Compartir
Publicidad

Sabemos mejor lo que pasa a billones de años luz que lo pasa en nuestro propio planeta: así tratamos de solucionarlo

Sabemos mejor lo que pasa a billones de años luz que lo pasa en nuestro propio planeta: así tratamos de solucionarlo
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es verdad, los satélites meteorológicos no son la cosa más sexy del universo. Sin embargo es posible que sean una de las más útiles. Estas redes de satélites son fundamentales para la vida diaria y a través de ellos obtenemos información precisa que nos permite mejorar la gestión del medio ambiente, comprender mejor los efectos del cambio climático y garantizar la seguridad civil. Algo que con la racha de terremotos, incendios y problemas climáticos que arrastramos no es un tema menor.

Por ello, hoy la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzará el satélite Sentinel 3A desde el cosmódromo de Plesetsk, al norte de Rusia. En un par de horas, de hecho. Un paso más en la culminación de Copernicus, una red de más de treinta satélites que nos permiten mirar el mundo en tiempo real. Pero, eso sí, un paso que podemos ver en tiempo real. ¿Te apuntas a verlo con nosotros?

Lanzamiento

Aunque la emisión en vivo arranca a las seis, el lanzamiento no comenzará hasta aproximadamente una hora después. Mientras esperamos, hemos dado un pequeño paseo por la historia y la utilidad de los satélites más olvidados (y más necesarios) del espacio.

La desapercibida importancia de los satélites meteorológicos

En 1955, Estados Unidos anunció que quería poner un satélite científico en órbita para conmemorar el Año Geofísico Internacional entre 1957 y 1958. Tras varios intentos fallidos (que hicieron que la URSS se les adelantara con el Sputnik 1), se suele considerar al Vanguard 2 - que todavía está en órbita desde el 59 - como el primer satélite metereológico en el espacio.

En un principio, estos dispositivos se crearon para monitorizar el tiempo atmosférico y el clima de la Tierra, de ahí su nombre. Sin embargo, rápidamente nos dimos cuenta de que tienen muchísimas aplicaciones extra. Cosas como medir la contaminación lumínica, evaluar la evolución de vegetación terrestre, controlar la expansión de fuegos o examinar las corrientes oceánicas.

Todo más cercano de lo que parece: porque gracias a estos satélites se pudieron coordinar las labores de contención durante la crisis del Pestige en 2002 o los vertidos de la Deepwater Horizon en el Golfo de México en 2010. De hecho, hoy podemos decir que 2016 será uno de los años más calurosos de la historia porque estos satélites nos ayudan a monitorizar fenómenos como El Niño.

Copernicus y los Sentinels

Sentinel Family Node Full Image 2

Aunque parece el nombre ideal para un grupo de música, Copernicus es el programa de observación más planetaria hasta la fecha. El último paso en la empresa que inició el Vanguard 2. Coordina más de una treintena de satélites y ha desarrollado una nueva generación de ellos, los sentinels, que nos van a permitir conocermucho mejor lo que ocurre en el planeta a tiempo real. El Sentinel-1A fue lanzado en abril de 2014 y a día de hoy nos provee de imágenes de radar de toda la tierra sea de día o de noche.

La familia de satélites Sentinel es la generación de satélites más avanzada hasta el momento

El Sentinel-2, diseñado para ofrecer imágenes ópticas de alta resolución de entornos terrestres, lleva en el espacio desde el 23 de junio de 2015. Hoy, si todo va bien, se le unirá el Sentinel-3 que complementa a su hermano menor y nos dará una perspectiva con grandísimo detalle de los mares y océanos. En los próximos meses, una serie de lanzamientos completarán la red de vigilancia con satélites centrados en la atmósfera (Sentinel-4), los polos (Sentinel-5) y la temperatura global de la superficie del mar (Sentinel-6).

Como dicen en la ESA, Copernicus "ayudará a dar forma al futuro de nuestro planeta" permitiendo políticas contra el Cambio Climático mucho más precisas y ambiciosas. Si la semana pasada hablábamos de que por primera vez estábamos escuchando los susurros del Universo, hoy damos un paso adelante en algo que también es importante: escucharnos a nosotros mismos.

Imágenes | ESA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos