Sigue a

Samsung Galaxy Note 3

Lo que al principio parecía una broma de mal gusto, ha terminado convirtiéndose en una especie de obligación para todos los fabricantes de smartphones. Los smartphones, todo empezó con el Samsung Galaxy Note y tras de él muchos siguieron ese camino. Casi todos quieren el suyo.

Los coreanos han presentado este año en IFA, ya es casi un ritual, su nuevo phablet: Samsung Galaxy Note 3. Parece más de lo mismo bajo una nueva carcasa pero lo cierto es que, tras probarlo, quizá estamos ante el híbrido entre teléfono y tableta más interesante del momento.

Bebiendo del S4 pero añadiendo personalidad

Los Galaxy Note siempre han llegado en la segunda mitad del año, tras el lanzamiento del buque insignia: Samsung Galaxy S2 y sus sucesores. Esto ha hecho que la influencia sobre el diseño de éste sobre el phablet sea evidente, al fin de cuentas es el modelo de referencia.

Samsung Galaxy Note 3

Lo hemos visto en los dos primeros phablets y en este modelo lo apreciamos también. Se nota el toque del Samsung Galaxy S4, en mi opinión bastante más acertado el cuerpo cuadrado que unas esquinas redondas que sólo daban la sensación de que el terminal era más pequeño y no aportaban nada a la comodidad.

Esto es cierto, sin embargo, Samsung nos ha estado escuchando. Hemos dicho que podía mejorar en los materiales, que el plástico podía ser mejor, la apariencia que da no hace justicia a su calibre… Los coreanos han probado algo diferente: piel sintética.

Samsung Galaxy Note 3

La conexión con las libretas es obvia. Eso sí, no imaginemos una tapa de cuero cosida a mano. Es material sintético y, al tacto, resulta una sorpresa bastante agradable. Tanto al ojo como a la mano, bastante mejor que el plástico que imitaba el aluminio anodizado del Samsung Galaxy Note 2.

La tapa, por cierto, es extraíble y a través de ella accedemos a la batería y las respectivas ranuras. Personalmente considero un acierto que los fabricantes permitan esa pequeña manipulación, aunque muchas veces sólo lo hagamos para forzar un reinicio.

Samsung Galaxy Note 3 Muy acertado el rediseño de Notas S

Seguimos con el terminal por fuera, la pantalla ha crecido 0,2 pulgadas. Nada de tres modelos, un solo tamaño que crece lo suficiente pero no tanto como para abrumar, un problema que –en mi opinión- tienen dispositivos como el Huawei Ascend D o el Sony Xperia Z Ultra.

Como no, tenemos alta definición con una calidad que ya en el Samsung Galaxy S4 nos sorprendió agradablemente. Se sigue notando esa cierta tendencia, tímida eso sí, hacia los azules. Eso sí, sólo lo notaremos cuando comparemos con otras pantallas. Personalmente creo que la Super AMOLED está bien.

Un puñado de aplicaciones abrumador

Me gusta que un smartphone sorprenda, pero también que sea algo familiar para que al cogerlo no tenga que perderme entre muchos menús y aplicaciones. Quiero empezar a usarlo, descubrir cosas nuevas pero no agobiarme desde el primer momento.

Samsung Galaxy Note 3 El menú radial, y sus opciones, son realmente útiles

Samsung Galaxy S4 introdujo muchas aplicaciones nuevas. Hasta el punto que llegaba a resultar agobiante o, para algunos, un derroche de espacio ya que no aportaban nada al día a día. Al margen de eso, hay que aplaudir a Samsung por querer blindar a sus móviles y que no sea una especie de motor sin engranajes.

Note 3 estrena muchas funciones y aplicaciones. Algunas resultan una evolución de lo que ya había: Notas S se renueva con un diseño bastante más sencillo y elaborado, el sistema multiventana permite pasar elementos de un sitio a otro arrastrando, dos instancias de la misma aplicación al mismo tiempo…

Samsung Galaxy Note 3 S Finder nos permitirá buscar entre todos los archivos de nuestro móvil

Hasta aquí todo bien. Es más, he de decir que la renovación del sistema multiventana me ha sorprendido mucho. Funciona a la perfección y es bastante útil tener dos aplicaciones comunicadas. También me ha gustado el menú radial al hacer doble click con el stylus.

Desde él podremos hacer capturas, notas en Scrapbook (una especie de cuaderno de notas multimedia) y lanzar aplicaciones flotantes dibujando nosotros el tamaño de la pantalla. Aquí habrá quienes lo usen más o menos pero la primera impresión te hace levantar las cejas.

Samsung Galaxy Note 3 Aplicaciones flotantes, del tamaño que nosotros queramos

Todo esto, junto a otras aplicaciones del sistema, acaba funcionando a la perfección por un sistema que ha mejorado bastante su rendimiento. No hay tantos tirones, todo va fluido y Samsung se está esforzando, le queda todavía, por unificar el diseño de las diferentes aplicaciones.

La combinación de cuatro núcleos a 2,3GHz (u ocho núcleos en la versión 3G) con 3GB de RAM parece resultar. Eso sí, estamos hablando del tiempo de demo que hemos estado con el terminal, veremos qué tal en el análisis a fondo cuando haya que usarlo en el día a día.

Samsung también ha mejorado ligeramente la batería para dejarla en 3.200 mAh. Resulta curioso que siendo más pequeño que el Sony Xperia Z Ultra tenga más capacidad. En el Note 2 era uno de sus puntos fuertes y, de momento, poco más podemos decir de ella.

Conclusiones tras probar el Samsung Galaxy Note 3

Se puede criticar a Samsung por cientos de motivos pero hay algo que no se le puede echar en cara: intentan innovar. Este nuevo phablet demuestra que a los coreanos todavía le quedan muchas ideas y que, un año después, pueden justificar de sobra una renovación de un terminal que puso el listón bastante alto.

Samsung Galaxy Note 3 Mano a mano,con el Samsung Galaxy Note 2

La primera sensación con el terminal ha sido realmente buena. Muchas novedades que a veces terminan siendo agobiantes y dejan la incógnita sobre si realmente acabarán aportando algo de valor o no. En los vídeos promocionales todos parecen encantados, veremos si nosotros también estamos igual de felices.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

38 comentarios