Sigue a Xataka

Xiaomi MI2S

La avalancha de móviles chinos de fabricantes de segundo nivel es impresionante, sobre todo porque muchos de ellos permiten acceder a prestaciones de un smartphone, phablet o tablet de primera línea, pero con unos precios mucho más reducidos que los de los grandes fabricantes.

Comprar un móvil chino es perfectamente factible desde hace tiempo y han aparecido decenas de tiendas online que ofrecen la importación de estos modelos. Sin embargo, es conveniente repasar las ventajas e inconvenientes de un proceso que puede “asustar” a los más precavidos.

¿Dónde comprar un móvil chino?

Los fabricantes chinos de los que hablamos no suelen ofrecer sus productos de forma global, y en su mayoría se centran en el mercado chino. Algunos de ellos como Oppo han comenzado esa expansión internacional y ofrecen sus productos fuera de las fronteras chinas, pero en la mayoría de los casos tendremos que acudir a tiendas online de intermediarios.

Pandawill

Esos intermediarios tienen sus sedes habitualmente en China, donde se han puesto en marcha numerosas tiendas online que prometen un servicio casi transparente para el usuario. Este solo debe preocuparse de elegir el móvil que le interesa, como si de cualquier otra tienda online se tratase, y pagarlo con PayPal o con tarjeta de crédito, como hacemos en cualquier otro servicio de comercio electrónico.

A la hora de realizar la compra es importante tener en cuenta ciertos apartados importantes. En primer lugar, es recomendable —aunque no sea muy divertido— leernos los famosos “términos y condiciones“ (Terms and conditions) bajo los que funciona cada tienda. Allí podremos encontrar detalles sobre tiempos de envío, gestiones del pago o gestiones de garantía.

Además, es también recomendable consultar con los responsables de la tienda si hay existencias del dispositivo buscado. Aunque éste aparezca en la tienda como disponible, puede que dicha información no esté demasiado actualizada, y eso puede conllevar disgustos por retrasos con los que no contábamos.

En cuanto a recomendaciones sobre tiendas específicas, mucho nos tememos que no hay una apuesta segura. Cada caso es un mundo, y aunque existen ciertas tiendas con una buena trayectoria y con cierta reputación, sobre todas ellas se leen casos en los que ha habido diversos problemas.

Pandawill o AndroidSale (en esta última realicé mi compra personal, y todo fue perfecto) son ejemplos de esa trayectoria, pero os apuntamos unas cuantas opciones —y hay muchas más— que ofrecen dichos servicios. La mayoría no ofrecen sus servicios en nuestro idioma pero sí en inglés.

Para los que tengan problemas específicos en ese sentido han ido apareciendo importadores que operan con soporte concreto del español y que tratan de dirigir estos productos específicamente a usuarios hispanoparlantes. De hecho, hay ya tiendas online (e incluso algunas físicas) puestas en marcha por proveedores españoles que trabajan con este tipo de transacciones y que para muchos usuarios pueden ser especialmente tranquilizadoras. El precio se incrementa sensiblemente en muchos casos, pero el periodo de garantía se amplía a dos años en lugar del año de garantía que se ofrece de forma nativa en importadores de China.

A estas compras independientes se le suman también los procesos de compra conjunta que suelen surgir en foros especializados de telefonía en nuestro idioma. Estas compras permiten a los usuarios con más desconfianza unirse a pedidos comunitarios que se gestionan con proveedores acostumbrados a este tipo de pedidos, y que suelen ser interesantes en cuanto a la participación que podemos tener en la compra y los comentarios y ayuda que van surgiendo en estos procesos.

Aduanas, mitos y realidades

Entre los principales atractivos de la compra de estos dispositivos está el envío gratuito que todas las tiendas ofrecen. Ese envío se realiza por correo postal tradicional y suele ser la forma más eficiente y segura de que el móvil nos llegue sin problema.

envios

El único inconveniente es el tiempo que tardan en llegar estos dispositivos. Desde que realizamos el pedido hasta que el móvil está en nuestras manos pueden pasar fácilmente entre 3 y 4 semanas (a veces incluso seis), algo que sin duda puede resultar un hándicap para los interesados en dichos dispositivos.

La alternativa es lógica: utilizar servicios de mensajería especializados que también suelen estar disponibles entre las opciones que manejan estas tiendas. Esos servicios imponen un coste adicional, pero garantizan un envío que puede reducirse a una semana o dos como mucho.

Aquí es donde entran en juego las aduanas: todos estos dispositivos tendrían que pagar el impuesto de aduanas, pero en algunos (muchos) casos los móviles llegan a nuestras manos sin que la aduana española (o de otro país) requiera el pago de aranceles.

El correo habitual, el método de serie y que es gratuito en todas estas tiendas, es virtualmente la forma más segura de que estos móviles lleguen a nuestras manos sin esa fase que, obviamente, genera algunas molestias antes de poder hacernos con el ansiado paquete en el que se encuentra el móvil.

En foros relacionados con este tema —no es difícil encontrar todo tipo de comentarios al respecto— los usuarios comentan a menudo sus experiencias, y la conclusión general que uno saca es que a menudo vale la pena esperar más y tener esa cierta tranquilidad en la recepción del paquete.

En el envío por correo postal convencional (en realidad hay varias compañías de correos que pueden realizar el envío) tiene otro pequeño inconveniente: el del seguimiento de dichos paquetes. Los sistemas de seguimiento son a menudo poco eficientes y no ayudan mucho a conocer el estado de nuestro envío, algo que obviamente sí podremos hacer de una forma mucho más clara con servicios de mensajería especializados.

Consejos como los de que la tienda de origen declare un valor inferior al real para evitar problemas o el de identificar el paquete como regalo suelen ser frecuentes en dichas transacciones, aunque de nuevo la eficiencia de dichas alternativas no está ni mucho menos demostrada a la hora de evitar —algo que en realidad no debería hacerse, y que es responsabilidad de cada usuario- el paso por aduanas.

El envío con servicios de mensajería suele conllevar más problemas en este sentido, y en esos mismos foros otros tantos usuarios suelen comentar cómo los paquetes quedan retenidos en aduanas con mucha mayor frecuencia, ya que las empresas que proporcionan estos servicios tienen la obligación de declarar mercancías importadas y pagar aduanas, lo que supone normalmente un 21% del precio declarado y la comisión de manipulación.

Por supuesto cada caso es un mundo y es difícil generalizar o dar la solución segura. En mi caso, mi única experiencia en este sentido fue la de la compra de un Newman N2 que llegó sin problemas por correo tradicional 20 días después del pedido.

Algunas tiendas se han dado cuenta que esto representa una queja habitual entre los usuarios y ofrecen garantías teóricas de que el paquete no quedará retenido en la aduana. Esta garantía suele tener un coste adicional, y aunque personalmente no he usado dicha opción ni se especifica claramente qué proceso se sigue en este apartado, puede ser otra alternativa interesante para ciertos usuarios.

ROMs y actualizaciones

Todos los fabricantes chinos hacen uso de Android como base —con sus propias modificaciones— en el apartado de lsistema operativo preinstalado en la inmensa mayoría de estos dispositivos. Una de las dudas que surgen ante los usuarios es la calidad de esas implementaciones de Android, que varían según los fabricantes.

MIUI v5

De hecho, existen casos excepcionales como los de Xiaomi con su ROM MIUI, que se ha convertido en una de las más famosas y populares entre los usuarios de “ROMs cocinadas” para sus dispositivos Android. MIUI hace tiempo que pasó a ser una versión soportada en multitud de dispositivos —no solo los Xiaomi— y en este aspecto los dispositivos de este fabricante son, salvando las distancias, algo así como los Nexus de Google chinos. La conjunción del hardware y el software es destacable en estos smartphones, y la actualización de MIUI es constante.

En otros modelos, no obstante, la personalización de Android es mínima, pero los usuarios a menudo se preguntan si podrán instalar otras ROMs en dichos dispositivos. Aquí todo depende normalmente de la popularidad del dispositivo fuera de las fronteras chinas. Los foros de XDA Developers son la principal referencia para conocer el estado del soporte de ciertas ROMs en ciertos dispositivos, y por lo tanto suelen ser la pista definitiva para saber si podremos dar el salto a otras ROMs cocinadas si así lo deseamos.

En caso de que ese soporte de ROMs no oficiales sea escaso o inexistente, tendremos que tener en cuenta que las actualizaciones solo se producirán desde el fabricante del terminal, y eso puede hacer que dichas actualizaciones tengan serios inconvenientes, como el soporte de idiomas (el español no siempre está contemplado) o la integración de nuevas características de Android, que pueden tardar en llegar más de lo deseable en ciertos terminales muy interesantes desde el punto de vista hardware pero con fabricantes que no pueden mantener el tipo en el desarrollo de actualizaciones de ROM propia oficial basada en Android.

Así pues, otro de los consejos importantes a la hora de elegir alguno de esos móviles chinos es el de tratar de averiguar si existe soporte del móvil por parte de la comunidad de desarrolladores. Los citados foros de XDA y otros medios en Internet dan todas las pistas para conocer esa situación, y eso será esencial para garantizar que nuestro dispositivo no se quede obsoleto a nivel software.

Garantías y reparaciones

Por supuesto, uno de los principales inconvenientes de importar un terminal desde China es que la garantía que nos ofrecen las importadoras es de un año. En este sentido de nuevo hay experiencias malas y otras buenas, por lo que la reputación del proveedor es importante y conviene preguntar en foros especializados para saber si otras personas han tenido problemas en este sentido con la tienda en la que pensamos comprar el dispositivo.

Pantalla rota

Los proveedores españoles de estos servicios ofrecen los dos años que son norma en nuestro país, y eso puede suponer un punto muy interesante para muchos usuarios, aunque eso —como ya hemos comentado— suele incrementar el precio de los terminales de forma sensible frente a las ofertas que podemos encontrar en tiendas online chinas con soporte del idioma inglés y en algunos casos del español.

Aprovechar estas garantías en caso de que tengamos cualquier problema con el proveedor es también más complejo. Hay procesos de disputa si se recibe un producto en mal estado y tenemos todo el derecho —y el deber— de usarlos en dichos casos, pero en todos estos casos hay que tener en cuenta que, simplemente, todo tardará más.

También hay otro riesgo adicional: el de recibir dispositivos que aunque funcionan bien, no son lo que esperábamos. El caso de los Xiaomi M2 falsos fue especialmente popular, y algunas tiendas los proporcionaban con el consiguiente disgusto por parte de los usuarios, que tenían que devolverlos y tratar de recuperar su dinero. No es algo especialmente frecuente, pero los chinos, expertos en clonación incluso de sus propios compatriotas, a veces nos pueden jugar una mala pasada.

Lo mismo ocurrirá con las reparaciones. Mi experiencia personal en este caso es muy concreta: el Newman N2 cayó al suelo y el protector de pantalla de cristal se quebró, algo que pasa con mucha frecuencia entre usuarios de móviles.

El proveedor no tuvo ningún problema en gestionar la reparación —esta no está cubierta por la garantía, y en mi caso tiene un coste de 40 dólares— y me ofreció ayuda en todo momento para completar el proceso. El envío de vuelta a China corre de nuestra cuenta, tras lo cual el proveedor se encarga de la reparación —si nos ha confirmado previamente que es posible— y nos envía el móvil reparado de forma gratuita.

Como decía, el inconveniente de todo esto es que aunque esa garantía y reparación funciona, lo hace de forma muy lenta. Dos meses después de enviar el dispositivo aún tendré que esperar al menos un mes más para recibirlo, lo que es un tiempo inaceptable si dependemos de ese móvil para el día a día. Es algo con lo que es importante contar si estamos interesados en estos móviles.

Conclusiones

En este repaso a las principales claves de la compra de un móvil de importación chino no hemos tenido en cuenta el factor más importante de esas compras: la relación calidad/precio. Tanto en mi caso particular como en el de otros muchos compradores la satisfacción es absoluta.

Oppo Find 5

De hecho, se ven muy pocos casos en los foros en los que los usuarios que han adquirido alguno de estos terminales se hayan sentido decepcionados. Eso demuestra que la calidad que se logra tanto a nivel de especificaciones hardware como del funcionamiento de estos terminales es altísima y comparable a la de smartphones de alta gama de fabricantes de primer nivel como Samsung, HTC, Apple, o Sony.

Eso hace que contar con uno de estos dispositivos de “segundas marcas” sea aún más interesante: nos permiten acceder a componentes realmente potentes pero a precios muy inferiores a los de la competencia, y si nos “arriesgamos” —es una palabra quizás exagerada— a esas compras el resultado será sin duda un éxito, tal y como certifican miles de usuarios en los foros de Internet en nuestro país y en otros muchos.

Así pues, desde mi experiencia personal no puedo más que animar a todos los que se lo hayan planteado alguna vez. Salvo por el problema de los tiempos en todas las gestiones —casi insalvable— el resto de los apartados juegan a favor de unos fabricantes que también se están dando cuenta de su potencial fuera de las fronteras chinas.

En Xataka | Xiaomi, el camino diferente en la industria china | Meizu, una historia de éxito basada en el cuidado de la comunidad | China quiere conquistar el mundo de los smartphones

Deja un comentario

Ordenar por:

50 comentarios