Síguenos

Canon Powershot N

Canon ha optado por un formato realmente poco habitual para su compacta más reciente presentada en el CES. La Canon Powershot N es casi cuadrada y el grueso de sus controles táctiles descansa en una pantalla táctil de 2.8 pulgadas y abatible hasta 90 grados. En informaciones previas se decía que la bisagra alcanzaba los 180 grados pero al probarla hemos constatado de que sólo llega a los 90 y no gira de ninguna forma.

Desde la pantalla podemos cambiar cualquier aspecto de la configuración, y desde ella también se activa el enfoque y la obturación. El que la pantalla ocupe toda la parte trasera combinado con el pequeño tamaño de la Powershot N hace que sea frecuente activar controles por error al intentar sujetarla, sobre todo si tenemos manos grandes.

Canon Powershot N

A nivel fotográfico la Powershot N es correcta, con colores brillantes y bastante fieles al original. El enfoque táctil también es rápido y las imágenes salen bien en condiciones de iluminación relativamente malas o con el objeto muy cercano. No encontraremos, eso sí, muchos modos manuales o prestaciones avanzadas con las que juguetear. La N es una cámara de apuntar y disparar.

Canon Powershot N

Con todo, la principal virtud de la Powershot N no es tanto su capacidad cómo cámara sino el funcionamiento su conectividad WiFi. Un único botón en el lateral con el dibujo de un móvil permite a la N sincronizarse con dispositivos móviles IOS o Android y descargar en ellos las imágenes que hayamos tomado.

Canon Powershot N

Para que las fotos se sincronicen con nuestro smartphone o tablet es preciso descargarse una aplicación específica de Canon y que ambos dispositivos estén conectados a la misma red WiFi. El software no tiene más funciones extras que el de transferir las imágenes. La Canon Powershot N sale a la venta en abril por 299 dólares.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

5 comentarios