Compartir
Publicidad

Por qué deberías empezar a interesarte hoy mismo en los eSports

Por qué deberías empezar a interesarte hoy mismo en los eSports
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si uno de estos días alguno de tus hijos viene con la cantinela de que quiere ser jugador profesional y ganar miles de euros haciendo lo que más le gusta, no te lo tomes a risa. El mundo de los e-Sports está en constante crecimiento y la suma de patrocinadores y publicidad ya genera ingresos multimillonarios a una cantidad considerable de deportistas electrónicos.

Digamos que es uno de esos huecos de la industria en la que cualquiera puede hacerse un hueco, nada que ver con lo que ocurre a nivel del fútbol, con más ingresos pero exponencialmente más difícil de poder destacar, o en otros deportes como el hockey hierba o el balonmano, donde podría ser más fácil despuntar pero no se llegaría a semejantes cifras. Dejemos que nos lo cuente un experto como Ocelote, que ha estado jugando en la élite de los e-Sports hasta su retirada a principios de año.

Vodafone One

Puedes ganar 1 millón de euros al año

Los mejores jugadores de e-Sports ingresan más de un millón al año, pero las listas públicas con datos oficiales sólo se centran en los premios conseguidos en torneos. Así, a los 1.243.201,72 con los que cerró Hao, actualmente el jugador con más ingresos, su última cuenta, habría que sumarle todo lo que puede ingresar desde otras vertientes.

Tal y como comenta Ocelote en el vídeo, entre el salario por pertenecer a un club, patrocinadores encargados de que juegues con su ratón y teclado o uses sus auriculares para dar publicidad a la marca y lo que puedes llegar a sacar por ganar torneos y royalties, fácilmente puedes hacerte con una suma de entre uno y dos millones de euros al año, y eso sin estar entre los diez primeros jugadores del mundo de cualquier disciplina.

Tras ello viene cómo inviertes todos esos ingresos, que bien podrían aumentarse de la mano de merchandising de tu marca o equipo, o incluso potenciando la fama conseguida en los torneos para sacarle aún más partido desde plataformas de streaming como Twitch o YouTube. Estás entrenando y, a la vez, tus seguidores te están reportando dinero por publicidad o visitas.

"Serán el equivalente al fútbol en 2020"

Esa es la apuesta de Ocelote tras años viendo la evolución del sector. Todos esos seguidores de los que hemos hablado son sólo la punta del iceberg de lo que está por llegar. La última edición del torneo The International, el que a mediados de verano congrega a toda la comunidad del videojuego DOTA 2, registró en Twitch unas cifras que ya quisieran para sí otros deportes más reconocidos.

El pico más alto de visitas durante el torneo fue de dos millones de usuarios a través de la red, pero pese a lo increíble del asunto, la copa se la lleva el juego League of Legends, que tal y como vemos en el vídeo alcanzó la friolera de 32 millones de espectadores en internet durante 2013.

Como es lógico, la comparativa internet y televisión es complicada. Los e-Sports aún están lejos de los 111 millones de espectadores que congrega una Super Bowl, pero empiezan a sumar números más que impresionantes si lo comparamos con los 34 millones de alemanes que se plantaron frente a la televisión durante la pasada Copa del Mundo de la FIFA para ver a su equipo luchar en la final.

Twitch

Sus protagonistas son megaestrellas

Tras el reciente anuncio de la retirada de Ocelote del panorama competitivo, todas las miradas están puestas en Enrique Cedeño, más conocido como xPeke, que actualmente ocupa el puesto 181 entre los jugadores que más ingresos han recaudado durante el último año.

xPeke fue campeón del mundo en 2011 y se ha alzado con el campeonato europeo en tres ocasiones, pero pese a esos hitos la comparación con la escena asiática de este tipo de juegos no tiene parangón. En Corea del Sur la cantidad de seguidores que tienen juegos como League of Legends o Starcraft II no tiene nada que envidiar a la afición que hay aquí por el fútbol.

Hablamos de eventos televisados por la televisión pública y estadios llenos hasta los topes de fans deseosos de ver jugar a su equipo mientras los anuncios de marcas pueblan constantemente la pantalla de la mano de patrocinadores de renombre.

Ganarse ese puesto no es tarea fácil en un universo en el que la mayoría de participantes son estudiantes relativamente jóvenes. De entre los jugadores por debajo de los 18 años con más ingresos podemos encontrar a Pedro Moreno, LucifroN, que ya con 17 años se embolsó 16.000 euros sólo en premios de torneos.

Hao

Y cualquiera puede llegar al Olimpo… o casi

Pese a que todo parece un camino de rosas en el mundo de los e-Sports y que realmente es más fácil hacerse un hueco aquí que en el mundo del fútbol, Ocelote lo deja bien claro, hay que entrenar constantemente y, sobre todo, saber desconectar de ese mundo para seguir mejorando.

Una persona que trabaje, que mejore y que se convierta en un buen jugador puede llegar arriba. No es tan elitista, realmente, como parece en otros deportes.

Lógicamente cuando tienes un nombre la posibilidad de tener a un analista, entrenador y manager velando por tu estado y constante mejoría, es más fácil, pero llegar hasta ahí requiere un sacrificio que, por la corta edad de aquellos que quieren dedicarse al juego profesional, no siempre es fácil.

Tengamos en cuenta que la media de edad entre los principales jugadores profesionales es de unos 25 años, edad en la que, según los expertos, empezamos a perder nuestra capacidad de reflejos. En la lista de jugadores más longevos sólo uno supera los 50 y a partir del décimo puesto ya nos acercamos a los 35 años.

Por tanto, es importantísimo orientar bien la carrera de los profesionales desde el principio y buscarle una salida para el día en el que ya no puedan seguir compitiendo al mismo nivel. Sobre esa lucha y dualidad sobre el crecimiento de un estudiante y su posible futuro como jugador profesional os recomendamos el documental Free to Play: The Movie sobre la escena de e-Sports del torneo The International.

El mayor reto, sin embargo, es que jóvenes de entre 15 o 16 años que se están jugando su futuro como estudiantes puedan convencer a sus padres de que las horas frente al ordenador o la consola pueden llegar a merecer la pena. Por suerte, figuras como la de Ocelote ayudan a que aquellos ajenos al mundillo comprendan que detrás de todo esto hay una industria muy importante capaz de generar millones de euros en apenas unos días de torneo.

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos