Sigue a

Xbox 360

China es un país singular. Entre sus muchos motivos está la censura, que va más allá de la vida política y afecta a otros estratos como por ejemplo la cultura. De esto saben muchos los estadounidenses y la industria del cine con sus múltiples intentos, y fracasos, de entrar en el país asiático.

Dejando de lado esa cuestión, en China se están planteando acabar con la prohibición de las consolas que se puso en pie hace 13 años. De momento no es nada definitivo pero en el gobierno de este gigante se lo están planteando y podría ser posible en un futuro.

Trece años sin consolas en China, dos generaciones

Según un representante del ministerio de cultura, tal y como recoge China Daily, se está empezando a discutir sobre eliminar este veto. Tras realizar varias encuestas se están replanteando la situación aunque realizar el cambio no va ser fácil.

En el 2000, cuando se aprobó su prohibición, fueron siete ministros los que secundaron tal movimiento. Es por eso que ahora estos siete ministerios son los que tienen que ponerse de acuerdo con la decisión para que finalmente se ponga fin, o continúe que es otra posibilidad.

Si hacemos un repaso a esos 13 años, vemos que en ellos hay dos generaciones de consolas: aquella en la que tenemos a PlayStation 2, GameCube y Xbox entre otras además de la actual, que parece que llegará dentro de poco a su fin si los rumores con el nuevo hardware se cumplen, sin olvidarnos de Wii U claro.

En casi todas las industrias el interés por entrar en China es un denominador común y la de los videojuegos, tanto la de fabricantes de consolas como la de juegos, no quieren perder la oportunidad de entrar y conseguir un pedazo de mercado.

360

Si finalmente llega a buen puerto esta avanzadilla, tendremos en un futuro juegos en China. Sin embargo, no todo es un camino de rosas y es de suponer que el gobierno se encargará de regular este mercado en lo que respecta a contenidos y distribución de hardware.

Es decir, no van a llegar todos los juegos que podemos disfrutar aquí ni tampoco las mismas funcionalidades, o al menos no del mismo modo. Si tenemos en cuenta el cine como referencia, el futuro tampoco es demasiado optimista si tenemos en cuenta cómo se controla la distribución oficial de contenidos.

China tiene un control muy férreo en este aspecto, dando prioridad a las películas producidas localmente frente a los estrenos norteamericanos, previamente seleccionados y adaptados si fuera necesario. Quizá el videojuego podría sufrir la misma suerte si sale adelante.

Por otra parte, siguiendo con el contenido, tenemos la piratería: otro frente que el gobierno chino tampoco ha sabido, o ha querido según a quién le preguntes, atajar. Quizá de forma oficial no lleguen muchos juegos pero esta vía abre posibilidades de todo tipo.

Si nos centramos en la parte de hardware, esto supondría la entrada de marcas como Nintendo, Microsoft o Sony pero eso nos lleva a pensar si habría hueco para marcas locales o dispositivos un poco más diferentes como Ouya. Son supuestos pero sería interesante ver cómo se configura el mercado.

De todos modos, no olvidemos que de momento sólo se trata de una posibilidad y que el gobierno chino todavía no ha tomado una decisión firme. Se está hablando, según China Daily, pero todavía queda mucho camino por recorrer para que llegue la decisión final.

Vía | China Daily, Bloomberg

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

15 comentarios