Sigue a Xataka

recurso_reproductores.jpg

Todas a una, cuatro tiendas de música en Internet han abierto sus puertas en España en las últimas semanas. Apple ha estrenado la versión española de su iTunes Music Store (IMS), Terra ha abierto la suya, al igual que Microsoft, con MSN Music, y Wanadoo. En Xataka las hemos probado para escuchar las descargas en un iPod, ya sabéis, el verdadero icono de la revolución de la música digital.

Pese a que los servicios de música en Internet y los reproductores portátiles van de la mano, los servicios de descargas parecen no prestar mucha atención a este hecho. Cada tienda ofrece su música en un formato diferente (MP3, WMA, AAC, ATRAC, etc.) y los reproductores de cada marca sólo funcionan con alguno de ellos. Los de Sony con ATARC y MP3, el iPod sólo acepta AAC y MP3, etc. Pese a esta circunstancia los servicios no proporcionan clara y visiblemente información sobre el formato de su música, qué se puede hacer con las descargas (grabar, transferir, etc.) y en qué reproductores se pueden usar.

Tras pagar 0,99 en MSN Music euros por el reciente single de U2, Vertigo, resulta imposible copiarlo al iPod. Al intentar transferirlo al dispositivo portátil el programa de iTunes (con el que se gestionan las descargas desde el ordenador al iPod) advierte de que es necesario “actualizar la instalación de administración de derechos digitales”. Después actualizar el Windows Media Player iTunes vuelve a informar de que “sólo puede convertir canciones en WMA no protegidas”. Vertigo produce ver que la canción recién comprada no pueda escucharse en el iPod. En un rincón del servicio de MSN Music, dentro de la sección Ayuda, al final de las subsección FAQ, en un enlace que lleva a la página en inglés que informa sobre los “reproductores compatibles” con el formato WMA, puede comprobarse que el iPod no figura. Sin embargo esta no es la razón por la que Vertigo de U2, descargada de MSN Music, no suena en el iPod.

No hay problema en transformar una canción de Bebel Gilberto desde Windows Media Audio (WMA) hasta AAC y pasarla al iPod. El problema es que el tema de U2 descargado desde MSN Music está protegido por un sistema (DRM) que sólo permite transferirlo a 3 dispositivos, grabarlo a un disco compacto y que no deja cambiarlo de formato. La música de MSN Music no puede oírse en el iPod.

En Terra Música, tras no dar con ninguna pieza de Bjork (no está en el catálogo) la descarga de ‘The Love of Richard Nixon’, del politizado grupo británico Manic Street Preachers sale por 1,5 euros. Otra descarga más cuesta 0,99 euros, a los que hay que añadir un 16% del IVA que, como en la carta de algunos restaurantes, no se incluye en el precio. El tema sale al final por 1,15 euros. La compra se hace en cuatro pasos, tras entregar el número de tarjeta de crédito y clicar en el botón de la descarga el servicio informa que la sesión de servidor ha terminado y pide “acceder de nuevo”. La canción no aparece por ninguna parte. Además, el servicio informa de que se dispone de tres usos de los contenidos, pero no hay forma de saber qué significa eso. Un segundo intento para descargar la canción ‘Ever delayed’, tras realizar el pago el intento por realizar la descarga es infructuoso, el servicio informa de que “no se puede encontrar el servidor” y la canción en el ordenador tampoco.

Vitaminic y la española Weblisten ofrecen música en formatos MP3 y Windows Media Audio, en el caso de la segundo. Tras proporcionar una amplia información personal en Vitaminic (dirección, fecha de nacimiento, sexo, etc.) la descarga por 0,90 euros de una canción de los españoles Contacto Máximo pasa a la librería de iTunes y de ahí salta sin problemas al iPod.

Weblisten ofrece la opción de elegir en MP3 y WMA las canciones. Un bono de dos temas cuesta 1,5 euros. Una pieza de Al Jarreau en MP3 acaba en el iPod sencillamente, otra en formato WMA no hay forma de localizar el fichero del PC en el que ha sido guardada.

Los 40 principales llevan ya algún tiempo con su tienda. El primer intento de descargar un tema del último disco de Geroge Michael, Patience, es infructuoso. El título es del álbum es una señal, sólo puede comprarse el CD completo, por 12,49 euros. Para poder descargar temas hay que estar suscrito, por 7,99 euros al mes., que da para bajarse cinco canciones con derecho a ser grabadas, o 50 sólo para escuchar. A diferencia de otros servicios, los usos permitidos figuran muy claramente, te dicen si sólo puedes grabar tres veces el disco que descargues y que puedes transferirlo ilimitadamente, pero si lo intentas con el iPod no podrás porque el formato de música es WMA protegido.

Frente al resto de servicios, en los que la descarga se realiza desde el navegador, iTunes Music Store obliga a instalar su software iTunes, que sirve gestionar la transferencia de música al iPod y que puede usarse para escuchar toda la música del PC. Tanto iTunes como el iPod sólo funcionan con MP3 y AAC, así que cualquier canción que queramos escuchar en el reproductor portátil hay que transformarla a uno de los dos formatos. iTunes ofrece la opción y no lleva más de 15 segundos pasar una canción de un formato a otro. Una vez compradas las canciones por 0,99 euros estas pueden transferirse hasta a cinco dispositivos diferentes y grabar en CD en siete ocasiones una lista musical (canciones en un orden determinado). La sincronización entre iTunes y el iPod va como la seda. Sin embargo el reproductor te hace dependiente del formato AAC y te expone a la indiferencia del resto de servicios musicales. Si uno opta por un reproductor de otra marca le ocurrirá algo parecido, los de Sony sólo funcionan con ATRAC y MP3, y los que funcionan con WMA no son compatibles con los anteriores.

La estrategia de los servicios de descarga es simple, que quien compre su música sólo pueda escucharla usando los reproductores que ellos hayan elegido (el caso de Sony, Apple y Microsoft con su Windows Media Player), los usuarios quedan presos de esta forma de el formato propietario de las compañías.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario