Compartir
Publicidad

¿Cómo funciona la anestesia general? Los misterios del dolor y la conciencia en la medicina moderna

¿Cómo funciona la anestesia general? Los misterios del dolor y la conciencia en la medicina moderna
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy se cumplen 170 años de la primera intervención quirúrgica con anestesia general. Parece una tontería, pero aquel día de 1846 el Hospital General de Massachusetts marcó un antes y un después en la medicina. O, quizá, mejor dicho, en la sociedad en su conjunto.

Antes de la anestesia, en torno a la mitad de los pacientes morían por el trauma que les provocaban las operaciones. Pero, a pesar de su importancia y el tiempo que hace que convivimos con ella, los misterios de la anestesia siguen siendo un reto para la medicina contemporánea. ¿Cómo funciona esa cosa llamada anestesia?

De lo local a lo general

First Operation Under Ether Painting Primera operación bajo el efecto del éter (Robert C. Hinckley, 1894)

Poco después de que John Collins Warren y William Morton realizaran aquella operación el 16 de octubre de 1846, las noticias de la nueva técnica basada en éter se difundieron como la pólvora. Faltaba un nombre que diferenciara esto del opio, el alcohol o el testarazo utilizados hasta el momento. Y fue Oliver Wendell Homes quien popularizó el término 'anestesia' para describir "la insensibilidad inducida por fármacos". Aunque, para ser precisos, hoy se establecen cuatro objetivos: hipnosis, analgesia, estabilidad hemodinamica y relajacion Muscular.

En términos generales hay dos grandes tipos de agentes farmacológicos: los locales y los generales. Los locales, como la lidocaína, "cortan" la transmisión de la señal nerviosa hacia el cerebro inhibiendo la función del canal de sodio de las células nerviosas. En esencia, aíslan las zonas cercanas al pinchazo, pero no tienen efectos sobre la conciencia o la percepción de otras áreas del cuerpo.

Los anestésicos generales son otra cosa. Provocan lo que podemos denominar un estado de insensibilidad general al dolor. La clave consiste en ser capaces de inducir la pérdida de conciencia en el paciente a la vez que mantenemos intactas el resto de funciones vitales. El paciente no se entera de lo que ocurre a su alrededor, pero respira "con normalidad" (con la ayuda de respiración asistida) y mantiene sus constantes. Muy a menudo, se necesitan varios fármacos para conseguir el resultado adecuado.

Pero, ¿cómo funciona la anestesia general?

1024px Us Navy 120117 N Mh561 116 Lt Jacob Pletcher Induces General Anesthesia On A Patient About To Undergo Surgery In The Operating Room Of The Nimitz

Aquí viene la sorpresa: sabemos muy poco sobre cómo funcionan estos anestésicos generales. Sobre todo, si los comparamos con los locales. Los más populares son los llamados anestésicos volátiles o inhalatorios; es decir, anestésicos que se administran por vía respiratoria, En general, están emparentados con el éter, el primer anestésico general que descubrimos, y su acción principal se concentra en el sistema nervioso central.

Hay dos factores fundamentales que hacen difícil saber cómo actúan estos agentes. La primera es que los anestésicos volátiles, a diferencia de casi todos los demás fármacos que utilizamos, se comportan de formas algo distintas. Esto hace que sea muy difícil averiguar con precisión en qué estructuras del sistema nervioso actúan o dejan de actuar.

Por otro lado, su gusto por los lípidos no ayuda. Es mucho más sencillo estudiar cómo actúan los fármacos hidrosolubles que los que tienen debilidad por las grasas para actuar. Al menos, en cuanto a lo que esclarecer su estructura y su forma de interactuar con las proteínas se refiere.

Avanzando en la oscuridad

Anesthesia Medications

Sabemos que, de cierta forma, los anestésicos se las apañan para perturbar la transmisión sináptica. El cómo lo hacen es más complejo de averiguar. Tradicionalmente, los anestésicos se han visto como agentes inespecíficos que alteraban la membrana neuronal y modificaban las propiedades físicas de su componente lipídico.

En los últimos años, las teorías han ido cambiando y hemos descubierto que afectan principalmente a los canales iónicos y a las proteínas cruciales para la transmisión. Es decir, hemos averiguado mucho sobre su comportamiento 'macroscópico' pero la naturaleza esquiva del mecanismo de acción molecular y la relativa diversidad de fármacos disponibles han hecho muy difícil encontrar una propiedad común que explique la acción anestésica.

Se suele decir que el cerebro son neuronas disparando en la oscuridad. En este caso, la imagen nos viene bien. Pese a su importancia, la anestesia se nos sigue resistiendo y los avances que conseguimos son luchando contra esa oscuridad que cada día es menor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos