Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Xataka.com

El coche conectado: cuándo, cómo y por qué

1 comentario

Multimedia de coche
Lejos quedan ya los tiempos en los que los automóviles eran un mero compendio de mecánica con casi ninguna o ninguna electrónica en ellos. Los más viejos del lugar seguro que recuerdan esos salpicaderos con solo un velocímetro y poco más. Pero hoy en día la tecnología, y más concretamente la informática ha avanzado a pasos agigantados, influyendo en una gran diversidad de campos. Y muchos de estos avances han venido a mejorar nuestro día a día.

Y todo esto ha influído también mucho en los automóviles, que han sido un ejemplo claro de ello. Los cada vez más pequeños dispositivos electrónicos han supuesto una revolución para el mundo de la automoción. El coche ha pasado de estar solo a conectarse al mundo y a la red de redes por medio de estos ordenadores, auténticos cerebros y centros de mando. Pero vamos a hacer un poco de historia ¿Cuales fueron los primeros coches conectados?

Hasta hace no más de una década, la única conexión que era posible conseguir en un coche era mediante enlazar tu teléfono móvil vía bluetooth para realizar y recibir llamadas. Por aquella época no existían los teléfonos inteligentes, por lo que la única funcionalidad posible era, como ya he dicho, la mera realización de llamadas, en un intento de evitar distracciones al conductor y que prestase toda su atención a la carretera. Fue en el año 2002 cuando la legislación española prohibió el uso del teléfono móvil al volante y fue a partir de entonces cuando empezaron a proliferar los “manos libres”.
Telefono movil en coche

Primeros coches con teléfono

Mi memoria tiene que retrotraerse hasta el año 2004 para recordar un coche (que no fuera de lujo) con un sistema de telefonía incluido en él. El modelo de Opel Vectra de aquel momento tenía la posibilidad de añadir un extra que permitiese introducir una tarjeta SIM en el propio vehículo para que el coche funcionara como un teléfono móvil en si mismo. Podíamos generar nuestra propia agenda o realizar llamadas desde la propia consola central del vehículo.

Los diferentes fabricantes han ofrecido sus propias soluciones, esta era la de Opel. Otros fabricantes, como por ejemplo Mercedes ofrecían una bandeja bajo el reposabrazos del conductor donde conectabas el teléfono móvil y permitía hacer llamadas o los hubo que simplemente implementaron un sistema Bluetooth que permitía vincular el teléfono al ordenador central. Adquirir un sistema de conectividad de estas características, por norma general suponía un gasto astronómico ya que era un extra que no venía de serie en el vehículo.

Primer punto de inflexión, año 2007


smartphone
El año 2007 supuso un punto de inflexión para el coche conectado por muchas razones. Primero de todo porque dos grandes empresas, Google y Apple presentaron lo que ellos entendían que debía ser un teléfono inteligente. Muchos conceptos cambiaron ese año, y esto sirvió como pistoletazo de salida para muchas cosas que vinieron después. Las redes de conexión a Internet (el 3G) para teléfonos móviles empezaron a ser algo al alcance de muchos y todo esto propiciaría el punto en el que nos encontramos actualmente en el año 2013.

Si, ya existían los coches con GPS integrado que nos permitían viajar sin perdernos, sabiendo en todo momento donde nos encontrábamos. Pero la aparición del iPhone original y el HTC Dream (el primer terminal con Android lanzado al mercado) supuso una revolución que aunque entonces no fuésemos capaces de verlo, nos traería mucho de lo que tenemos ahora. Concretamente el año 2008 la conjunción de Telefónica y Ericsson trajo el comienzo de la investigación de un coche conectado constantemente a Internet.

Fue en Galicia, si, Galicia, más concretamente en el centro de investigación de O Porriño donde se empezó a bocetar la idea que sería presentada dos años después, corría el año 2010 y en Madrid se presento un coche conectado a Internet vía 3G y 4G que nos habría un importante abanico de posibilidades. Información en tiempo real sobre el estado de la vía, posibles accidentes en nuestro recorrido, incluso dar la posibilidad a las compañías aseguradoras de que bonifiquen al buen conductor y penalicen al malo… las posibilidades eran infinitas.

Donde nos encontramos ahora


Applink
Ahora nos encontramos en uno de los mejores puntos posibles, los teléfonos inteligentes han evolucionado y en su evolución han comprendido que pueden ser una herramienta importante a conjugar con los automóviles y por ejemplo Apple ofrece su sistema “Eyesfree” el cual muchos fabricantes están adoptando y les permite usar su asistentente inteligente Siri para realizar llamadas, mostrar rutas, o información varia.

Otros fabricantes están empezando a integrar sus propios sistemas. Por ejemplo, tenemos a Ford que presentó su sistema SYNC el año pasado y el cual se está introduciendo poco a poco en toda la gama y no para de cosechar éxitos. Volvo se adentra en este mundo de la mano de Ericsson, que fue uno de los pioneros como bien decíamos antes. El coche ha pasado de estar aislado del exterior a tener conexión directa con la red de redes, ofrecernos todo tipo de información o incluir aplicaciones propias que nos ofrecen infinitas posibilidades.

Ya empezamos a tener una conexión continua a las autopistas de la información y ya no empieza a ser tan descabellado ver un coche que conduce solo gracias a estos tipos de adelantos. No en vano hace cinco años no imaginábamos lo que tenemos ahora, quien nos dice que nos deparará otro lustro más de tiempo.

En Espacio tecnologías Ford | Cinco razones para apostar por un vehículo conectado Como conectar mi móvil con Ford SYNC

+ Deja tu comentario

Comentarios