Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

¿De qué forma ha ayudado la tecnología a impulsar la inclusión financiera en Latinoamérica?

¿De qué forma ha ayudado la tecnología a impulsar la inclusión financiera en Latinoamérica?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El uso del smartphone en América Latina ha tenido una gran penetración en los últimos años. Se calcula que en 2015 alrededor de 400 millones de latinoamericanos (mayormente jóvenes) poseían un dispositivo móvil accediendo a múltiples beneficios como el acceso a información relevante para la ampliación de conocimientos, conectividad familiar, productividad laboral, seguridad, entre otros. Sin embargo, en términos de su uso para realizar transacciones bancarias o financieras queda mucho camino por recorrer.

Según estudios, se estima que aproximadamente alrededor de 185 millones de personas en Latinoamérica permanecen sin acceso a los servicios financieros formales y que entre los hogares más pobres el acceso está, incluso, por debajo del promedio mundial de las economías similares, que es de 48%. Si se consideran las diferencias de desarrollo regional al interior de los países, los niveles de penetración pueden llegar por debajo del 40%.

Ante dicha situación, puede interpretarse que las oportunidades siguen siendo numerosas para impulsar la inclusión financiera mediante el ofrecimiento de herramientas para que tales poblaciones puedan mejorar sus medios de subsistencia, realizar transacciones financieras a bajo costo y generar activos mediante el ahorro o uso eficiente de sus recursos para que puedan hacer frente a imprevistos que desestabilizan sus finanzas personales y familiares.

La tecnología en la inclusión financiera

Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) relativo a la inclusión financiera en América Latina y el Caribe, señala que la tecnología es un factor relevante en el sistema de pagos y transacciones pues genera beneficios socio-económicos como:

  • Considerable reducción de costos de transacción en la realización de pagos y transferencias, generando ahorros al usuario y sus familias. Dichos ahorros conllevan posteriormente a realizar transferencias con mayor frecuencia.

  • El uso de medios digitales aumenta la transparencia y fomenta la formalización de las transacciones, lo cual impacta positivamente en las finanzas y cuentas públicas. En otras palabras, a mayor realización de pagos digitales se presenta una tendencia a la baja del sector informal.

  • Las transacciones digitales facilitan el pago de servicios e impuestos por parte de los usuarios, elevando los índices de recaudación y reduciendo el fraude.

  • La tecnología facilita que el gobierno realice pagos a sus empleados y a los ciudadanos (subsidios, devoluciones de impuestos, préstamos), reduciendo el costo de los programas, inhibiendo la corrupción y beneficiando a más personas.

El uso de la tecnología para impulsar la inclusión financiera no solamente se limita al tema de finanzas, toda vez que tales herramientas o medios pueden aprovecharse para agregarse servicios no financieros y relacionados, por ejemplo, con la salud (encuestas o envío de alertas) o educación (distribución de contenidos formativos).

Inclusion Financiera Imagen: Institute for Money

El caso mexicano y la inclusión financiera

En el mismo estudio del BID se hace referencia a datos interesantes sobre los beneficios que puede generar o ha generado el uso de la tecnología. Un ejemplo; se estima que en México los costos de acceso al efectivo representan aproximadamente 2,300 millones de pesos mexicanos y 48 millones de horas al año (filas en bancos y/o cajeros). Estas cantidades pueden disminuirse considerablemente si se hace un mayor uso de la tecnología para transacciones financieras.

Por otra parte, según datos de la recién publicada Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, apenas el 44% de los adultos mexicanos posee una cuenta bancaria y todavía menos hace uso de los medios digitales para realizar transacciones financieras. Para mejorar la bancarización en México, el Consejo Nacional de Inclusión Financiera, organismo multi-sector, puso en marcha semanas atrás la Política Nacional de Inclusión Financiera cuyo objetivo es “lograr que todos los mexicanos, sin distinción alguna, sean partícipes de los beneficios que genera el sistema financiero”.

Al respecto, de acuerdo con estimaciones del Banco Mundial, con dicha estrategia México facilitará que 29 millones de adultos tengan acceso a una cuenta de operaciones y otros servicios financieros por medios tradicionales y/o digitales. ¿Cuál es el mensaje? La oportunidad de negocios es altísima. Bajo este contexto, no es de sorprender el acelerado surgimiento de empresas fintech (finanzas con tecnología) y el marcado interés de los bancos por generar y poner a disposición de sus clientes nuevas herramientas tecnológicas para realizar pagos y otras transacciones financieras a bajos costos.

Sobre las fintech, en una entrevista para un medio de comunicación, Gonzalo Núñez, líder de fintech en la consultora PwC México, señaló que tales empresas en México se han divido en dos tipos: a) las enfocadas en las personas que antes no tenían acceso a los servicios financieros y b) las enfocadas en quienes buscan información más especializada. Nuñez señaló algunas de las nuevas empresas fintech que están atendiendo nichos financieros muy variados que, incluso, permiten administrar las conocidas tandas.

La inclusión financiera a través de la tecnología

Que más personas tengan acceso a las herramientas digitales especializadas a las finanzas es una cuestión que avanza rápidamente gracias a que instituciones como Visa han puesto a disposición de emprendedores y programadores tecnologías (APIs) que les permiten realizar todo tipo de transacciones desde un portal o, más recientemente, un smartphone que esté ligado a nuestra cartera digital.

De esta manera, la tecnología está haciendo que personas que viven en poblados alejados y de cualquier nivel socioeconómico tengan la posibilidad de utilizar las herramientas que ofrecen las diferentes instituciones financieras para realizar cualquier tipo de transacciones desde un teléfono celular con conexión a Internet.

Claro que todos los días están surgiendo nuevas opciones para que más personas sean incluidas en el sistema financiero y ejemplo de ello es el proyecto Nodit, que ganó el hackatón de Campus Party este 2016, pues a través de una conexión a Internet a gran distancia y un dispositivo totalmente nuevo, es posible que personas en poblados apartados cuenten con un nuevo sistema que les permita recibir las remesas que les envían de los Estados Unidos y comiencen a realizar compras de manera sencilla en su propia comunidad.

La tecnología aplicada con ingenio está demostrando que puede ser la llave para que la inclusión financiera de más personas sea una realidad.

Primera imagen: Esther Vargas

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos