Consejos para comprar un GPS: qué es un navegador GPS. Tipos de navegadores.

Sigue a Xataka

Navstar.jpg

Mucho hablamos en el día a día de los navegadores GPS. Los llevamos en el coche o en el bolsillo, algunos incluso en un reloj y ni si quiera lo saben. Pero, ¿qué significan esas siglas? ¿de dónde vienen?

A lo largo de este especial, en Xataka vamos a intentar contaros de la forma más clara posible el origen, significado, funcionamiento y tipos de navegadores GPS que podemos encontrar en la actualidad. Finalmente os contaremos qué es lo que tenemos que tener en cuenta a la hora de comprar uno estas Navidades, pues seguro que se convierte en uno de los regalos estrella. Y por supuesto os propondremos algunos modelos para haceros la búsqueda más fácil entre tanta oferta.

El especial está compuesto de las siguientes partes:

1. Qué es un navegador GPS. Tipos de navegadores.
2. Qué es importante en un navegador GPS para el coche.
3. Teléfonos móviles con GPS.
4. El mercado de los GPS para coches. Comparativa.
5. Qué GPS me compro. Selección de Xataka.

QUÉ ES EL GPS

El Global Position System (GPS) o Sistema de Posicionamiento Global (su nombre correcto es NAVSTAR-GPS1 ) es un Sistema Global de Navegación por Satélite que nos permite estemos en el lugar que estemos del mundo (tiene alcance mundial, no como el sistema ruso GLONASS) determinar nuestra posición o la de un objeto con una precisión de unos metros, aunque es mejorable.

Esta tecnología tiene su origen y desarrollo en el ámbito militar. Concretamente el responsable en la actualidad es el Departamento de Defensa de los EEUU. En la próxima versión, GPS III, habrá una rama que no dependa del ámbito militar, pero eso lo veremos más adelante.

El principal rival del sistema GPS será el sistema Galileo, proyecto europeo que debe ponerse en marcha en los próximos años.

CÓMO FUNCIONA

gps_orbits.jpg

Aunque uno pudiera pensar el GPS es el aparato que colocamos en el salpicadero del coche, la realidad es que ese elemento es solo una parte, concretamente un tercio del sistema completo. Lo que tenemos entre las manos es solamente el receptor. Para que este elemento sirva de algo necesitamos los satélites, 27 en total, que orbitan la Tierra. Estos equipos tienen una vida útil de unos 8 años, tras lo cual se sustituyen por otros generalmente más modernos. La alimentación la reciben de celdas solares.

Los satélites dan vueltas a la Tierra y sus órbitas están calculadas para que en todo momento y desde cualquier lugar de la Tierra hayan al menos seis satélites visibles por nuestro receptor.

De que todo ocurra según lo previsto se encargan las estaciones de control que sincronizan los relojes atómicos de los satélites y modifican la trayectoria y órbitas. Esos datos serán fundamentales para que posteriormente nuestro receptor sepa dónde estamos situados.

Los receptores, para calcular su posición, necesitan los siguientes datos:

  • La localización exacta en el espacio de por lo menos tres satélites.
  • La distancia exacta entre él y cada uno de esos satélites.
  • La hora exacta en la cual el satélite transmitió la información recibida.

De forma resumida, porque el proceso entero es complejo y no nos interesa, cada unos de los satélites transmite constantemente su posición exacta, su identificador específico, información de la órbita del satélite, y algo muy importante, la hora exacta en la cual se envió la transmisión. Con esos datos, el receptor puede calcular el tiempo que tardó en viajar la información y mediante triangulación en 3D calcular su posición. Con más satélites se consigue una precisión un poco mayor.

Básico es que los relojes de todos los elementos sean muy precisos y estén perfectamente sincronizados. Lo ideal es disponer de un reloj atómico en el receptor, pero sería inviable su precio, por lo que se coloca un reloj normal de cuarzo que ajusta su hora con el de los satélites. Además, los suyos son reajustados también por las estaciones terrestres. En cuanto a la medición del tiempo, se considera que la señal viaja a la velocidad de la luz y se realizan los ajustes necesarios por pequeñas variaciones debidas a la atmósfera.

tomtom-one-xl-002.jpg

PRECISIÓN DEL GPS

La precisión de los sistemas GPS puede variar dependiendo de muchos factores: condiciones meteorológicas, número de satélites visibles, obstáculos naturales o artificiales … En general, con más de 7 satélites captados, la precisión del GPS es de unos 2.5 metros el 95% del tiempo, si bien con el DGPS (Differential GPS) puede obtenerse una precisión de 1 metro.

Hasta el año 2001 había que añadir a este error el aleatorio que introducía EEUU debido al carácter militar de la tecnología.
Sin embargo, desde ese año no se produce tal hecho, que se denominaba Disponibilidad Selectiva.

En cuanto al DGPS, se trata de una corrección que se aplica en el receptor gracias a los datos de las estaciones terrestres, que siempre disponen de coordenadas bien definidas. Cuando se recibe los datos de los satélites, la estación calcula su posición exacta para aumentar la precisión, que como hemos dicho puede llegar incluso a ser de +/- 1 metro.

TIPOS DE NAVEGADORES

En la actualidad, un consumidor puede encontrar básicamente los siguientes tipos de navegadores:

  • GPS portátiles.
  • Teléfono móvil o agenda con GPS integrado.
  • GPS integrados en los vehículos.
  • Receptores GPS para usar con otros equipos como móviles.

En las siguientes entregas de esta guía conoceremos que debemos tener en cuenta a la hora de comprar un navegador para nuestro coche, así como ver los teléfonos móviles uqe ya van integrando el GPS entre sus funcionalidades y ver cómo está el mercado de los navegadores GPS para el coche. Por último os recomendaremos algunos equipos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios