Compartir
Publicidad

Acelerómetros e ingenería: la clave para unos saltos de esquí o snowboard mucho más seguros

Acelerómetros e ingenería: la clave para unos saltos de esquí o snowboard mucho más seguros
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Triunfar en el deporte es sin duda cuestión de entrenamiento y destreza, y éstas también son necesarias para evitar las fatídicas lesiones. Pero la tecnología también puede ayudar en ese aspecto, concretamente los acelerómetros en conjunto con la ingeniería para lograr más seguridad en saltos de esquí y snowboard.

La idea parte del equipo formado por Nicola Petrona y otros miembros de la universidad de Padova (Italia), que pudieron poner en práctica su estudio en las pistas de esquí de San Vito (Italia), tras no haber podido llevarlo a cabo en Estados Unidos. Se trata de lograr, mediante el rediseño de las rampas de esquí, que los saltos tengan el mismo impacto sea cual sea la distancia recorrida.

Calculando la caída "perfecta"

El punto de partida de este grupo de ingenieros fue comparar saltos basándose en la altura de caída equivalente, es decir, la distancia que el deportista necesita para caer de manera vertical en la superficie horizontal experimentando el mismo impacto en el suelo. Lo que vieron aquí es que la pierna de un esquiador puede absorber el impacto de caídas de 1,5 metros, midiendo hasta 10 metros en los casos de caídas que han acabado en lesiones severas de columna.

El planteamiento era que el diseño de las rampas faciliten saltos que independientemente de la velocidad que alcanza el deportista, produzcan una caída a una altura constante dentro del margen de seguridad para evitar lesiones.

Tirando de física, lo que los ingenieros determinaron es que haciendo que la superficie (la nieve) sea paralela al vector velocidad del saltador al tomar el suelo, la altura de caída equivalente puede reducirse. Traduciendo: la idea era que el diseño de las rampas faciliten saltos que, independientemente de la velocidad que alcanza el deportista, produzcan una caída a una altura constante dentro del margen de seguridad para evitar lesiones.

Este fundamento lo explicaba Petrona en la publicación del MIT, matizando el hecho de que se trataría de una ayuda que no haría inevitables las caídas, sino que reduciría el riesgo de lesiones graves.

Está claro que los esquiadores en ocasiones cometen errores que les ponen en riesgo. Sin embargo, un enfoque desde la ingeniería puede facilitar la construcción de saltos que reducen la posibilidad de que estos errores acaben de manera desastrosa.

Salto con esquí

Así, estas rampas son distintas en su diseño y en su construcción, asegurándose sobre todo de que la parte desde la que el esquiador despega es lo suficientemente plana para reducir la rotación que el cuerpo experimenta durante los saltos, al ser un factor que pone más difícil el aterrizaje del deportista. Y en cuanto a sus medidas y dimensiones, éstos son los ángulos y longitudes que cumplen estas rampas más seguras:

  • Ángulo de despegue: unos 10 grados.
  • Superficie de aterrizaje: 14 metros.
  • Solapa de aterrizaje: 30 grados con respecto a la horizontal.
  • Altura de caía equivalente: 0,5 metros.

¿Y los acelerómetros? La ayuda de estos sensores (y cámaras) vino de acoplarlos tanto en las tablas y esquíes como en los cuerpos de los mismos deportistas, de modo que pudieron registrar todos los parámetros de los saltos (de manera similar a lo que vimos en el caso de los nadadores olímpicos en los pasados Juegos de Río 2016).

Salto con esquí

En total se registrándose más de 20 saltos probando distintas distancias. Tras repasar los registros de los acelerómetros, lo que vieron es que sí se lograron caídas en torno a los 0,5 metros de manera constante. Es decir, sí puede haber cierto control en los saltos y por tanto del impacto gracias a la construcción de las rampas.

De este modo se abre una posibilidad de aumentar la seguridad pasiva en estos deportes sin influir en la práctica del esquiador. Será interesante ver si desde ahora se aplican medidas similares sobre todo en la construcción de nuevas pistas de salto y snowboarding, así como en la preparación de campeonatos.

Imagen | Mariano Mantel
Vía | MIT
En Xataka | Con estas gafas de esquí tus descensos pueden multiplicarse en diversión

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos