Síguenos

Submarino Chino

Hace tiempo, un amigo me comentaba que una de las cosas buenas de no estar trabajando es el tiempo libre para pensar y explorar nuestras capacidades más creativas. Habrá quienes no preferirían tener ese tiempo, pero lo cierto es que tiene razón, a veces para llevar a cabo ciertos proyectos hay que dedicarse en cuerpo y alma.

Este es el caso de Zhang Wuyi, el protagonista de nuestra tercera entrega de inventos chinos. Tras ver un coche solar y una cápsula para sobrevivir al fin del mundo hoy nos toca ver un submarino casero que nació en el lejano oriente.

Explorando el océano por 30.000 euros

Corría el año 2011 y Zhang Wuyi, un granjero chino de Hubei, una provincia del centro del país, decidió aprovechar su etapa en el desempleo para sacar su lado como inventor. Su proyecto era ambicioso: crear un submarino casero con unas dimensiones modestas.

Cuando Zhang empezó su aventura, se convirtió en una noticia que llegó a algunos medios locales y de ahí a la prensa internacional debido a lo disparatado que resultaba su invención. De hecho, las fotos e información que se iban publicando dejaban entrever que se trataba de un proyecto cuanto menos curioso.

Submarino Chino

Sin embargo, la ambición de este inventor chino no se frenó y su submarino acabó llegando a buen puerto un año más tarde. En comparación con otros proyectos que hemos visto, es uno de los que menos tiempo ha necesitado, y los resultados son más que aceptables.

Este submarino creado por Zhang Wuyi puede sumergirse a 30 metros de profundidad para desplazarse a una velocidad de unos 10 kilómetros por hora con una autonomía de diez horas. Ahora bien, os preguntaréis: ¿para qué iba alguien querer un equipo de estas características?

Lo más sencillo es pensar en la exploración submarina con poca profundidad pero lo curioso de este invento es que algunos de sus compradores lo han usado para la recolección de pepinos marinos, un alimento que se considera una delicia en muchas regiones del este de Asia.

El coste unitario de fabricar cada uno de estos submarinos asciende a unos 30.000 euros aproximadamente. De momento ha logrado vender unos cuantos, resulta difícil contrastar la información ya que varias fuentes apuntan cifras diferentes.

Posiblemente no pondremos en jaque a un gobierno con este pequeño submarino, tampoco llegará al gran público pero, de nuevo, gracias a estos pequeños inventores que deciden llevar a cabo estos proyectos. A veces para demostrar que es posible, otras veces para satisfacer necesidades muy concretas, porque alguien tiene que pensar en quienes se dedican a la recogida de pepinos de mar.

Submarino Chino

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios