Síguenos

HTC One X

Ayer fue la primera jornada de nuestra visita al Mobile World Congress. Todavía no había abierto la feria pero Huawei, Sony y HTC se encargaron de dar el pistoletazo de salida enseñando los terminales que en los próximos días se encontrarán disponibles para probar en los diferentes stands.

Ayer, tras la presentación de HTC, pudimos probar el HTC One X. Un modelo potente que será quien encabece esta nueva generación de terminales. Tal y como explicó ayer Peter Chou se quieren centrar en que la experiencia sea única, haciendo mucho enfoque en lo audiovisual: audio y cámara. Ayer lo pudimos probar y a continuación os contamos nuestras impresiones.

HTC One X, diseño conservador pero con bastantes mejoras

Una de las críticas que más ha recibido HTC ha sido la monotonía del diseño de sus terminales. Si bien es cierto que esta nueva generación no revoluciona el paradigma creativo de la taiwanesa el resultado final es bastante atractivo. Es cierto que no presenta grandes innovaciones pero la primera experiencia que da es muy buena.

HTC One X

Según cogemos el teléfono vemos que es bastante ligero y no se hace especialmente aparatoso, a pesar de que estamos hablando de 4,7 pulgadas de pantalla. En esta ocasión han vuelto a apostar por el unibody aunque esta vez el material elegido ha sido el policarbonato (como por ejemplo el Nokia Lumia 800) y no metales, como vimos el año pasado.

Un detalle que nos ha llamado mucho la atención ha sido la pantalla. No se ha entrado a hablar de ella en detalle durante la presentación, más allá de su tamaño, pero la sensación que nos ha dado es de ser de gran calidad. El ángulo de visión es muy amplio. Además cuenta con una ligera curvatura que le permite que en los días soleados se vea mejor. Aunque esto, no lo hemos podido comprobar.

HTC One X

HTC One X, cuatro núcleos para dar una fluidez jamás vista en Android

Si bien es cierto que los doble núcleos ya daban de por sí bastante rapidez, esta nueva generación viene pisando fuerte. El corazón del HTC One X, un Nvidia Tegra 3, mueve Ice Cream Sandwich con una fluidez increíble. Las transiciones son muy rápidas y a la hora de abrir y cerrar aplicaciones no hemos encontrado apenas retardos.

HTC Sense 4.0 trae consigo unos cuantos cambios en la interfaz. Bastante más pulida, se hace bastante agradable a la vista aunque la integración es tal que apenas se aprecian los cambios que introduce Ice Cream Sandwich en esta versión de Android.

HTC One X

Otra cuestión que nos ha sorprendido ha sido la cámara. Desde el HTC Titan los taiwaneses se están tomando muy en serio este tema y en las pruebas que hemos realizado hemos visto que Image Sense, el software que utiliza, trae consigo novedades muy interesantes.

No hemos podido comprobar con detalle, hace falta más tiempo y pruebas para ello, la calidad del sensor. Sin embargo, la sensación que nos ha dado es muy buena: colores muy vivos pero sin saturación, buena definición…la apertura mínima de f/2.0 se nota.

A destacar de la cámara el susodicho Image Sense ya que incluye la posibilidad de hacer fotos mientras estamos grabando vídeo. La velocidad de disparo es de 0.7 por lo que es bastante fácil sacar la foto perfecta.

En general las primeras impresiones con el HTC One X han sido bastante buenas. Es un terminal potente que hace hincapié en uno de los componentes que puede marcar la diferencia este año en el mercado: la cámara de fotos. Todos los fabricantes este año van a ir sobrados de potencia, ahora queda ver quién se llevará el gato al agua.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

28 comentarios