Sigue a

Seguimos con nuestro repaso a las tendencias para el 2009, un año que se presenta más evolucionario que revolucionario. Lo hemos visto tanto con los ultraportátiles como con el libro electrónico. No veremos saltos tecnológicos espectaculares y si la expansión de su mercado.

En el terreno de los televisores sucederá algo similar. Mientras esperamos tecnologías que consigan desterrar al LCD y al plasma, estas dos seguirán siendo las reinas del mercado por méritos propios y por conseguir unos precios cada vez más ajustados.

Televisores planos

Aunque el futuro apunta a que OLED será una de las tecnologías que conseguirán imponerse en un gran número de pantallas, tanto en televisores como en reproductores portátiles, móviles,... desde luego no será el 2009 el año en que lo hagan en las teles.

Y es que, de momento, OLED sufre de algunas pegas importantes que impiden su adopción masiva. La primera de ellas es su vida reducida frente a las de sus competidores, aunque cada vez se están haciendo avances más importantes en este campo, especialmente en el color azul, que es el que presenta el ciclo de vida más corto.

Junto a este problema, está el sempiterno obstáculo del precio de las nuevas tecnologías. De momento, el OLED sigue siendo muy caro de producir, especialmente en pantallas de gran tamaño. Esto hace que lo empecemos a ver en productos de consumo masivo, como el Nokia N85, con pantalla de 2.6 pulgadas, pero no en otras de mayor tamaño.

De forma comercial encontramos, por ahora, el Sony XEL-1, un televisor con pantalla OLED de 11 pulgadas y con un precio muy elevado, además de una pobre resolución, aunque suficiente en ese pequeño tamaño.

Sony tiene intención de empezar a producir en serie televisores OLED durante este año, con la pega del elevado precio. Otros fabricantes se suman aesta iniciativa, como Samsung con un prototipo de 31 pulgadas o LG con uno de 32 pulgadas, aunque no se espera hasta 2011. Por tanto, un horizonte aún bastante lejano.

Pero no enterremos aún a las tecnologías actuales. A las pantallas LCD todavía les queda mucha vida por delante, como han estado demostrando durante todo este año y como lo harán durante el 2009. La tendencia durante el 2008 fue el aumentar el tamaño de los paneles, por lo que televisores de 42 o 47 pulgadas se ha convertido en algo asequible para un buen número de hogares.

Pero el tamaño de los paneles tiene un límite, no solo tecnológico, sino de espacio en los hogares y de capacidad de visualización. No en todos los salones caben televisores con grandes pantallas y, de hecho, a la distancia a la que los vemos tampoco suelen ser necesarios.

Por ello, durante este año veremos otra tendencia: televisores ultradelgados. Varios fabricantes ya han presentado sus primeros modelos, en otra loca carrera por conseguir el primer puesto del ranking. LG ha sido de los primeros con el LH95, de 2.48 centímetros, pero en el CES veremos muchos otros.

Samsung mostrará los Samsung Luxia, con grosores de 6.5 milímetros e iluminados por LEDs, mientras que el modelo de JVC tendrá un grosor de 7 milímetros y también dispondrá de iluminación con LEDs. Claro que para conseguirlo se sacrifican otros aspectos.

Por ejemplo, ya no todo puede venir integrado en la pantalla, por lo que en estos modelos es habitual tener tanto la fuente de alimentación como el sintonizador de forma externa, la única manera de “adelgazar” las pantallas. Ello obliga a tener más trastos en el salón, aunque al menos podremos tenerlos escondidos en el mueble del televisor.

Además de las delgadez de las pantallas, otra de las tendencias de los televisores será la de disponer de conexión a la red, con la que podremos acceder a contenido proveniente de Internet o de nuestros ordenadores. El soporte de DivX o de Youtube será algo común en muchos de los modelos que se pongan a la venta este año.

Aunque en España todavía no lo veremos mucho, en Estados Unidos los videoclubs online, al estilo Netflix, también representarán una de las tendencias en los televisores, permitiendo la visualización de películas en alta resolución sin necesidad de dispositivos auxiliares.

En resumen, también en las pantallas y televisores nos encontraremos con una evolución de lo existente, que debería llevarnos hasta un 2010 mucho más abundante en novedades.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios