Compartir
Publicidad

El Samsung Galaxy S7 será una realidad en el Mobile World Congress, ¿lo esperamos?

El Samsung Galaxy S7 será una realidad en el Mobile World Congress, ¿lo esperamos?
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo que se ve iluminado en el cubo es claramente un siete, el número al que le toca evolucionar este año a la familia Galaxy S de Samsung. Ayer os adelantábamos la posibilidad mediante filtraciones, hoy es la propia compañía coreana la que se ve forzada a decir que es verdad, que su nuevo buque insignia será presentado el 21 de febrero.

Un nuevo evento 'Unpacked' tiene fecha en el calendario, y tiene lugar un domingo, un día antes que el Mobile World Congress 2016 comience. Con la cantinela de “The Next Galaxy” esperamos encontrarnos más de un teléfono, al menos un par de variantes - normal y edge - para el Galaxy S7.

Hay dos fechas importantes para Samsung a lo largo del año, una es cuando presenta la renovación de Galaxy S, y otra cuando hace lo propio con los Galaxy Note. El segundo suele ocurrir en algún momento cercano a septiembre, mientras que el primero parece que se adelanta un poco este año. Tanto que dicen que el 11 de marzo podría empezar a venderse, pero esto por ahora no es más que un rumor.

650 1200

El aspecto filtrado hace un par de días, si es así, no parece que vaya a haber cambios importantes en diseño

En todas las quinielas aparecen teléfonos que mantienen la estupenda línea conseguida en la generación actual, pero se esperan cosas como la vuelta del microSD, pantallas sensibles a la presión, conector USB-C, o el estreno del nuevo Exynos Octa 8890 (o variante Snapdragon 820).

Viendo el vídeo podemos intuir que hay algo más, algo que tiene que ver con realidad virtual, ya que la han dado bastante protagonismo al Gear VR en un metraje de solo 14 segundos:


Galaxy S7, ¿te esperamos?

Ya tenemos la fecha clara, y como siempre, genera expectación, pero creemos que menos que lo que había ocurrido antaño. Hasta Apple parece que sufre la presión y no consigue seguir creciendo con sus teléfonos más importantes, el mercado empieza a mirar hacia otras cosas y la demanda de los Galaxy S baja conforme avanzan los años.

No pueden inventar la rueda cada año, tampoco es fácil mantener el interés

El mercado de los teléfonos de gama alta parece saturado, y la propia Samsung dejó claro en sus últimos resultados financieros que hacía falta introducir productos innovadores, que marquen diferencias, si es que querían seguir manteniendo el liderazgo.

Creo que eso es lo que han conseguido con Edge, pero otra cosa es que el mercado esté dispuesto a cambiar de móvil cada año, por muy valorada que esté su curva. Hay elementos más allá del diseño que podrían mejorarse en los nuevos equipos, especialmente aquellos que tienen que ver con la autonomía, y seguro que los compradores sabrían apreciarlos mejor.

Está claro que los iPhones y teléfonos de gama alta tienen su sitio, y su ciclo de renovación, pero donde realmente hay negocio es en los mercados emergentes, y allí se buscan soluciones asequibles y capaces. Empresas chinas como Huawei han sabido leer muy bien el mercado, con un catálogo global muy bien equilibrado, pensando en todos los públicos. Quizás los mayores esfuerzos deberían ir gamas inferiores.

Posiblemente la mejor noticia para el mercado que espera comprar este tipo de productos es que la renovación produce una bajada de precio en modelos más antiguos. Cerrando la nota con el protagonista de la historia, decir que realmente no esperaría una revolución con el Galaxy S7, más bien un teléfono más redondo.

Más información | Samsung

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos