Sigue a Xataka

Project Shield

Nvidia se ha labrado un nombre como fabricante de componentes. Bien para el usuario final en forma de accesorios o de chips para fabricantes, la compañía americana no tiene una gran experiencia lanzando dispositivos finales, sólo lanzaron las Nvidia 3D Vision.

En CES nos sorprendieron con un anuncio: Project Shield. Una consola basada en Android que permitía además ejecutar juegos en streaming por WiFi local desde el PC. En Las Vegas apenas salió de la urna pero en el Mobile World Congress la hemos probado.

Las bases de un gadget prometedor

Nos sentamos en una pequeña sala privada y empezamos a charlar con un representante de la compañía. Tras la presentación del producto en sí nos avisa: esto es sólo el principio; el dispositivo final que saldrá a la venta a finales de año será diferente.

Project Shield

No un rediseño radical pero sí habrá cambios además del nombre: habrá un rediseño y se conocerán las especificaciones finales del gadget. De momento sólo sabemos que lleva un procesador Nvidia Tegra 4, hasta ahí podemos leer. Acabamos con la charla y empezamos a jugar con él.

Hacer esta breve presentación no es baladí. Lo que veremos dentro de unos meses será diferente y ver la evolución con una nueva toma de contacto, además del análisis completo, es fascinante. Es la vida de un gadget, su crecimiento hasta convertirse en un producto final. Lo que hoy os explicamos es sólo el principio.

Cogemos Project Shield. La relación tamaño y peso es correcta. Tiene el peso, al cogerlo, similar al de un mando de una Xbox 360. Siempre he sido de la opinión de que un mando de consola debe ser algo pesado y en este caso Nvidia lo ha hecho bastante bien.

Project Shield

Es cómodo, no apuesta por sistemas de distribución de botones raros y todo es muy familiar. Gatillos en la parte trasera, dos sticks cóncavos (mejor que convexos en mi opinión) y unos cuantos botones en el centro para las funciones de Android: inicio, retroceso…

La bisagra que une pantalla y mando parece resistente, encaja bien al cerrar. Veremos si en la versión final resiste bien tanto movimiento. A nivel de materiales las sensaciones son un poco diferentes, bien al tacto pero visualmente hay que pulirlo un poco más, especialmente algunos detalles como los altavoces.

La pantalla, de cinco pulgadas, se ve sin ningún problema. Nada excepcional pero suficiente si tenemos en cuenta que se trata de un dispositivo de gama alta. Buena calidad, contraste y los juegos se ven sin problemas. Veremos qué tal con mucha luz ambiental.

Empezamos a jugar y vemos que Nvidia ha apostado por muy poca personalización en la capa de software. Algo que personalmente se agradece. Android sin más y luego su sistema de aplicaciones para los juegos del sistema, los de Tegra Zone y finalmente la conexión con el PC.

Probamos unos cuantos títulos de Tegra Zone y vemos que todo fluye tal y como se puede esperar en una consola de última generación. Aquí los controles marcan la diferencia y se nota mucho de jugar con controles físicos a pelear con los no siempre intuitivos y cómodos botones virtuales.

Nvidia Project Shield, primeras impresiones

Cuando Nvidia presentó este gadget en el CES he de reconocer que me gustó mucho la idea. Sin embargo, el formato me parecía un poco arriesgado y tras poder probarlo estos días veo que están haciendo las cosas muy bien, al menos en lo poco que hemos podido ver.

Project Shield

Hubo cosas en la demo que, por motivos técnicos, no hemos podido probar como por ejemplo la conectividad con el PC a través de Nvidia Grid, la función más atractiva de este Project Shield en mi opinión. Tendremos que esperar un poco para ver qué tal funciona y si podremos tirarnos, o no, al sofá a jugar con ella.

Hay dudas todavía con algunos aspectos como la batería, el rendimiento o los más comerciales como el precio final. Sin embargo, le damos un voto de confianza a Nvidia. Lo que ha enseñado tiene potencial para ser un producto de muy alta calidad.

Esperamos que esos cambios que nos promete Nvidia se traduzcan en mejores acabados, una batería que aguante bien y sobre todo que tenga proyección: que tenga lanzamientos, que se vaya actualizando… Nos dejan con la miel con los labios, hasta el tercer trimestre del año no lo veremos en el mercado.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

27 comentarios