Sigue a Xataka

Ordenador cuántico

El amasijo de cables que veis en la imagen con pinta de artefacto steampunk es, según Lockheed Martin, el primer ordenador cuántico funcional del mundo. Antes de cuestionar la veracidad de esa afirmación, tenemos que remontarnos al prototipo de ordenador cuántico que la compañía aeroespacial compró a una firma canadiense llamada D-Wave en 2011.

La propia D-Wave anunció en 2007 que en un año comercializaría el primer ordenador cuántico y, cuando llegó la fecha, le resultó imposible cumplir esa promesa. La computación cuántica es un campo ampliamente investigado por laboratorios y empresas a lo largo y ancho del globo y aún nadie ha sido capaz de crear un prototipo realmente funcional.

En la computación tradicional (la que conocemos ahora desde los primeros ordenadores hasta los smartphones que llevamos con nosotros) todo se basa en millones de interruptores con dos únicos estados, representados como ceros o unos en lenguaje binario.

La computación cuántica trata de usar estados de las partículas elementales como método de computación. Lo complicado de esta rama de la ingeniería informática es que en mecánica cuántica no hay ceros ni unos. Una misma partícula puede ser un uno, un cero, o un uno y un cero simultáneamente. La idea es aprovechar los cambios en esas unidades fundamentales para, mediante complejísimas ecuaciones, lograr un procesador que resolvería en segundos lo que los superordenadores de hoy tardan horas.

Ordenador cuántico

Un método no divulgado

Para lograr los estados cuánticos necesarios para este tipo de computación, los investigadores en esta tecnología han intentado manipular las partículas de diferentes maneras, desde suspenderlas en campos electromagnéticos a atraparlas sobre silicio.

En Lockheed Martin el método utilizado ha sido enfriar hasta casi cero absoluto una lámina de conectores que después es cargada con las ecuaciones que convierten el dispositivo en un procesador. El asunto es que la compañía no ha sido nada explícita sobre su prototipo y un avance de ese calibre habría sido divulgado con pelos y señales en medios como Nature. Los escépticos creen que Lockheed Martin tan sólo ha logrado algún tipo de mecanismo térmico, pero nada comparable a ese grial tan anhelado llamado ordenador cuántico.

Vía | The New York Times

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios