Compartir
Publicidad

Cómo detectar si una ganga es una falsificación

Cómo detectar si una ganga es una falsificación
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En 2011, más de 460.000 millones de dólares vinieron de la venta de electrónica de imitación, un 2% del total. Y esa cifra no ha hecho sino crecer. Algunos mercados se están lucrando más que otros: el 41,3% de las ventas activas de China vía online son, o bien una mentira flagrante, o una imitación más o menos digna. Esto representa 112.000 millones de dólares en pérdidas para los fabricantes que pagan licencias y patentes.

Existe todo un mercado de fakes que los cazadores de gangas no sabemos ver: acabados similares, fotos oficiales y descripciones ídem: el clásico gato por liebre. En el mercado de los cartuchos de tóner y tinta, estas falsificaciones también han crecido en los últimos años.

Por este motivo, la californiana HP Inc., con un 40% de la cuota mundial en venta de impresoras, lleva años ofreciendo soluciones para combatir estos fakes: auditorías gratuitas para que los profesionales puedan chequear su mercancía, códigos QR en los productos para que los usuarios puedan detectar si es una falsificación y hasta una aplicación, HP SureSupply, desde la que obtendremos la confirmación de si estamos ante una falsificación o no.

Toner

La electrónica es especialmente susceptible de copia

Aunque son los zapatos, según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), la mercancía más pirateada del mundo, generando más de 500.000 millones de dólares, la electrónica de consumo sufre un importante revés año tras año. Auriculares, reproductores MP3/MP4, cartuchos de tóner y tinta, tarjetas SD y teléfonos móviles de gama baja/media forman parte de una familia de artículos fáciles de copiar.

La electrónica de consumo sufre un importante revés año tras año

Cómo detectar un cartucho falso

Desde HP, como decíamos, ofrecen el siguiente método: gira la caja de delante hacia atrás para comprobar que los símbolos “OK” y “√” se mueven en direcciones opuestas. Después gira la caja de derecha a izquierda para comprobar que los símbolos “OK” y “√” se mueven en la misma dirección. De esta forma se detecta si la etiqueta de seguridad del cartucho es legítima.

Las falsificaciones además pueden conllevar un riesgo para la salud —como ya se ha demostrado con la juguetería—, al no cumplir con todos los reglamentos legales de comercialización necesarios. Una falsificación puede incluso provocar la invalidación de garantía de hardware y los costes de reparación del dispositivo que hayamos comprado. Cuando se trata de impresoras, los consumibles falsificados ponen en peligro la impresora —un grumo de tinta puede averiarla en un santiamén—, además del gasto de tiempo y dinero por las reimpresiones que ocasionan.

Cada cartucho HP incluye un código QR que podemos leer con nuestro smartphone y éste nos mandará directamente a la aplicación HP SureSupply; también podéis descargarla desde aquí, tanto para iOS como para Android. SureSupply nace como una solución a las posibles estafas. Además de detectar si un cartucho es falso o no, desde HP nos dan la opción de mandar un “informe de falsificación”, aportando toda la información concerniente al cartucho adquirido, embalaje, número de serie, etcétera.

Maxresdefault

Un auditoría gratuita contra posibles fraudes

HP ofrece una auditoría gratuita para que un profesional revise los productos

Sumado a lo anterior, HP pone a disposición de distribuidores y clientes, una auditoría gratuita para que un profesional de la marca vaya a inspeccionar los productos potenciales de fraude y, en el caso necesario, emprender acciones legales.

Puedes descargar su CDI (Customer Delivery inspección) directamente desde aquí y solicitar la ayuda de un experto de HP. Y, si quieres más información, también disponen de una guía antifalsificación para clientes corporativos, con todos los consejos clave.

Lo que está claro es que no hay fake que pase los controles de un ojo atento. No todas las empresas nos proporcionan este tipo de ayuda a la hora de estar alerta frente a falsificaciones, así que vamos a tratar de detectar scams y marcas falsas mediante la siguiente serie de pasos.

Fake Dinero

Sentido común: esa oferta no puede existir

Una cámara réflex no puede costar nunca menos de 150 euros

El sentido común salta por la ventana cuando vemos cómo alguien adquiere una tablet de gama alta por 50 euros en una subasta. Hay precios que son, simple y llanamente, imposibles. Una cámara réflex no puede costar nunca menos de 150 euros. Casi no cubriría ni los gastos de producción. Y aún deberíamos sumar las tarifas de distribución, entre otros añadidos. Por el mismo motivo, un cartucho no debe costar menos de 10 euros, por ejemplo.

La única razón por la que descendió tan rápidamente el precio de las televisiones LED, en menos de una generación, fue porque los principales fabricantes montaron paneles de cristal de bajo coste, y mudaron sus fábricas a territorios más económicos. Pero ese fue un cambio histórico en la tecnología, no habitual. Siempre se ha dicho: desconfía de aquello con un 40% por debajo de su valor nominal –precio sin inflación ni intereses– o un 60% por debajo de su PVP. Una cosa son las rebajas y otra que te casi te paguen por llevarte el stock.

Procedencia: echa un ojo a la etiqueta

Los editores de CustomCans publicaron hace algún tiempo un fantástico artículo mostrando las diferencias entre un modelo original y una imitación. Es muy difícil darse cuenta de algunos detalles —más allá de lo obvio, si puedes comparar entre una caja original o falsa, las serigrafías cambian, ídem con las calidades del producto—. Los acabados son determinantes: remaches o piezas más pequeñas.

Marca

Hong Kong es el centro neurálgico de las falsificaciones

Un método eficaz está en fijarse en la etiqueta. Si pretenden vendernos un smartphone de imitación, bajo el número de serie de la batería aparecerá algo como «Made in Korea» o «Made in Hong Kong», en vez de «Made by» y el nombre de la marca. Ten en cuenta que Hong Kong es el centro neurálgico de las falsificaciones. Hasta la propia policía china combate con falsificaciones de billetes con demasiada frecuencia. Junto a Hong Kong, Turquía, Tailandia, Singapur, India, Emiratos Árabes Unidos y Marruecos encabezan la lista de países productores de artículos piratas.

Garantía de compra: siempre

Si una web te dice algo así como «esta oferta no dispone de garantía, de ahí el precio», se están inventando algo que va contra la ley. Toda compra está sujeta a unos derechos de garantía obligatoria ofrecidos por el fabricante. En ese periodo de garantía, las ventas por Internet deben cumplir con el derecho a reparación, sustitución, descuento/rebaja en el precio o reembolso del importe abonado si el producto está defectuoso y no es o no funciona según lo anunciado.

Toda compra está sujeta a unos derechos de garantía obligatoria

A esto hay que sumar el principio de conformidad: un vendedor está obligado a entregar al consumidor y usuario el producto tras pagarlo, pero el comprador dispondrá de un periodo de gracia inmediatamente posterior a la compra en el que podrá revocarla o cancelarla.

Durante 14 días posterior a la compra, si un contrato específico no lo anula como en el caso de las compras de bienes digitales, el comprador podrá revocar la compra sin motivo o justificación alguna. Si, por otro lado, te dicen que, por los portes y aduanas, les resulta más económico enviarte un artículo nuevo antes que recoger el defectuoso, ya está en tu voluntad aceptar o no.

Originales

Ventajas de ser original

Esto es algo en lo que no pensamos habitualmente. El tóner y la tinta originales tienen un buen puñado de ventajas. La principal ventaja que se traduce de cara al consumidor es obvia: un mayor aprovechamiento del cartucho, entre un 15 y un 30% superior, imprimiendo correctamente hasta las últimas gotas de producto. Además, la tinta ofrece un secado más rápido, y la tinta de los cartuchos no se seca gracias a su sellado hermético de fábrica, evitando también que la tinta se acabe evaporando.

Con tinta original tendremos que hacer menos auto-limpiezas de cabezales y evitaremos problemas técnicos a largo plazo

Las aplicaciones informáticas de nuestro equipo reconocerán la impresora y nos dirán exactamente el porcentaje de tinta que nos queda, facilitando enlaces directos a stores oficiales de compra y a los servicios técnicos. Por otro lado, la tinta original está, digamos, más refinada, con lo que tendremos que realizar menos auto-limpiezas de cabezales y evitaremos problemas técnicos a largo plazo.

HP ofrece incluso programas de reciclaje de consumibles, tanto para particulares como para empresas, totalmente gratuitos. Tan sólo hay que pedir cajas de recogida on-line desde esta dirección y del resto se encarga HP.

Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos