Nokia Lumia 520, toma de contacto

Sigue a Xataka

Nokia Lumia 520

Este año en el Mobile World Congress, uno de los caballos de batalla de los fabricantes está siendo el precio. Si bien es cierto que hay quienes han apostado por la gama alta con terminales punteros, Nokia lo tiene claro con su Lumia 520. 139 euros.

Con esta atractiva cifra, a la que hay que sumarle impuestos, los finlandeses sacan al mercado el smartphone con Windows Phone 8 más económico del momento. Hoy, lo vemos en Xataka un poco más a fondo en nuestra toma de contacto.

Gama media a precios populares

Uno de los elementos que más sufre el hecho de pasarse a la gama de entrada es el diseño. Es cierto que el Lumia 520 no cuenta con acabados tan atractivos como sus hermanos. Sin embargo, tampoco es mediocre: tiene un peso correcto, es algo grueso pero cae muy bien al tacto.

Sus cuatro pulgadas de pantalla se ven perfectamente y en comparación con otros gama baja de Nokia tiene un ángulo de visión realmente bueno. Dentro del precio en el que compite es una de las mejores opciones que hay ahora mismo. Buena, bonita y barata.

Nokia Lumia 520

A pesar de ser gama de entrada, Nokia apuesta por ponerle un doble núcleo a este Lumia 520. Más que suficiente para un sistema operativo que ha demostrado dar un rendimiento bastante bueno sin necesidad de empacar un puñado de núcleos y memoria RAM en grandes cantidades.

Hablando de Windows Phone, nos encontramos con su última versión. Con ella, todo el ecosistema de aplicaciones de Microsoft y las que incluye Nokia, todo incluido. Un punto a su favor, pero veremos con el paso del tiempo en qué queda todo esto con el sistema de actualizaciones.

La cámara de cinco megapíxeles se porta bien. Teniendo en cuenta las condiciones lumínicas (Nokia no tenía el stand más luminoso del MWC) hemos visto que ofrece un rendimiento aceptable. Teniendo en cuenta el precio que tiene tampoco se le puede exigir más. Cumple.

Nokia Lumia 520, impresiones

Aunque la primera toma de contacto nos ha convencido, y hay que reconocerle el mérito a Nokia de apostar muy fuerte por la gama de entrada todavía nos genera alguna que otra duda. El rendimiento es bueno, el hardware cumple pero hay un elemento que marca la diferencia: las aplicaciones.

Nokia Lumia 520

El ecosistema de Windows Phone 8 todavía está un poco verde. Es cierto que en número tiene un buen abanico de apps. Sin embargo, todavía tiene carencias que más de uno eche de menos. Tiene WhatsApp, sí, pero hace falta un poco más para convencer al gran público.

De momento quedamos a espera de poder analizarlo a fondo. Veremos si el precio acaba siendo tan determinante como Nokia espera porque este año ha quedado claro que el mercado está ahí. Aunque siempre habrá hueco para los Xperia Z, HTC One y los que vengan.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios