Sigue a

Samsung Series 7 Chronos

En la gama de portátiles, todo hablan de los ultrabooks. Producto de moda por excelencia donde el grosor y el peso son el principal atractivo. Sin embargo, sigue habiendo vida más allá de ellos y los modelos de gama alta siguen presentes para quienes buscan algo más.

Este es el caso del Samsung Series 7 Chronos, un portátil que ya conocimos en CES pero que estos días hemos tenido oportunidad de probar más de cerca. No es el más fino pero sí uno de los más potentes que además cuenta con un as bajo la manga.

Las pantallas táctiles quieren estar presentes en la gama alta

Con dos centímetros de grosor en su parte más fina, Samsung se olvida de la guerra de los ultrabooks para ofrecernos un equipo robusto tanto por fuera como por dentro. El chasis metálico con acabado cepillado le da una apariencia bastante buena y nos deja entrever que es un equipo de gama alta.

Samsung Series 7 Chronos

Levantamos la pantalla y nos encontramos con un teclado chiclet con dos sorpresas bastante agradables: tiene retroiluminación y además cuenta con las teclas numéricas dedicadas en la parte derecha. Cómodo, la única pega la encontramos en el trackpad.

La respuesta no termina de ser del todo buena y este aspecto se empieza a convertir en algo clave para muchos dispositivos portátiles. La sensación no termina de ser cómoda cuando movemos el dedo por lo que es posible que en más de una ocasión nos toque recurrir a un ratón.

Para compensar, en parte, el problema con el trackpad nos encontramos con una pantalla táctil multipunto, diez, de 15,6 pulgadas. Algo que personalmente eché de menos en el Series 9 cuando lo presentaron en IFA. El compañero ideal para un Windows 8 que muchas veces nos anima a tocar.

Samsung Series 7 Chronos

Con un panel LCD y una resolución de 1920×1080 píxeles la calidad de la pantalla es bastante buena. Teniendo en cuenta que el stand tenía bastantes fuentes de luz, apenas había reflejos y en ángulo de visión es lo suficientemente amplio.

En su interior, ahora sí, nos encontramos las verdaderas armas de este Samsung Series 7 Chronos. Empezando por su procesador, un Intel Core i7 3635QM Ivy Bridge. Cuatro núcleos a 2,4 GHz con la opción de subir a 3,4 si fuera necesario.

Junto a él, 4GB de RAM que podemos ampliar hasta los 16 si así fuera necesario. Para rematar la configuración nos encontramos con una Radeon HD8870M, otro detalle que se agradece bastante si tenemos en cuenta el alto número de Intel HD4000 que se montan.

Samsung Series 7 Chronos

En el rato que estuvimos probándolo pudimos ver algunas señales de que esta configuración de hardware es acertada: veloz moviendo Windows 8 y cargando sin problemas las aplicaciones preinstaladas. Hemos echado en falta tener a mano algún que otro juego preinstalado para ver qué puede hacer.

Samsung Series 7 Chronos, impresiones tras probarlo

El nicho del Samsung Series 7 Chronos está muy bien definido: un portátil de gama alta que sacrifica un poco el tamaño para ofrecernos bastante potencia y un rendimiento para quienes exigen más. La configuración del hardware es buena y añade algunos elementos a tener en cuenta con la pantalla táctil.

Samsung Series 7 Chronos

Queda la duda, que veremos en el análisis, de si el conjunto ofrece una buena experiencia tanto si queremos un equipo para trabajar de forma intensiva como para juegos que requieran una carga gráfica bastante exigente. De momento nos ha convencido, aunque esperamos que algunos aspectos mejoren cuando llegue a las tiendas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

24 comentarios