Sigue a Xataka

Wacom Cintiq 13HD

Quienes os dedicáis al grafismo, seguro que conocéis la familia Cintiq de Wacom. Monitores con soporte para lápices ópticos que hacen que dibujar sea más cómodo e intuitivo que si usamos una tableta digitalizadora. En este nicho, esta compañía se ha hecho fuerte.

Ayer, en Barcelona, Wacom presentó el modelo de su nueva familia: la Cintiq HD de 13 pulgadas. A priori, un salto de sólo una pulgada en su tamaño más pequeño. Sin embargo, viene con unas cuantas novedades. Hoy os contamos nuestras impresiones.

El placer de trabajar en un monitor con lápiz óptico

Cuando Wacom lanzó la Cintiq 12WX, hubo un pequeño detalle en sus especificaciones técnicas que, a la larga, se iba a convertir en un problema para quienes buscaban un nivel de precisión bastante alto: la resolución. Si bien sus 1280×800 no estaban mal, para algunos no eran suficiente.

Wacom Cintiq 13HD

Ahora, su hermana de 13 pulgadas da el salto a la alta definición y es algo que se nota desde que ponemos nuestros ojos sobre ella. Todo se ve con completa nitidez y sin ningún tipo de problema en cualquier ángulo de visión. Disculpad, eso sí, los reflejos que salen en las fotos: la iluminación del stand no era la mejor.

Al contrario que sus hermanas mayores, este monitor está pensado para usar en cualquier lugar. Podemos moverlo, girarlo y trabajar sobre ella apoyando las manos sin temor a que la rompamos, aunque si tenemos objetos metálicos como pulseras es posible que rayemos el cristal exterior, nos avisa la gente de Wacom.

La distribución de los botones también ha cambiado, ahora tenemos menos pero el rosetón es bastante polivalente y suple sin problema la falta de más teclas. Podemos configurarlas a nuestro gusto y, aunque en algunos momentos seguiremos dependiendo del teclado, podemos olvidarnos de él en muchos momentos.

Wacom Cintiq 13HD

Además, el monitor está diseñado para usarlo con ambas manos. Sólo tenemos que girarla y poner los botones físicos en la mano que más nos convenga. A nivel de conectores, tenemos un USB para cuando queremos abrir un documento de forma rápida. Tanto la salida de vídeo como la energía se distribuye por el mismo cable.

El lápiz también viene con algunos cambios, pero son simplemente superficiales. Un detalle bastante curioso es la posibilidad de usar el portalápices como portaminas. Como ya sabéis, al ser niveles de presión, no cambia según la punta que le pongamos pero sí la sensación que da. Como por ejemplo la que incluye un pequeño muelle para imitar el movimiento de un pincel.

A nivel de usabilidad, da igual si ya tenemos experiencia con estos monitores o no. Sólo hace falta coger el lápiz y empezar a trazar para darnos cuenta de que el nivel de precisión y los más de 2000 niveles de presión hacen muy bien su trabajo. Da igual la inclinación del lápiz, de si estamos dibujando o simplemente moviéndonos por los menús: es perfecto.

Wacom Cintiq 13HD

Wacom Cintiq 13HD, primera impresión tras probarla

Que Wacom conoce muy bien este sector no es nada nuevo. Lleva muchos años apostando fuerte con equipos de todo tipo que han hecho que dibujar en un ordenador sea lo más parecido a hacerlo en analógico. Es cierto que hay pequeñas brechas que no se van a poder superar.

Sin embargo, este Cintiq nos ha causado una muy buena impresión. Es una herramienta de trabajo versátil y pensada para quien busca algo pequeño y asequible. Es cierto que su hermano de más de 20 pulgadas es más atractivo pero seamos honestos: no todos necesitamos un equipo así, ni tampoco tenemos dinero para pagarlo.

Wacom Cintiq 13HD

Perfecto para dibujar, más cómodo que el ratón para hacer retoques de fotografías y, en relación calidad precio, se antoja como un equipo rentable. De todos modos, esta es sólo nuestra primera impresión. Esperamos poder ofreceros un análisis más en profundidad dentro de poco.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

22 comentarios