Síguenos

sonyericssonk600.jpg

Curiosa historia. Al neoyorkino John Clennan le robaron su móvil porque se dejó una noche entera el coche sin cerrar. El modelo del móvil es un Sanyo 5500, que envía las fotos y los vídeos que se hacen con él a un espacio web habilitado para cada cliente por la compañía telefónica. Así que John decidió visitar su web para ver si había fotos nuevas, y así fue: el ladrón se había dedicado a hacerse fotos vestido y desnudo, con mujeres y con sus familiares. También desubrió una cuenta de correo donde el ladrón se había enviado algunas fotos.

Tras un intercambio de mensajes, en los que el ladrón afirmaba que no había robado el móvil, y que se lo había encontrado en una esquina, John decidió publicar las fotos (las podéis ver en el enlace inferior, aunque han quitado la mayoría) y acudir a la policía, que lo primero que hizo fue reirse por lo absurdo de la situación. Se supone que con la cuenta de correo lograrán encontrar al ladrón, aunque por lo que parece tampoco le están haciendo mucho caso al robo.

Así que ya sabéis: si os encontráis un móvil, cuidado con las fotos que os hacéis.

Vía | Wired News (también hay una foto del ladrón).
Más información | Foro donde estaban las fotos (aún queda alguna retocada).

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios