Síguenos

Precios de la Xbox One y la PS4

Día importante para el mundo de los videojuegos. La feria E3 que se celebra en Los Ángeles comienza hoy con varias keynotes muy relevantes. Entre ellas, las de Microsoft y Sony, que podrían desvelar, entre otras cosas, cuáles serán los precios de venta de las nuevas Xbox One y PS4.

La rumorología y los primeros indicios ya han dado pistas sobre cuáles podrían ser esos precios. En el caso de la Xbox One, un anuncio en Amazon Alemania parece haber dejado claro que el precio inicial de la consola de Microsoft será de 599 euros, pero otras fuentes apuntan a precios inferiores, como en el caso de la PS4.

Así, la empresa de inversión Wedbush Morgan y su analista Michael Pachter sugirieron que los precios serían mucho más atractivos en su salida: la Xbox One costaría 399 dólares, mientras que la PlayStation 4 se situaría en los 349 dólares. En ambos casos no se tienen en cuenta subsidios que harían más atractivas en coste esas consolas para los usuarios finales.

La Xbox One copia el modelo de los subsidios en móviles

Esos subsidios afectarían especialmente a la Xbox One, que podría ser bastante más barata si los usuarios —sobre todo en Estados Unidos— la adquieren con algún tipo de contrato de televisión de pago.

Xbox One

Dadas las nuevas capacidades de la consola de Microsoft en este sentido, algunas productoras podrían seguir el modelo de los móviles y las operadoras, pero trasladándolo a este segmento de las consolas como centros de entretenimiento multimedia.

Creemos que la capacidad de ver televisión desde un operador de cable, de telecomunicaciones o de satélite a través de la Xbox One podría hacer que estas productoras impulsaran las suscripciones a través de una consola con subsidios a cambio de un contrato de varios años. La necesidad de las consolas de estar “siempre conectadas” parece significar que se necesitará siempre una conexión de banda ancha, lo que nos sugiere que los proveedores de Internet también tendrían un incentivo para ofrecer subsidios.

El modelo de Microsoft parece inteligente: con esos atractivos subsidios (las consolas podrían salir hasta gratis en ciertos contratos) atraerían a un gran número de usuarios, y eso a su vez atraería a la comunidad de desarrolladores con más fuerza.

Sony debe ser agresiva en precios

De cumplirse esas predicciones para la Xbox One, lo que está claro es que Sony debería plantear una estrategia de precios agresiva. Como señalaba el propio Pachter, el alto precio base de la PS3 afectó a su popularidad a largo plazo. Aquellos 599 euros de la versión de 60 GB (la única que incluía el casi imprescindible puerto HDMI) probablemente asustaron a muchos potenciales compradores.

PS4 Diseño conceptual (no oficial) de la PS4

Sin embargo, en aquella época las unidades Blu-ray eran especialmente caras y su producción inicial dio muchos traspiés por la novedad del formato. De hecho, problemas de suministro provocaron el retraso de la llegada de la PS3 a Europa, que no se produjo hasta marzo de 2007. Los singulares procesadores de la PS3 no ayudaban tampoco demasiado, y esos componentes tan exclusivos fueron la causa de esos elevados precios iniciales.

Hoy en día esos problemas de producción no parece que vayan a existir: con la adopción de una arquitectura x86 tradicional con APUs de AMD ese apartado parece bien cubierto. Lo mismo ocurre con su tarjeta gráfica o con la probable unidad Blu-ray que también debería formar parte de la PS4.

El único coste especial que podría incrementar el precio de la PS4 es el de esa interesante memoria GDDR5 que será protagonista en la consola de Sony, y que es claramente más cara que la memoria DDR3 integrada en la Xbox One. Pero también es importante tener en cuenta que en principio la PS4 no incluye un periférico como Kinect, que ya de por sí debería incrementar sensiblemente el precio de la Xbox One.

Quinielas y conclusiones

Pachter no es desde luego el periodista que más ha acertado en este tipo de predicciones, y de hecho los precios reflejados por su consultora —y apoyados por otros analistas— me parecen excesivamente bajos, sobre todo considerando que estamos hablando de las primeras ediciones de una nueva generación de consolas.

Xbox One

Teniendo en cuenta todo lo dicho —Kinect obligatorio en la Xbox One, memoria GDDR5 en la PS4— parece probable que la consola de Microsoft cueste más que la de Sony, y en ambos casos el precio podría situarse a caballo entre esas estimaciones de esos analistas y lo que costaron las generaciones anteriores.

En mi opinión, el precio de la Xbox One será de 499 dólares, mientras que el de la PlayStation 4 sería de 449 dólares para los modelos base. A partir de ahí la llegada de subsidios parece probable en el caso de la Xbox One, pero solo en Estados Unidos, donde esa función de PVR parece totalmente orientada a ese mercado.

En Xataka | ¿Será éste el precio de Xbox One?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

46 comentarios