Sigue a

Otra vez nos toca despedirnos del Mobile World Congress. Han sido cuatro días duros, en los que hemos estado haciendo un repaso a muchas de las presentaciones que se han hecho en la feria. Toca, pues, echar la vista atrás y ver que nos ha dejado esta última semana en el mundo de la telefonía móvil.

Para mi, uno de los hechos más importantes, o mejor dicho de los “no hechos”, ha sido la práctica ausencia de Android. Se repite así la situación del año pasado, cuando se esperaban un buen número de terminales y, finalmente, solo se vieron algunos prototipos.

El primer día casi pensamos que no habría ningún terminal con Android, excepto el modelo que estaba mostrando Huawei, pero que mantenían en una caja y sin tenerlo en marcha. Afortunadamente, pudimos probar el HTC Magic y el HTC Dream, convenciéndonos del futuro de este sistema operativo.

La guerra entre sistemas operativos es uno de los aspectos que el MWC ha puesto de relieve. La presentación de Windows Mobile 6.5, la escasa presencia de Android y el poderío mostrado por la Palm Pre, junto a terminales equipados con Symbian como el OmniaHD apunta a un futuro interesante, en el que habrá mucho por escoger, y en el que la competencia hará que todos ellos tengan que mejorar continuamente si quieren ganarse a su público.

Windows Mobile 6.5 se ha mostrado como un rival algo débil, implementando simplemente una serie de cambios cosméticos en lugar de la profunda renovación que necesita. Esa la deja para Windows Mobile 7, todavía para un futuro lejano, pero al 6.5 tampoco le auguramos una fecha de salida próxima.

Otra tendencia que hemos visto en este Mobile World Congress ha sido la renovación en las pantallas táctiles. Si el año pasado ya dijimos que estas habían sido las grandes triunfadoras, este año hemos podido ver su evolución, con un buen número de modelos equipados con pantallas AMOLED, especialmente los que llegan de la mano de Samsung, y, sobre todo, de pantallas táctiles capacitivas.

Tanto LG como Samsung las incorporan a algunos de sus modelos, igual que los terminales con Android de HTC. Nokia, de momento, no tiene previsto hacer nada con esta tecnología, y los terminales con Windows Mobile no la soportan, por lo que no esperamos ninguno con ella, a pesar de que había alguna implementación de prueba en la feria.

No ha sido, por tanto, una feria de grandes bombazos, pero teniendo en cuenta el estado actual de la economía, la telefonía móvil parece aguantar con bastante resistencia el envite de la crisis.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios