Sigue a

Mirrorless

Nuestra serie dedicada a seleccionar algunas de las cámaras más interesantes de la temporada vuelve para animaros a iniciaros o continuar en este campo con alguno de los modelos llamados “sin espejo” y que además tienen otra ventaja interesante: objetivos intercambiables.

Las cámaras MILC (Mirrorless Interchangeable Lens Cameras), CSC (Cámaras de Sistema Compacto) o EVIL (Electronic Viewfinder with Interchangeable Lens) han ido ganándose una buena reputación en el mercado por su equilibrio entre el tamaño, prestaciones, calidad de imagen y precio. Son una interesante opción tanto para fotógrafos amateur como para usuarios avanzados que no quieren renunciar a todas las prestaciones de las DSLR. Y qué mejor momento que el verano y las vacaciones para adentrarnos en este mundo.

En Xataka hemos hecho una recopilación con cinco modelos especialmente atractivos en este campo, que son en su gran mayoría bastante recientes y que os pasamos a detallar a continuación y que cubren buena parte de las necesidades de cualquier fotógrafo.

Pentax Q7

La Pentax Q7 llegó para tomar el relevo como nuevo buque insignia de la familia de cámaras sin espejo de la firma, y las mejoras son notables con respecto a la Q10, su antecesora en este campo.

Pentax Q7

Para empezar, tenemos un sensor retroiluminado de 1/1,7 pulgadas (1/2,3 pulgadas en la Q10) y 12 Mpíxeles, un ISO 12.600 máximo y grabación FullHD a 30 fps. En la calidad de imagen influye el nuevo procesador de imagen Q Engine.

En esta cámara además destaca otro apartado: el de la personalización, ya que podremos combinar colores del cuerpo (20 colores) y el grip (6 colores) para llegar a 120 modelos distintos. Uno de ellos seguro que se adapta a tus preferencias, y su precio es de 500 dólares.

Samsung Galaxy NX

Novedad especialmente destacable en el mundo de la fotografía, la mirrorless de Samsung es singular por un apartado no relacionado directamente con este campo: el uso de Android como sistema operativo para gestionar todas las opciones de la cámara.

Samsung Galaxy NX

Por supuesto, eso no debe distraernos del hecho de la calidad real de la cámara que tiene un pronunciado grip delantero y que cuenta con un sensor CMOS APS-C de 20 Mpíxeles. Podremos llegar a ISO 25.600, a ráfagas de 8,6 capturas por segundo y a velocidades de obturación de 1/6000s, además de un modo vídeo FullHD 1080p a 25fps.

La pantalla trasera táctil de 4,8 pulgadas da acceso a todas las posibilidades de Android 4.2 Jelly Bean, pero es que además ofrece conectividad 4G —aún poco extendido en nuestro pais—, WiFi, GPS y Bluetooth 4.0, en un despliegue realmente notable de capacidades. Lógicamente, esas grandes prestaciones tienen una pega: el elevado precio de la cámara, que aun sin estar confirmado superará claramente los 1.000 euros.

Sony NEX-3N

Las famosas cámaras CSC de Sony han logrado hacerse con una gran reputación en el mercado, y la NEX-3N es una demostración más de ese hecho. Su ligereza y dimensiones compactas vuelven a confirmar la seña de identidad de la serie, pero por supuesto, hay más ventajas.

Sony NEX 3N

Por ejemplo, su sensor Exmor CMOS APS HD de 16,1 Mpíxeles y el procesador de imágenes BIONZ. El objetivo zoom 16:50 mm f/3.5-5.6 OSS queda muy bien replegado y vuelve a confirmar esa ventaja de esta cámara que no ocupa y que, sin embargo, cumple sobradamente.

La pantalla abatible de 3 pulgadas, su excelente calidad de imagen —el sensor de tamaño APS-C cumple incluso al minimizar la presencia de ruido— y su enfoque veloz y preciso hacen de este modelo otro de los protagonistas actuales del sector. Su precio ronda los 500 euros.

Olympus PEN E-PL5

Presentada junto a la E-PM2 en la pasada feria Photokina, la Olympus PEN E-PL5 cuenta con un sensor de 16 Mpíxeles y con un procesador TruePic VI, además de una pantalla táctil abatible de 460.000 puntos.

Olympus E-PL5

Su cuerpo de metal viene coronado por una pequeña zona de grip, pero en general la cámara parece más una compacta que una CSC. Dispone de una velocidad máxima de obturación de 1/4000s, y de una sensibilidad ISO que puede llegar a 25.600.

Aunque quizás no ofrezca una interfaz tan potente como otros modelos, se trata de otro de los modelos a contemplar, sobre todo por su sensor MOS, heredado de la OM-D E-M5 que tan buenas críticas recibió. Su precio ronda los 600 dólares.

Panasonic LUMIX GH3

Muchas son las bondades de esa mirrorless, pero hay un factor que puede ir en su contra: se trata de un modelo algo más voluminoso que el resto, y de hecho su cuerpo recuerda al de las DSLR de las gamas de entrada.

Panasonic Lumix GH3

Ese cuerpo, no obstante, llega con novedades, y una muy importante: es resistente al polvo y las salpicaduras, lo que hace que esta cámara sea especialmente adecuada para fotografía “de aventura” en la que podamos estar expuestos a estas circunstancias.

A esa mejora se le suma su sensor Live MOS de 16 Mpíxeles, procesador de imagen Venus Engine, sensibilidad ISO hasta 12.800 (forzado puede llegar a 25.600) y modo ráfaga de hasta 6 fotos por segundo. La grabación de vídeos 1080p 50p es otra de sus ventajas, y además incluye una entrada de micrófono externo y salida para auriculares HDMI. Y la última sorpresa: conectividad WiFi. El precio estimado ronda los 1.200 euros, lo que la sitúan un escalón por encima de la mayoría de modelos de los que hemos hablado.

Fujifilm X-M1

Si apreciáis especialmente las dimensiones de una de estas cámaras, la Fujifilm X-M1 puede ser la candidata ideal. Esta nueva integrante de la serie X con objetivos intercambiables es la más pequeña en dimensiones, pero mantiene intactas buena parte de sus ventajas.

Fujifilm X-M1

Por ehemplo, su sensor APS-C y un curioso diseño retro que destaca por su pantalla táctil abatible de 3 pulgadas y resolución de 920.000 píxeles. El citado sensor APS-C X-Trans de 16,3 Mpíxeles tiene una sensibilidad ISO 6400 (25.600 extendida), y contamos con un procesador EXR II que ofrece un arranque casi instantáneo y la captura en ráfagas de 5,6 fotogramas por segundo.

La conectividad WiFi y la capacidad de grabación de vídeo 1080p a 30 fotogramas por segundo se suman a los filtros artísticos. Su precio es de 679 euros (solo el cuerpo) y de 799 euros con el objetivo Fujinon XC 16-50mm f/3.5-5.6 OIS.

En Xataka | Cámaras resistentes para este verano | Cámaras para aventureros para este verano | Seis réflex económicas con las que empezar este verano en fotografía | El iPhone como única cámara en vacaciones: apunta estos diez accesorios

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

20 comentarios