídeo inferior.

Una última cosa, pero no menos importante: sea el sistema como sea, y sin dudar de lo útil que es disponer de todas estas funciones, o muchas más en el coche, no debemos olvidar que bajo ningún concepto debemos distraernos mientras conducimos, pues nuestra vida, la de las personas que viajan con nosotros, y la de los demás que comparten las calles y carreteras dependen de que seamos conductores responsables y prudentes.

Vídeo | YouTube
En Xataka | Tecnología para el coche: avances en conducción autónoma

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios