Compartir
Publicidad
Publicidad

Chromecast, análisis

Chromecast, análisis
Guardar
49 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El televisor y el resto de gadgets de la casa. Una relación complicada donde muchos han decidido tirar por su camino, a pesar de unos estándares comunes que no han terminado de ser tan eficaces como a muchos nos hubiera gustado. Tenemos muchas formas, pero a veces son complejas.

Otras veces requieren una cierta armonía, que se traduce en tener todos los equipos de la misma marca. Google lleva dos intentos por dibujar la línea que los une y parece que a la tercera, de la forma más sencilla, viene la vencida. Hoy os traemos nuestro análisis de Chromecast.

¿Cómo funciona?

Cuando Google presentó Chromecast, muchos quedaron confundidos por la utilidad y función de este accesorio para televisores. Un dongle que se encarga de sincronizar contenidos. No exactamente, digamos que lo que hacemos es decirle qué contenidos quiere ver.

No hay una conexión estricta entre el televisor y, por ejemplo el móvil. Simplemente nosotros le indicamos el contenido y Chromecast se encarga de reproducirlo de forma autónoma. En esencia, un mando a distancia con pantalla táctil y muchas más opciones.

Es así de sencillo y en su simplicidad encontramos cosas muy buenas y alguna que otra mala que, en nuestro caso, creemos que se puede mejorar a la larga. Iremos desentrañando a lo largo de este análisis las claves y los errores de este pequeño cacharro.

Chromecast

Lo que podemos ver con él, de serie, son vídeos de YouTube, películas que hemos comprado en Google Play y también Netflix. Este último es un jarro de agua fría ya que ahora mismo donde estoy viviendo, Estados Unidos, es realmente útil. Cuando vuelva a España la historia será completamente diferente.

En un futuro llegarán más servicios, que irán creciendo en función de la popularidad que vaya consiguiendo Chromecast. De momento tenemos esas tres, pero en un futuro llegarán más opciones como Vimeo, Redbox, Hulu, HB Go… Es cuestión de tiempo ya que el SDK ya está disponible. Tras hacer esta pequeña introducción, vamos con el análisis.

Instalación y configuración

Google nos ha acostumbrado con los Nexus a un packaging bastante sencillo. Caja de cartón blanca, retiramos la tapa y nos encontramos con Chromecast. Un pequeño pincho con un tamaño algo más grande que un pendrive, pero no especialmente abultado.

Lo cogemos, retiramos la parte trasera, y nos encontramos con la primera sorpresa desagradable de este equipo: hace falta una toma de energía para que el equipo pueda funcionar. Ya lo sabíamos, pero Google avisa con letra pequeña de este detalle. Se incluye un cable USB y una fuente de alimentación por HMDMI, podemos usar cualquiera de las dos.

Podemos optar o bien por usar un USB, que en nuestro caso es la opción que hemos usado, o conectarlo a la corriente eléctrica. Si nos queda lejos, tenemos un alargador de HDMI bastante útil. Seguimos con ello, realizamos la instalación y seleccionamos la señal de vídeo.

Chromecast

La configuración a partir de este punto resulta tan sencilla que los tutoriales que encontremos en la red carecen de sentido. Simplemente descargamos la aplicación al teléfono o tablet y emparejamos Chromecast con la red WiFi a la que estamos conectados.

Eso sí, cuenta con un fallo muy tonto: si introducimos mal la contraseña tendremos que restaurar de fábrica Chromecast ya que no permite introducirla de nuevo. En la última actualización parece que el problema no se ha solucionado, Tened cuidado.

Una vez que lo hemos conectado a la red nos aparecerá un código de verificación. Hacemos la comprobación y, como reza la pantalla que nos aparecerá a continuación: ready to cast. O en español: empieza a enviarme contenidos y verás cómo mola.

Siempre se compara a la tecnología con la magia cuando ésta funciona bien. No voy a ser el primero ni el último en usar este manido recurso pero, amigos y lectores míos, Chromecast parece mágico. Es tan sencillo de usar que otras vías como MHL, HDMI, o no merece la pena volver a usarlos.

Hecho esto, en el móvil nos aparecerán las aplicaciones que podemos usar. Curiosamente, al menos en Android, cuando pulsamos sobre los iconos no nos lleva a ellas sino que siempre tira a Google Play, aunque ya las tengamos instaladas.

Por motivos personales, ahora mismo me encuentro en Estados Unidos y sacarle provecho a Chromecast para la reseña ha sido muy fácil: tres meses de Netflix gratis (llegué a tiempo antes de que Google se rajara), YouTube y Google Play Movies, además de la extensión de Chrome para enviar pestañas.

Uso y conectividad

Empezamos la prueba con YouTube: el icono nos aparece en la parte superior, aunque la aplicación nos chiva de que tenemos el icono para empezar a enviar contenido al televisor. Pulsamos sobre él y tendremos el vídeo justo al momento.

Chromecast

¿Es rápido? La respuesta es sí, si tenemos una buena conexión. En las pruebas que he realizado he notado diferencias, especialmente con contenido en alta resolución, pero también he de decir que la conexión de banda ancha que tengo aquí es algo diferente a la que tengo en casa normalmente. Cosas de vivir en el campo.

Los vídeos se van reproduciendo uno detrás de otro según los vamos seleccionando en YouTube. Se crea una lista de reproducción y podemos meter vídeos desde diferentes dispositivos, perfecto para cuando estamos con los amigos y la familia. Así nadie se pisa.

Seguimos la prueba con Netflix y los resultados son los mismos: buena velocidad, navegación intuitiva y uso muy sencillo. Pasamos a Chrome, con la advertencia de que esta opción se encuentra en fase beta todavía, razón no les falta. Todavía está bastante verde.

La latencia entre el ordenador y la televisión es bastante grande. Para ver imágenes estáticas de nuestras redes sociales, con algo de calma, es perfecto. Si queremos leer textos no merece la pena, son ilegibles salvo que tengan un tamaño grande.

Para el caso de vídeo, en Flash o HTML 5, la experiencia es bastante mala: mucho retraso, es imposible de momento. Lo que si que es práctico, si confiamos en los altavoces incluidos en televisor, es para reproducir música en servicios como la web de Spotify.

De momento la reproduccción de contenidos locales, a través de Chrome, queda limitada a imágenes. Los vídeos son imposibles, pero con el tiempo irán llegando soluciones, de hecho Dropbox se perfila como un buen candidato a corto plazo.

Chromecast

A la hora de utilizarlo, hemos hecho la prueba desde diferentes dispositivos y no hemos tenido ningún tipo de problema a la hora de enviar contenidos o hacer la configuración de Chromecast. Las pruebas las hemos realizado sobre un MacBook Pro, un portátil Lenovo, un Samsung Galaxy Note 2, un Nexus 4, un iPad de cuarta generación y Nexus 7 del 2013.

Limitado, pero con mucho potencial. La opinión de Xataka

Mucha gente me ha preguntado estos días si merece la pena comprarse un Chromecast una vez llegue a Europa. La respuesta es fácil y rápida: . El precio que tiene es irresistible y por lo que vale resulta difícil no darle una oportunidad.

Eso sí, aunque es un dispositivo bastante atractivo, también vemos una serie de peros, algunos más importantes que otros. Uno de los más pequeños es el hecho de que utilice alimentación externa. No es un detalle especialmente importante pero hay que tenerlo en cuenta.

Otro detalle es el que hablaba hace unos días cuando reflexionaba sobre Chromecast. ¿Tenemos un HDMI libre? Entonces merece la pena comprarlo. ¿No tenemos uno? ¿Podemos prescindir de alguno de los elementos que tenemos ya conectados? Depende de cada uno.

Chromecast

Con las consolas conectadas, y en algunos casos los set top box también, si no tenemos HDMI libres puede resultar un dilema tener que estar conectando y desconectando para tener todo. Hace pocas cosas de momento, especialmente fuera de Estados Unidos. Problemas del primer mundo.

Por otro lado está el tema de contenidos. Si somos adictos a YouTube, es una forma perfecta de "envíar" vídeos del ordenador o el móvil al tablet para dejar una de estas pantallas libres, por ejemplo mientras estamos consultando las redes sociales o trabajando.

Si lo vamos a usar de forma esporádica, de momento las opciones que ofrece Chromecast son muy limitadas. Ojalá que con el tiempo lleguen más extensiones y opciones derivadas del SDK. Quizá lo más interesante para el usuario medio es que reproduzca bien vídeo online en otros servicios que no sea YouTube.

Veremos que pasa en un futuro pero de momento estas son las opciones que tiene y son bastante limitadas. Lo hace bien, muy bien pero tiene que dar un poco más de sí para ser un producto potente.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos