Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

2011-2015: ¿cuáles son los avances reales en teléfonos móviles?

2011-2015: ¿cuáles son los avances reales en teléfonos móviles?
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

El mundo de la tecnología avanza muy deprisa y un móvil de hace cuatro años hoy podríamos decir que se encuentra desfasado. Los sistemas operativos y las aplicaciones que cada día consumen más recursos hacen que un smartphone que iba de maravilla hace apenas unos años hoy sea lento como para llegar a desesperarte. Pero queremos echar un poco la vista atrás y ver cuáles son los avances reales en teléfonos móviles desde 2011 a hoy en día.

Seguramente a simple vista notemos un cambio, con teléfonos más delgados, con una pantalla mayor, aunque esto no implica mucho más tamaño, ya que aquí los fabricantes han hecho un gran trabajo con la reducción de los marcos. Y también teléfonos más ligeros o el uso más generalizado de materiales como aluminio en las gamas altas.

La guerra de las especificaciones

Smartphone Antiguo

Si echamos un vistazo a los teléfonos que podríamos considerar como punteros en 2011, el Samsung Galaxy SII y el iPhone 4s vemos especificaciones que hoy en día están lejos de ser punteras y casi cualquier móvil de la gama media tiene como la cámara de 8 megapíxeles y grabación de vídeo a 1080p, algo que tienen en común ambos modelos.

Por lo que respecta a los procesadores montaban un Samsung Exynos de doble núcleo y un Apple A5 con una CPU dual core ARM Cortex-A9, respectivamente. Hoy en día nos encontramos con procesadores quad-core u octa-core en multitud de teléfonos, aunque lo cierto es que no se aprovecha la capacidad de cálculo de los mismos en la mayoría de aplicaciones que ejecutan, por lo que la ganancia real no es tanto como podría parecer por su nombre.

Lo mismo podríamos decir de los avances en memoria RAM, pasando de 1 GB a 3 GB o de baterías de 1600 mAh a los 3000 mAh más habituales hoy en día. La pregunta es, ¿ha supuesto todo esta mejora en hardware una avance significativo en la experiencia de usuario? A mi juicio no, puesto que un smartphone hoy en día nos permite hacer básicamente lo mismo que su equivalente hace cuatro años, aunque quizás un poco más rápido.

También tenemos que tener en cuenta que gran parte de las necesidades de hardware son absorbidas por un sistema operativo, la personalización que ponen algunos fabricantes sobre el mismo y las apps que tenemos instaladas, responsables también en muchos casos de la necesidad de un hardware más potente para su funcionamiento fluido.

La interacción con la pantalla, más densidad de píxeles, más resolución para hacer lo mismo

Pantalla Smartphone

Las pantallas han aumentado de tamaño, una resolución mayor, que hacen que hoy en día la nitidez sea extraordinaria y una densidad de píxeles mucho más alta. Sin embargo la interacción entre el usuario y la pantalla ha cambiado muy poco desde los primeros teléfonos táctiles. Pocos son los fabricantes que buscan innovar en este área.

Quizás habría que destacar la apuesta de la gama Note de Samnsung y su apuesta por el S-Pen como la vuelta del stylus al mundo del smartphone. Es una herramienta que puede ser muy útil, sobre todo en los smarphones de mayor tamaño de pantalla. Quizás faltan desarrollos de aplicaciones que cambien un poco la forma que tenemos de intractuar con estas pantallas o den más funcionalidad a los accesorios tipo stylus.

La llegada del 4G, más velocidad de datos móviles

Un salto importante en la experiencia de uso del teléfono móvil ha sido la llegada del 4G. La diferencia de velocidad entre un terminal que utiliza 3G y otro con 4G es realmente muy grande y las esperas para descargar archivos, ver vídeos online, etc. si que han logrado mejorar el trabajo que podemos hacer con el smartphone o las posibilidades que tenemos para disfrutar de la conexión de banda ancha móvil.

Y sin embargo esta mejora no tiene nada que ver prácticamente con los fabricantes, sino más bien con las operadoras, que han hecho el despliegue de la red. Luego los fabricantes han incorporado nuevos chips que facilitan la capacidad de conexión a través de dichas redes.

El smartphone para trabajar conectado a una pantalla y teclado, el siguiente salto evolutivo

Pero este aumento de potencia, de resolución en la pantalla tiene un futuro esperanzador a corto plazo, que no es otro que la sustitución del portátil o el ordenador de sobremesa por el smartphone. Se trata de lograr trabajar igual sin importar donde estamos, asumiendo el trabajo en movilidad con nuestro teléfono, pero si llegamos a casa o al despacho, lo conectamos a una pantalla externa, teclado y ratón y seguimos trabajando.

Las experiencias en este sentido vienen por varios frentes, empezando por Windows 10 y Continuum, lo que nos va a permitir, ahora si, exprimir todas las capacidades de nuestro hardware para trabajar con el smartphone como si de un equipo de sobremesa se tratara.

Esta convergencia entre los equipos de smartphones y ordenadores no es algo nuevo. De hecho podríamos tomarlo como una evolución de lo que tablets y portátiles llevan haciendo desde hace unos años. El objetivo es trabajar igual sin importar donde nos encontramos, y que nuestro entorno pueda adaptarse para adoptar la forma más productiva, ya sea con pantalla externa y teclado en un escritorio o el uso táctil del smartphone en movilidad.

En Espacio Lumia

Imagen | Thomas Kohler | Kaboompics | Quinn Dombrowski

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos