Sigue a

Ice Cream Sandwich


Cuando Google compró Motorola dudamos sobre si había salvado Android o todo lo contrario, por un lado aglutinaría patentes que podrían ayudar a todos en la guerra desatada por parte de Apple y Microsoft; por otro quien tiene el control del sistema se hace con uno de los fabricantes, lo que inevitablemente lleva a las suspicacias del resto.

Hasta ahora Google ha cumplido lo dicho entonces, que no pensaba beneficiar a Motorola y que el enfoque de Android de sistema abierto para muchos fabricantes no iba a cambiar. Sin embargo, los rumores que cobran mayor fuerza los últimos meses apuntan a un cambio de rumbo por el cual Google iría bastante más lejos del patrocinio de los Nexus y se estaría pensando un modelo más “a lo Apple”

¿Por qué iba a hacer esto si Android es un éxito, se ha convertido en la plataforma número uno en smartphones, suma cada vez más fabricantes y está viendo como caen rivales como Symbian y, hasta cierto punto, Blackberry? La clave estaría en los ingresos provenientes de esta estrategia, tan parcos que algunos han llegado a afirmar que Google estaría teniendo más por cada modelo con iOs que por cada modelo con su sistema (Asymco), lo cual es bastante discutible. En todo caso, Android no es una fuente de ingresos relevante para Google y está infinitamente lejos del negocio que son iPhone y iPad para Apple.

Mientras, en la acera de enfrente, Apple se convierte en la compañía de mayor éxito en el sector estando en el negocio de la venta de dispositivos y, a la vez, Amazon liderando el mercado de tablets Android como amenaza. Con este escenario, no es para nada descabellado que en Google haya un debate sobre el modelo a seguir con Android y, claro, esta es una amenaza inmensa para muchos fabricantes que lo tienen como primera plataforma: Samsung, Sony Mobile, HTC, Huawei, LG…

La vía del sistema alternativo a Android como plan B

En lo primero que piensa uno para un fabricante es en repetir en el mismo rol y diversificar riesgos ¿cómo? Teniendo otro sistema en el portafolio que controlo, para el que fabrico y que ya conozco a la hora de apostar por él si es necesario. Aquí sin duda el gran beneficiado del cambio de tercio de Google – si se produjese – sería Microsoft con Windows Phone, a día de hoy la alternativa real a Android para muchos fabricantes.

De hecho LG, Samsung y HTC tienen una línea con Windows y otros fabricantes lo están probando. Ahora bien, no es la única “coca cola del desierto”, aunque menos consolidadas, tenemos otras opciones como Tizen para Samsung, que RIM plantee un modelo diferente para Blackberry 10 e incluso que alguno apostase por intentar resucitar un sistema genial como WebOS.
Amazon tablet Samsung

“Hacer un Amazon” o Android convertido en un reino de taifas

Discutiendo en Twitter con Angel Jiménez, éste defendía que la mejor opción para los fabricantes es explorar la vía abierta por Amazon: su propia tienda de aplicaciones y contenidos, con un fork en el que controla la experiencia de usuario, pero compatibles con los desarrollos para Android aunque no puedan usar la marca ni tener las aplicaciones Google.

Muchos apostamos por la salida de un móvil de Amazon este mismo año y que ya poco a poco va dejando de ser el gran tapado para erigirse en un rival a tener muy en cuenta. Sin embargo, esta estrategia tiene sus puntos débiles: por un lado hacerlo igual que Amazon te impide ser global, puesto que los acuerdos por contenidos son locales; por otro, los fabricantes de teléfonos no se han caracterizado por la excelencia de sus desarrollos software, aspecto que se refleja en la desafección de la mayoría de usuarios por las capas adicionales que suman a Android.

De alguna manera, esta vía supone dejar de ser un fabricante puro para pasar a controlar toda la experiencia y ofrecer un valor añadido en el que también deberán estar los servicios en la nube. Un aspecto clave de esta aproximación es que, al igual que tiene Apple, habría un “lock-in” de los usuarios: una aplicación comprada en la tienda de Samsung la pierdes si cambias de fabricante… lo cual puede ser visto como una ventaja para el fabricante, pero también es una desventaja a la hora de traerte usuarios que ya estuviesen en Android.

Sumándolo todo, mi impresión es que este tipo de estrategia sólo está al alcance de Samsung y Sony Mobile, el primero por su liderazgo en el mercado y el segundo por su integración de contenidos y experiencia en servicio (Playstation Network). De hecho los últimos movimientos de HTC parecen ir en esa dirección, delegar la nube en Dropbox y olvidarse de la propia.

Android en manos de Google

La pelota está en el tejado de Google, que tendrá que analizar si le conviene romper la baraja actual y priorizar los ingresos a corto plazo frente al posicionamiento estratégico que supone controlar la plataforma con más usuarios de smartphones y con más apoyo de los fabricantes, algo que tiene rendimiento a largo plazo.

Cada vez más gente del sector insiste en que sí, que con Motorola en sus manos no van a poder evitar caer en la tentación de querer ser el fabricante número uno. Humildemente, creo que si lo hicieran, se estarían equivocando.

Avatar de Antonio Ortiz

Antonio Ortiz es cofundador de WeblogsSL, la empresa que hace Xataka y en la que ejerce el cargo de director de Estrategia Online. Escribe habitualmente en su blog Error500 sobre internet y tecnología. Está en Twitter y en Google Plus

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios