Compartir
Publicidad

¿Puede una pizza llegar a tu casa antes de que tu celular se cargue al 60%?

¿Puede una pizza llegar a tu casa antes de que tu celular se cargue al 60%?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los smartphones han logrado grandes avances en la experiencia de uso que ofrecen. Pantallas más grandes, brillantes y precisas al toque; velocidades de procesamiento mayores para realizar más actividades en un menor tiempo y una gama de servicios que incluye almacenamiento ilimitado de fotografías, gestores de tareas y contactos, sonido envolvente de alta calidad, entre otras cosas que los han convertido en compañeros indispensables en nuestro ir y venir todos los días.

Pero la batería es un punto que sigue preocupando por temas de autonomía y que puede convertirse en un factor decisivo a la hora de adquirir un teléfono inteligente. Además, el tiempo de carga puede ser tan largo, que da para ir, ordenar una pizza, esperar a que la preparen, te la termines y el móvil seguirá cargándose.

Es aquí que entra la carga rápida, disponible en los celulares de última generación, como el Samsung Galaxy S7, que pueden brindarte horas de autonomía, con tan sólo unos minutos conectados en la corriente eléctrica.

¿Cómo es eso de la carga rápida?

Para entender qué es la carga rápida, hay que saber de qué va la carga normal o tradicional. En este tipo de cargas las baterías utilizan voltajes de 5V e intensidades de corriente de hasta 2.1 Amperios. Además, la energía disponible real es de 7.5 Watts debido a la pérdida por los cables y conectores. Es así, que una batería de 3,000 mAh tardará 3 horas o más en cargarse en su totalidad.

Ante esta problemática, es que nace la Carga Rápida, resolviendo el problema del tiempo de espera de manera significativa gracias a las mejoras que hace en cuanto la energía que puede suministrar. Por ejemplo, las diferenciales de voltaje parten de los 9V, pasando por los 12V y, en algunos casos, llegando hasta los 20V. Estos sistemas adecuan el voltaje en intervalos más pequeños, logrando una mayor eficiencia con un menor calentamiento. En cuanto a la potencia disponible sube hasta los 24W para conectores MicroUSB y 36W para los USB Type-A y Type-C.

¿Cómo afecta la carga rápida a mi teléfono?

Para asegurar la vida útil de la batería y la integridad del teléfono inteligente, los sistemas de carga rápida incluyen varios niveles de límites para el voltaje, la corriente y protección de temperatura. El resultado es que ahora podemos obtener hasta el 50% o 60% de la carga de la batería en apenas unos 30 minutos y a partir de ahí, la carga disminuirá su velocidad, pero cumpliendo el objetivo de cargado total entre los 60 y 90 minutos.

Este proceso, no altera la vida útil de la batería, así que es un problema del que no tienes que preocuparte.

¿Cómo utilizar correctamente la carga rápida?

Es importante tener ciertas precauciones para aprovechar de mejor manera la Carga Rápida. Por ejemplo, sólo utiliza el cargador que incluye el fabricante. En su defecto, uno que esté certificado con la leyenda Quick Charge 2.0, 3.0 o Adaptive Fast Charging, como en los teléfonos de Samsung.

Samsung Fast Charger

Para mejorar la velocidad de carga, sugerimos lo siguiente:

  • Apaga la pantalla cuando se esté cargando la batería, de lo contrario el sistema de Carga Rápida no funcionará.
  • Puedes revisar el tiempo que queda para la carga en la pantalla, sin embargo puede variar un poco dependiendo de las condiciones en ese momento como el estado del teléfono o del cargador.
  • Un cargador normal no activa la función de carga rápida, es necesario utilizar un cargador certificado.
  • Debido al sistema de seguridad, si el teléfono se calienta o la temperatura ambiente se incrementa, la velocidad de carga disminuirá de forma automática para garantizar la integridad del dispositivo.

Carrera contra el tiempo

El Samsung Galaxy S7 cuenta con tecnología compatible de carga rápida Qualcomm Quick Charge 2.0 en su procesador Exynos, logrando obtener hasta el 50% de la carga de su batería en 30 minutos, usando el cargador incluido para dicho fin. Así que, en teoría, es posible que una pizza llegue antes de que nuestro equipo se cargue hasta el 60%, aunque el chef y el repartidor tienen que ser muy puntuales y no cometer ningún error. Veamos.

Pizza 1344720 1280

Paso 1. Llamar para ordenar la pizza. Entre analizar matemáticamente el tamaño más adecuado para que todos los presentes coman y queden satisfechos, se acaban 2 minutos. Otros 3, para decidir la combinación científica (debatible) de ingredientes y una breve discusión de preferencias. Finalmente, entre las instrucciones, confirmación y terminar de colocar la orden se fueron 10 minutos.

Mientras tanto, el Galaxy S7 consumió toda su batería para arrancar de 0 y empezar la carrera contra la pizza.

Paso 2. En la pizzería han empezado manos a la obra tan pronto se pasó la orden. La masa, que ya suele estar previamente preparada, se acomoda en su forma circular tradicional y se le colocan los ingredientes solicitados. Tiempo de preparación: 5 minutos.

El Galaxy S7 fue enchufado al cargador rápido e incrementó su batería al 10%.

Paso 3. Todo está listo, y es momento de meter la pizza recién preparada al horno. Poco que hacer, salvo esperar 15 minutos.

En esos 15 minutos, el Galaxy S7 ha incrementado su carga hasta el 40%.

Paso 4. Pizza calientita, lista para que el repartidor la entregue. Tiene 10 minutos para llegar al domicilio o será gratis. Aunque con el reloj encima, nuestro repartidor logra su cometido. Esos 10 minutos para la entrega, nuestro Smartphone ya tiene el 50% de carga. Misión cumplida.

Si la entrega de la pizza hubiera tardado unos 5 ó 10 minutos más, el Galaxy S7 hubiera llegado al 60% de su batería. Es decir, no hay margen de error para alguno de los elementos que están a cargo de la preparación y entrega de la pizza a domicilio.

Samsung Galaxy S7

Noventa minutos después y una caja de pizza vacía, nuestro teléfono móvil está completamente cargado, listo para la acción.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos