Olof Schybergson de Fjord, un repaso a las tendencias tecnológicas del 2013

Sigue a Xataka

Fjord Olof

Hace unas semanas, Accenture anunció la compra de Fjord. Una compañía que, para quien no la conozca, se ha especializado en el diseño de interfaces interactivas. También, en la parte de consultoría, se ha convertido en un referente a la hora de señalar tendencias del mercado.

Antes de su venta tuvimos oportunidad de reunirnos con su CEO: Olof Schybergson. Ahora que casi hemos superado la primera mitad del año, recuperamos esta entrevista y algunas de las tendencias que nos señaló a principios de años.

Contenidos creados por los usuarios, las impresoras 3D

Nos sentamos en la mesa y uno de los primeros temas que salen sobre la mesa son los contenidos generados por los usuarios. Para Olof, cree que la tendencia a que generemos contenidos irá más allá de la creación de archivos digitales. Es decir, plataformas como Etsy o Ebay seguirán en alza.

Fjord Olof

Otro tema de interés para la gente de Fjord es la impresión 3D. En ella, no sólo ven una herramienta de producción alternativa a los métodos comunes sino que, en palabras de Olof, es una evolución más dentro de la generación de contenidos por parte de los usuarios.

De momento, en la impresión 3D, hemos visto bastantes avances. No sólo en la creación de objetos en sí sino también en los intentos de reducir costes para hacerla accesible a todo el mundo. De momento hay modelos ya a la venta por unos 2000 euros pero, con el paso del tiempo, se harán más accesibles.

Privacidad de los datos

Seguimos repasando temas y llegamos a una cuestión delicada: la privacidad de los usuarios. Le planteamos a Olof cuál es su papel en un contexto donde muchas veces parece que prevalece el darse visibilidad en la red o sacrificar la seguridad en las conexiones por tener servicios gratuitos, véase el caso de WhatsApp frente a otros clientes de mensajería.

Según el CEO de Fjord, cree que la gente poco a poco valorará más este aspecto y será consciente de lo que realmente tiene en el móvil. La tendencia también irá a que las regulaciones legales, al menos en Europa, sean más duras para que las empresas que trabajan con nuestra información sean más responsables y, en caso de que haya problemas, paguen por ello.

La batalla por la muñeca y los productos muy especializados que surgen en crowdfunding

Con la aparición de los smartphones, y la mejora entre los protocolos de conectividad inalámbrica, ha surgido una estrecha relación de conexión entre dispositivos. Algo que a simple vista vemos entre nuestro teléfono y un ordenador (el personal o un servicio en la nube) pero es una relación que se está ramificando y llegando a más equipos.

Fitbit Flex

Aquí, Olof cree que una de las claves son los dispositivos de muñeca. A día de hoy se habla mucho del futuro: de qué podrían presentar Apple, Google, Microsoft… Pero la realidad es otra: Nike, FitBit y Jawbone se disputan el mercado donde la cuantificación es un factor importante.

En Fjord piensa que, a corto plazo, no habrá un ganador claro sino que todos los modelos convivirán hasta que surja una disruptiva que no sólo cambie las reglas sino que las defina de cara a todos los competidores que quieran meterse en este mercado.

Más allá de la cuantificación, que según Olof nos ayudará a conocernos mejor, cree que las plataformas como Kickstarter ayudarán a que muchas compañías puedan crear pequeños dispositivos para cubrir necesidades, de conexión o no, muy concretas. En Xataka ya hemos visto muchos ejemplos de este tipo de proyectos.

Sobre el riesgo a que Kickstarter se convierta en una burbuja, Olof piensa que es posible que con el tiempo algún que otro proyecto grande, pueda complicarse y no llegar a buen puerto; comprometiendo así la confianza de la gente que se anime a participar en estos proyectos.

Sin embargo, cree que sino es Kickstarter, alguna plataforma se acabará erigiendo como una forma segura de hacer crowdfunding y que eventualmente alguna de las grandes inversiones caerá: nos servirá de lección pero no será el fin de este método de financiación.

Simplificar todos los servicios para hacerlos más comprensibles

Continuamos con la entrevista y le expongo a Olof una preocupación sobre la que mucha gente me ha hablado en referencia al mundo de la tecnología: es abrumadora. En este sentido, y teniendo en cuenta que Fjord es una agencia de diseño de interfaces interactivas entre otras cosas, la respuesta es clara: hay que simplificar.

Dropbox

Esta tendencia la hemos visto mucho en el diseño de aplicaciones y servicios online: cada vez son más quienes deciden hacer más sencillo no sólo el uso sino el acceso a la información. Que los usuarios puedan comprender lo que tienen, dónde están y cómo lo están utilizando.

La simplificación debe ser un objetivo, pero tampoco una obsesión ya que se trata de hacerlo más sencillo, pero sin llegar al punto de que en esa simplificación se obvien cosas que puedan ser de interés para los usuarios. Otro posible error: que todos caigan en el mismo tipo de diseños y se vuelva todo monótono.

El valor de lo móvil y los servicios de suscripción a la hora de acceder a contenidos

Otra batalla que sigue con el frente abierto, y en el caso de la música parece que se ha avivado con las nuevas condiciones de Google Music. Aquí, en Fjord piensan que todavía hay mucho camino que recorrer y aunque plataformas como Spotify se han afianzado, es bueno que siga habiendo muchos competidores.

Los servicios de vídeo, en cambio, todavía no están del todo definidos y aunque siempre se pone a Netflix como una referencia, hay que recordar que de momento ninguno tiene un catálogo realmente extenso en las principales categorías: series y vídeos.

En Fjord creen que el futuro del éxito estará en la integración con los dispositivos móviles y también con los Smart TV ya que los televisores seguirán teniendo protagonismo aunque consumamos muchas veces contenidos en diferentes pantallas al mismo tiempo.

El crecimiento de los servicios como Coursera

Terminamos nuestra entrevista hablando con un tema bastante de moda, la educación online. Superado el fiasco de muchas plataformas online, algunas universidades y empresas privadas están moviendo ficha para crear soluciones que realmente sean útiles.

Coursera, los cursos del MIT… Olof no cree que se vayan a convertir en el sustituto de las clases convencionales, sino que convivirán juntas y serán un complemento de formación para algunos y para otros una vía muy importante debido a las limitaciones geográficas que a veces entraña ir a una clase.

Con todo esto, acabamos nuestra entrevista. De momento, en estos casi cinco meses que llevamos en el 2013, vemos que se ha cumplido todo lo relacionado con el yo cuantificado, la batalla por las pulseras y el éxito de las plataformas de crowdfunding.

Sin embargo, todavía mucho de esto queda en un perfil muy especializado y hasta que llegue al gran público, como ha sucedido con los smartphones por ejemplo, será cuestión de tiempo. No se trata de hacerlo sólo accesible sino también comprensible.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario