Sigue a

Tecnología para el coche - Asistente

Vivimos en un mundo conectado. Nos rodean las señales repetidas de múltiples redes, ya sea para hablar por teléfono, ya sea para conectarnos a Internet, casi en cualquier parte. La red GSM de telefonía está muy extendida, y al menos para voz, tiene una cobertura muy generalizada.

También es algo de lo más habitual usar la red GPS de satélites de posicionamiento, con un navegador portátil o incluso con un “simple” teléfono móvil. Así que si nosotros ya estamos conectados ¿por qué nuestros coches no lo van a estar?

Y así es como nacieron los asistentes para emergencias, o si lo preferís, los sistemas de llamada automática en caso de accidente. ¿Son algo nuevo? Pues sí y no. En el fondo no son algo nuevo, sobre todo en los Estados Unidos, donde muchos automóviles ya lo llevan desde hace unos diez años, como es el caso por ejemplo de General Motors y su plataforma telemática OnStar, que sirve además para muchas otras cosas (no es la única). Coches como el eléctrico de rango extendido Chevrolet Volt, o los híbridos Toyota Prius o Lexus RX 450h pueden llevar este sistema en EE.UU.

Chevrolet Volt plata vista trasera

Donde sin embargo sí es relativamente nuevo, porque llega con retraso y aún está implantándose, es en Europa. Aún son pocas las marcas que deciden ofertar este sistema dentro de las opciones de sus modelos, y menos aún las que lo incluyen de serie. Pero la cosa está cambiando.

De hecho la propia Comisión Europea ha planteado como objetivo que todos los coches nuevos incorporen este sistema a partir del año 2015. Se conoce como e-Call.

¿Por qué este interés? Pues porque se pueden salvar miles de vidas, hablando a nivel europeo, gracias a la intervención más rápida de los servicios de emergencia. Todavía muchos accidentes se producen en carreteras secundarias, o de noche, siendo poco probable que otros conductores vean el accidente y puedan llamar a emergencias.

Y si los ocupantes del vehículo accidentado están inconscientes, puede pasar mucho tiempo, muy valioso, hasta que puedan ser atendidos. Se calcula que con este sistema que llame automáticamente el tiempo de respuesta se podría reducir hasta a la mitad.

Citroën eTouch en un C5

Un botón SOS en el salpicadero

El sistema es bastante simple, y en principio evita depender de conexiones de datos, ya que tienen menos cobertura que la red de voz GSM. En el coche se integra un sistema de telefonía con un chip SIM soldado al módulo e-Call, cuyo lector es mucho más robusto que el de cualquier teléfono móvil al uso, para evitar fallos incluso en caso de accidente severo con graves daños a la carrocería.

Este sistema es el que se encargará de enviar la información mediante un sms y de realizar y recibir las llamadas de voz. Y aquí es donde entra en juego también el módulo GPS integrado en el sistema, que se encarga de determinar la posición del vehículo.

En general los automóviles que equipan este sistema incluyen un botón SOS en el salpicadero, normalmente en la consola central, que además de permitir saber rápidamente si el coche tiene el asistente, sirve para realizar la llamada de emergencia manualmente simplemente pulsándolo.

Esto puede ser útil cuando una persona se siente indispuesta y necesita ayuda, como podría ser algún tipo de ataque, al corazón, epilepsia, desmayo o similar, o si está en riesgo, como podría ser un intento de robo. Por ejemplo los coches eléctricos Citroën C-Zero y Peugeot iOn lo llevan de serie.

El sistema GM OnStar en Estados Unidos es un poco diferente, se ha popularizado por utilizar un espejo retovisor interior un poco especial que integra las funciones e incluye los botones.

GM OnStar espejo retrovisor interior

Llamar a una plataforma o llamar al 112

Como este sistema no está todavía del todo normalizado, según la marca puede funcionar un poco diferente, pero básicamente hay dos opciones:

  • El sistema llama a la plataforma de la marca. Así es como funcionan los sistemas más veteranos, como por ejemplo el BMW Assist, Citroën eTouch, Peugeot Connect, GM OnStar, Mercedes-Benz mbrace, Volvo On Call, y otros. Un operador de la plataforma hablará con los ocupantes del vehículo, valorará qué tipo de ayuda necesitan y avisará a los servicios de emergencia que procedan.
  • El sistema llama directamente al número de emergencias (112). Los sistemas más recientes prescinden de la plataforma y realizan la llamada directamente al número de la central de emergencias del país en el que se encuentre en ese momento el vehículo (en principio se está estandarizando en Europa el 112, pero todavía no lo es en todos los países). Este es por ejemplo el caso del asistente para emergencias que incluye Ford en su sistema SYNC de última generación.

BMW Assist esquema

Los sistemas de llamada automática de emergencia normalmente utilizan los sensores de disparo de los airbags para determinar que se ha producido un accidente y proceder así a realizar la llamada. Mediante uno o más sms se envían datos como la marca y modelo del coche, la matrícula, qué airbags se han disparado, fuerza del impacto, si el coche se ha volcado, etc.

Estos sistemas, al menos por el momento, no son todos ellos gratuitos. Algunos, sobre todo en Estados Unidos, e incluyendo además algún servicio más, como asistencia en carretera, localización del coche en caso de robo, guía de mantenimiento, etcétera, como pueden ser GM OnStar o Safety Connect de Toyota y Lexus, son servicios que requieren suscripción y pago.

Pero para Europa, el servicio concreto de llamada de emergencia e-Call, se está extendiendo gratuitamente, es el caso de los sistemas de Ford, o de Citroën y Peugeot, entre otros. Por cierto, Citroën y Peugeot han vendido ya un millón de coches con su sistema eTouch.

Volkswagen Polo conjunto de airbags

Caja negra en los coches

Estrechamente relacionado con esto de los accidentes y el aviso a los sercicios de emergencia, están las cajas negras para los coches. Y es que al menos en Estados Unidos el Congreso está estudiando la posibilidad de que todos los coches lleven una obligatoriamente.

Esta caja negra sería muy similar a la de los aviones, y grabaría diferentes datos en el momento del accidente: la velocidad, la posición, si el conductor frenó o aceleró, si llevaba puesto el cinturón, cuántas plazas estaban ocupadas, etc.

Y aunque este sistema se plantea con buenas intenciones, principalmente poder esclarecer las causas de un accidente, también hay sectores de la población que plantean cierta preocupación por si todos estos sistemas pueden llegar a registrar datos demasiado sensibles y podrían suponer un problema para la privacidad de las personas, o si se podrían usar inadecuadamente.

Lo ideal sería que cada conductor pudiese elegir. Veremos qué deciden legislar al respecto.

En Xataka | Tecnología para el coche: lo último en faros

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios