Compartir
Publicidad
La nueva vida del carrete fotográfico: cremas antiarrugas y medicamentos
Fotografía y vídeo

La nueva vida del carrete fotográfico: cremas antiarrugas y medicamentos

Publicidad
Publicidad

Con un panorama en el que cada vez es más difícil vender una cámara de fotos, debe ser muy complicado llamarse Fujifilm, Fuji para los amigos. A finales de los años 80 fueron de los primeros en lanzar una cámara digital con tarjeta de memoria en vez de con carrete (la Fuji DS-1P), así que vivieron, como otras supervivientes como Canon, Nikon u Olympus, los momentos dorados de la fotografía (la primera década de los años 2000), pero también la llegada del smartphone y la contracción consecuente del mercado.

Otras como Kodak o Polaroid se quedaron por el camino y, aunque siguen dando coletazos, ya no son ni la sombra de lo que fueron. ¿Cómo es posible que unas empresas se desvanezcan y otras sigan siendo rentables? En el caso de Fuji, paradójicamente su salvación reside en la película fotográfica.

Una historia "de película"

Cronologia Fuji Cronología de los principales productos de Fuji desde 1930 hasta 2015

En los años 30 Fuji surgió con la idea de convertirse en la número uno en producción de película de cine y de rayos X en Japón. Decidieron especializarse en ello y poco a poco fueron metiéndose también en la fabricación de componentes fotográficos (lentes, objetivos) y cámaras. La aventura en el mundo de la impresión vino más tarde, a partir de los años 60, junto a Xerox.

Con el paso del tiempo, Fuji terminó como uno de los principales fabricantes de película fotográfica y de cine en el mundo (su competencia principal aquí eran Kodak y Polaroid), se asentaron como marca de calidad en cámaras, pero diversificaron su negocio introduciéndose en áreas como la medicina o materiales industriales.

Es muy curioso contemplar en pleno 2016, en su 50 aniversario en Europa, cómo queda la estructura de negocio de Fuji, en la que todo aquello relacionado con la fotografía supone tan solo un 15% de sus ingresos. El 46% viene del área de documentación y oficina (¿recordáis la aventura con Xerox?) y el 38% de su pata industrial y científica. En 2015, los ingresos consolidados de Fuji fueron más de 22.000 millones de euros.

Negocio Fuji Estructura del negocio de Fuji en la actualidad

Viendo este gráfico parece claro que el "secreto" de Fuji para no acabar como Kodak o Polaroid fue ampliar a su negocio a otras áreas más allá de la fotografía.

Es un secreto que comparte con Canon, cuya diversificación de negocio también es clara y sus ingresos ascendieron a 31.407 millones de dólares en 2015:

Canon Negocio Porcentaje de ventas por área de negocio de Canon en 2015 (No suma 100% por otras áreas más pequeñas)

O con Nikon:

Nikon Negocio Porcentaje de ventas por área de negocio de Nikon en lo que va de 2016

También con Olympus:

Olympus Negocio 2015 Porcentaje de ventas por área de negocio en Olympus en 2015
Diversificar o morir: la decisión clave de negocio para las empresas fotográficas

En otras palabras, no es ningún "secreto" que hoy en día las empresas que el gran público conoce como fotográficas son mucho más que eso. Y son así por necesidad, aunque en el caso que nos ocupa, el de Fuji, hay también una parte de casualidad.

Dado que se especializaron desde el principio en la película fotográfica, en su tratamiento, fabricación y emulsión, acabaron descubriendo por el camino otras vías de negocio. Después de 80 años dedicados a la película de foto, se dieron cuenta de una cosa: la mitad de la película está hecha de colágeno y la dermis del ser humano es 70% colágeno. Y con esa asociación tan básica decidieron meterse en el año 2007 en el sector de la cosmética con una crema antienvejecimiento. Crearon la marca Astalift, que mezcla todo lo aprendido en el manejo del colágeno con unas microalgas con gran poder antioxidante (astaxantina).

Obviamente no fue todo tan fácil, sino que tuvieron que pasar años investigando y probando los productos. De hecho, Astalift todavía no se comercializa en Europa porque hacen falta unos permisos muy estrictos de calidad y salubridad en el mercado de la cosmética, pero, según nos comentaba Antonio Alcalá, director general de Fujifilm Iberia, está siendo un éxito en Japón en el ámbito de la cosmética de lujo.

De fabricar película fotográfica a luchar contra el cáncer

Fuji Cancer Tratamiento

Fabricar cremas antiaging es quizá lo más extravagante de su actividad como compañía, pero Fuji tiene hoy en día siete líneas de negocio y podemos encontrar productos suyos en: publicidad urbana, purificación de agua, planchas de impresión (el envase de tu caja de galletas o el periódico que lees probablemente sea impreso por un producto Fuji), productos industriales (para realizar endoscopias avanzadas, por ejemplo), software de fotografía y almacenamiento de datos, película instantánea, paneles táctiles y un largo etcétera.

Fuji ve un gran potencial de negocio en el mercado farmacéutico

Sin embargo, de las mil caras de Fuji, la que quizá más llama la atención es la relacionada con innovación y salud. Detrás del avigan, un medicamento que se ha probado eficaz contra el ébola, está Fujifilm, y acaparó más de una portada de periódico internacional cuando se dio a conocer. Fuji también está invirtiendo en investigación contra el alzheimer y ya están haciendo experimentos de medicina vía oral contra la enfermedad en fase clínica 3 en Estados Unidos y Japón.

Fuji también está desarrollando agentes anticáncer y los está probando en Estados Unido en fase 1 con diferentes pacientes y tumores (páncreas, pulmón).

Antonio Alcalá nos adelanta que Fuji ve un gran potencial de negocio en el mercado farmacéutico y que en los próximos años veremos cómo la compañía va dirigiéndose cada vez más hacia él. "Es un mercado complicado, pero que a la larga puede ser muy rentable y haremos mejor la vida de las personas". Los siguientes pasos, al parecer, irán encaminados hacia la medicina regenerativa, el diagnóstico prematuro y la inversión en material de hospital y medicinas.

¿Abandonará Fuji la fotografía?

Fuji Gfx 50s Fujifilm GFX 50S, la primera formato medio digital de la marca japonesa.

Estuvimos hablando con Takaaki Kurose, Vicepresidente de Fujifilm Europa, y, teniendo en cuenta toda esta diversificación que hemos comentado y que los negocios van muy bien en esas otras áreas, la pregunta era casi necesaria: ¿llegará un momento en el que Fuji deje de lado la fotografía?

Kurose nos dijo que el núcleo de Fuji siempre ha sido la fotografía y que nunca lo abandonarán, pero que, para ello, viven en un proceso de reinvención constante. Antonio Alcalá aquí matizó que cuando la compañía lanzó la considerada como primera cámara digital, la Fuji DS-1P, "iba en contra de nuestro negocio del carrete, estábamos canibalizando nuestros propios productos, pero era lo que había que hacer para no quedarse atrás en el mercado".

Por otro lado está la cuestión de la fotografía móvil, una de las razones principales de la contracción del mercado fotográfico convencional. Si el usuario puede acceder a un smartphone con una capacidad para tomar fotografías suficiente para sus expectativas, no sentirá la necesidad de comprar una cámara. Y con esa premisa, es cuando le exponemos a Kurose el ejemplo de Huawei con Leica en el ámbito de la fotografía móvil, una aventura conjunta que quizá sirva de inspiración para futuros acuerdos. ¿Se meterá Fuji en la fotografía móvil como Leica con Huawei? "No descartamos nada, si le vemos sentido, probaremos", sentencia el directivo con una sonrisa.

Diversificar. Cambiar de cara.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos