Compartir
Publicidad
Cómo HP busca su futuro en la impresión 3D
Periféricos

Cómo HP busca su futuro en la impresión 3D

Publicidad
Publicidad

Según el informe "Fabricación Digital 2015", elaborado por la Online Business School, el negocio generado por las industrias relacionadas con la impresión 3D se tasó ya en 188,15 millones de euros en 2015, una cifra que podría aumentar hasta en un 26% para el cierre de este mismo año 2016. Una cifra considerable si tenemos en cuenta que en 2013 sólo creció un 10%, aunque la estimación es que alcance un 30% de crecimiento anual hasta, al menos, el año 2020.

La impresión 3D forma parte del día a día de la industria tal y como la conocemos. Expertos en el campo de la impresión 3D ya explican qué podría llegar a conseguirse con esta tecnología, pero ni tan siquiera es necesario mirar demasiado hasta el futuro. Hoy ya se logran muchos avances gracias a ella y se trabaja para que alcance un grado de madurez aún mayor.

Pese a que por ahora se mantiene algo más alejada de los usuarios que su hermana, la impresión de tinta, la impresión 3D ya forma parte de nuestro presente relacionada con muchos campos. Desde la construcción a gran escala hasta la fabricación de pequeñas piezas. La robótica también empieza a apoyarse en ella para elaborar dispositivos de forma más rápida y menos costosa. Incluso la salud, uno de los campos más prometedores, ya conoce las ventajas de una tecnología que lleva ya tiempo en desarrollo pero que empieza a descubrir su propio potencial.

La multinacional norteamericana HP ha lanzado tanto una nueva línea de impresoras 3D como una solución online para conquistar un mercado que hasta ahora le era desconocido, y lo hace apuntando hacia las propias líneas de producción, varios pasos antes de llegar al usuario final. No llegan los primeros pero buscan colocarse como un intermediario necesario para el propio futuro de la industria.

Un gran propuesta en hardware, Jet Fusion 3D

Hp Fusion 3d

La compañía norteamericana se ha lanzado al mercado de la impresión 3D desde dos puntos: el hardware y el software. En primer lugar presentaron una nueva línea de impresoras llamadas Jet Fusión 3D que, en palabras de Jaume Homs, responsable de ventas para Iberia, reduce al 10% el actual coste de producción de pequeñas piezas y también acelera la producción.

HP, con la tecnología disruptiva que hemos conseguido sacar [...], puede entrar en el mundo de la fabricación. Para nosotros es clave meternos en este mercado cuando vemos que tenemos una tecnología capaz para entrar en este mundo. Este mundo de la fabricación va en dos líneas, la producción masiva de piezas personalizadas y la tirada corta, pequeñas series pero siempre hablando del mundo de la fabricación. También valoramos la posibilidad de ser proveedores de lo que conocemos como service bureaus y que se dediquen a dar servicio a terceros. Terceros que pueden usuarios en casa que quieran tener una pieza personalizada, desde una funda para el móvil a cualquier otra pieza que pudiera crear.

HP apunta directamente al centro de la industria en estos momentos, a la misma cadena de producción. La intención de HP es colocar su maquinaria en el propio proceso de fabricación, como una pieza más de la misma. Algo que parece tan atractivo para ellos como peligroso para la propia competencia, que por el momento está más centrada en ser una herramienta final y no una intermediaria.

Y su complemento Open Platform, materia prima para sus impresoras

Hp Open Platform

Pero decíamos que Jet Fusion 3D no llegaba en solitario sino que lo hacía de la mano de una plataforma de software. Los norteamericanos han desarrollado una plataforma con la que ser juez y parte. Open Platform es una plataforma de acceso libre por la que HP se convierte, de un plumazo, tanto en productor tanto de los materiales que necesita la industria como en certificadora de otros fabricantes.

Cuando comentábamos el problema que supondría para la competencia la llegada de HP al sector nos referíamos exactamente a la combinación de estos dos elementos. Maquinaria para la industria que necesitaría la materia prima suministrada por la propia empresa. Materia prima que fabricarían ellos mismos o que "autorizarían", una suerte de sello de calidad que conseguiría que HP estuviese siempre en el centro de cualquier transacción relacionada con la impresión 3D a nivel industrial.

Los mercados en los que vemos que podemos aplicar nuestra tecnología (médicos, fabricación, utillajes, aeroespacial) pueden depender en gran medida de la aparición de nuevos materiales. En este sentido HP ha creado una plataforma abierta en la que los fabricantes de materiales van a poder desarrollar sus materiales certificados con nuestras máquinas y nosotros los vamos a distribuir por todo el mundo.

La visión de HP en este sentido es la de servir de ayuda para el descubrimiento y desarrollo de nuevos materiales pero no olvidemos que el fin último sería el de centralizar todo el proceso. Software, hardware y materia prima. Todo proveniente de un único jugador que ayudaría, entre otras cosas, a restar mucho peso a otros gigantes de la impresión 3D, como Stratasys o 3D Systems.

Open Platform va a hacer que no tengamos que limitar la fabricación de materiales a lo que nosotros mismos fabriquemos sino que hemos creado algo muy innovador en el mercado en este sentido, una Apple Store de los materiales para impresión 3D. Tenemos ya a los principales fabricantes de plástico ya desarrollando materiales para nuestras máquinas, los cuales nosotros certificaremos y que habilitarán un sinfín de aplicaciones.

El éxito de HP en su intento de colocarse dentro de la propia industria les convertiría en juez y parte, dejando poco oxígeno a una competencia que por ahora está colocándose en el extremo más cercano al usuario. HP no sólo se beneficiaría de las decisiones de la propia industria como productor sino que también podría influir desde dentro de la misma como prescriptor y pieza indispensable.

La fotografía actual de la impresión 3D

Stratasys

Como mencionábamos al principio del artículo, el mercado de la impresión 3D ya cuenta con jugadores bastante bien posicionados aunque su posición se acerca más al usuario que al propio fabricante. No obstante, compañías como Stratasys, actual líder del sector y que recientemente firmó un acuerdo con Airbus para el uso de su tecnología, Ultem 3D, en la construcción del A350 XWB, el avión de suministro del fabricante aeronáutico.

Cuando HP se presenta en el mercado para competir contra Stratasys lo hace contra una compañía con más de 2.800 empleados y que cuenta con más de 600 patentes en el sector. Un hueso duro de roer afincado en Minnesota e Israel y cuya tecnología permite, por ejemplo, imprimir piezas directamente desde archivos 3D CAD. Stratasys, cuya especialidad es el prototipado, lleva en el mercado desde 1989, y a lo largo de su existencia ha absorbido a compañías como MakerBot, Solid Concepts y Harvest Technologies.

Tanto Stratasys como 3D Systems lideran el mercado y comienzan a diversificarse

El otro gran rival de HP en su incorporación a la lucha por la dominación de la impresión 3D es 3D Systems. También con sede en norteamérica, concretamente en Delaware, 3D Systems dispone de subsidiarias prácticamente en todos los continentes, gozando de una segunda posición en el sector más que merecida.

3d Systems

De igual forma que Stratasys comienza a introducirse en el mundo de la aviación, más concretamente en el de sus constructores, 3D Systems lo hace en el de la medicina. Su último logro en el sector fue la construcción de una réplica de la espina dorsal en una operación practicada al campeón nacional de hockey sobre trineo Mark Weimer. Con este proceso, 3D Systems se colocó en la vanguardia del uso de la tecnología de impresión 3D en el sector médico.

Tanto Stratasys como 3D Systems van encontrando nuevos campos a los que expandirse e irse situando con fuerza de cara al futuro de la tecnología de impresión 3D. Éste es el gran mercado de grandes jugadores al que se enfrenta HP con su tecnología. La pregunta es, ¿cómo de grande puede llegar a ser el mercado de la impresión 3D para que multinacionales de este calibre compitan entre sí por su liderato?

HP, ¿por qué ahora?

Todo lo que hemos conocido del sensor de la impresión 3D es sólo una pequeña parte de lo que está por venir. En estos momentos ya hablamos de un mercado mundial que mueve cifras anuales que rondan los 5.000 millones de dólares pero que espera multiplicar por cuatro en tan sólo cuatro años. Si se cumplen las previsiones de crecimiento, la impresión 3D debería situarse en los 20.000 millones de dólares anuales para 2020 con un impacto sobre la economía que rondaría los 550.000 millones de dólares sólo cinco años más tarde. Para cuando llegue ese momento será muy importante estar bien situado para controlar la mayor parte del pastel.

Conociendo el rédito futuro que puede aportar este mercado del 3D, y sabiendo que ya hay jugadores muy bien situados cerca del usuario, como los anteriormente mencionados Stratasys o 3D Systems, se entiende aún más el movimiento de HP. Invertir en robar un pedazo de tarta a su competencia más directa o jugar sus cartas para introducirse directamente en el horno que cuece la industria y controlar cualquier producto que cruce su puerta hacia el exterior.

Division Impresion 3d

En la actualidad, el 40% del total de beneficios del sector de la impresión 3D se reparte entre el prototipado de piezas y diseños, y entre la producción de las distintas piezas terminadas. El otro 60% de los beneficios se generan a causa de las inversiones en innovación de la propia industria, justo el punto en el que HP quiere introducirse con Jet Fusion 3D y Open Platform.

Vista la apuesta de HP, ¿qué queda de la impresión 3D para el hogar? ¿Llegaremos a ver máquinas de impresión 3D en cada hogar de igual forma que seguimos viendo las de tinta o láser?

¿Y qué queda de la impresión 3D para el hogar?

Home 3d Printer

Nosotros (HP) estamos muy focalizados a corto/medio plazo en primera instancia en entrar en el mundo del prototipado, que es el que hay hoy para las empresas, [...] y luego en la fabricación. En un medio plazo podríamos tratar de entrar en estudios o grupos de trabajo, en empresas no tan grandes, pero a corto no plazo no vemos que todo el mundo vaya a tener una impresora de 3D en casa.

Parece bastante patente que la relación entre la impresión en tinta y la impresión 3D está más presente en el nombre que en la propia funcionalidad, de ahí que el mercado futuro vaya a ser más especializado y que sí se creen centros de impresión 3D, similares a las actuales imprentas, para que cada usuario pueda llevar su diseño en un formato específico y allí lo hagan realidad con los materiales elegidos.

Así pues, la posibilidad de que lleguemos a tener impresoras 3D en el hogar parece reducida al tratarse de un producto tremendamente específico y que se antoja no será barato a corto plazo. Las necesidades de impresión 3D que puedan tenerse en el futuro a nivel individual podrán satisfacerse desde estos estudios o centros de impresión en los que HP quiere tener presencia a medio plazo.

La cuarta revolución industrial

Future 3d Printing

HP ha presentado sus cartas para jugar la partida de la impresión 3D y no lo ha hecho en solitario. Multinacionales como Nike, BMW o Siemens forma ya parte de la cartera de partners de HP en la construcción de su primera Jet Fusion 3D, su principal apuesta en una tecnología que, para muchos, supondrá un gran empujón para que se complete la cuarta revolución industrial.

La impresión 3D ayudará a que al fin se haga realidad el late motiv del "hágalo usted mismo", y podrá llegar a cambiar la forma en que lo fabricamos todo, la forma en que se trabaja en muchos niveles de la actual industria. Situarse con fuerza en estos momentos puede ser clave para lo que acontezca el futuro, y es por ello que la gran batalla de la impresión 3D empieza a librarse ahora. Y cualquier competencia que surja para forzar a la evolución del resto será bienvenida.

HP ya ha colocado su propuesta, una apuesta de dos factores para convertirse en el mayor proveedor de sistemas de impresión 3D del mercado. El hardware y los materiales (propios o ajenos y certificados). Una vez se abre un nuevo camino son muchos los que aprovechan para recorrerlo, quizá este gran salto adelante de HP haga que el sector de la impresión 3D dé un salto de gigante. Por ello el paso de HP es tan interesante como peligroso. Frenar o capitalizar el crecimiento de esta industria no sería beneficioso para muchas de las partes, quizá tampoco para la propia HP.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos