Compartir
Publicidad

Streets of Rage, el clásico juego que relaja a Pablo Escobar en la segunda temporada de Narcos

Streets of Rage, el clásico juego que relaja a Pablo Escobar en la segunda temporada de Narcos
Guardar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad
Pantalla de Streets of Rage que aparece en la segunda temporada de Narcos

Ayer Netflix estrenó en todo el mundo la segunda temporada de Narcos, una de las series propias estrella del servicio de streaming a la carta. Aunque algunos se lo tomen como un tremendo spoiler, Pablo Escobar muere y los diez nuevos episodios se centrarán en contar la caída del narcotraficante colombiano.

Sin embargo, mientras va desarrollándose este desenlace, la serie nos va dando oportunidades para seguir conociendo más de cerca a Pablo. Su cara más íntima y familiar brilla en las escenas junto a su esposa, Tata, su madre, Hermilda, y su primogénito, Juan Pablo. Y precisamente junto a su hijo, en el segundo capítulo de esta temporada, Cambalache, hay un guiño genial a los juegos de lucha de los años 90 y a Sega.

Pablo Streets Of Rage Pablo Escobar y su primogénito jugando a Streets of Rage en la segunda temporada de Narcos.

Mientras la DEA, la CIA y el gobierno colombiano estrechaban el cerco contra Pablo después de lo sucedido en La Catedral, el narco pasaba los días cambiando de residencia para evitar que le pillaran. En una de esas casas, vemos a Pablo y a su hijo jugando al famoso Streets of Rage, el famoso beat 'em up que Sega lanzó en 1991 para la Mega Drive.

En concreto, las imágenes que nos muestra Narcos corresponden con la primera pantalla del juego, manejando a Axel y Adam, los dos personajes principales masculinos.

Streets of Rage vs Final Fight

Streets Of Rage

Sega publicó Streets of Rage con la intención de replicar el éxito de Final Fight de Capcom y del mítico Double Dragon, ambos editados a finales de los años 80. Y como en aquellos títulos, el mecanismo de juego consistía en moverse de lado a lado de la pantalla para ir derrotando enemigos, incluyendo un jefe final al terminar cada ronda (en este caso era Nora).

También podíamos recoger armas como cuchillos o botellas y usar un ataque especial, que en el caso de Streets of Rage era un coche de policía que aparecía desde el lado izquierdo lanzando bombas y haciendo daño a todos los enemigos.

Como decíamos, Streets of Rage salió primero para Mega Drive, aunque fue llegando con el paso de tiempo a Game Gear, Mega-CD, Master System y, más adelante, a Wii e incluso iOS. Acabó siendo editado en el pack Sonic's Ultimate Genesis Collection del 2009 para Xbox 360 y PS3.

¿Este juego en Narcos? No es casualidad

¿Y por qué los productores de Narcos han decidido hacer ese guiño retro con Streets of Rage y no con Final Fight o Double Dragon? En primer lugar, porque era un juego reciente en la época en la que se ambienta este segundo episodio (septiembre de 1992), y, teniendo en cuenta lo caprichoso y vanidoso que era Pablo Escobar, el séptimo hombre más rico del planeta por aquellos años, seguro que se preocuparía por probar el juego de moda con su hijo.

Por otro lado, y ojo que es un pequeño spoiler si aún no lo viste, el avance de la trama argumental en este capítulo nos muestra cómo Pablo hace que regrese la violencia a las calles de Medellín. ¿Que estuvieron muy cerca de atraparle? Su respuesta es directa y contundente: con muertes y sembrando el miedo de nuevo en la ciudad de su cartel. Por tanto, Streets of Rage (Calles de Rabia), parece un guiño para mostrar el contraste entre el sanguinario narcotraficante y el dulce padre de familia que era Escobar.

No es la primera vez que Narcos hace un guiño al mundo de los videojuegos. En la temporada 1, en el episodio 10, cuando Pablo ya estaba en La Catedral, hubo una escena en la que veíamos a sus secuaces jugando a en la máquina recreativa a Area 51.

Narcos Area 51 Secuaces de Pablo Escobar jugando a Area 51 en La Catedral (Narcos, primera temporada, episodio 10).

El problema es que aquí tuvieron un pequeño error de producción: Area 51 no salió al mercado hasta el año 1995 y por entonces la serie se ambientaba en 1992. ¿Un fallo o una concesión fruto del "realismo mágico"?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos