Compartir
Publicidad
Cómo Deadpool ha pasado de ser "ese secundario chistoso" a petarlo en cómics y cine
Cine y TV

Cómo Deadpool ha pasado de ser "ese secundario chistoso" a petarlo en cómics y cine

Publicidad
Publicidad

Ha roto Hollywood. Esa es la frase que me vino a la cabeza en cuanto vi que 'Deadpool' había hecho unos datos absolutamente espectaculares en su fin de semana de estreno en Estados Unidos: ¿Os acordáis de cómo '50 sombras de Grey' fue la película de San Valentín del año pasado? Pues la nueva peli de superhéroes la ha superado a ella y a unas cuantas pelis más.

Así el próximo viernes llega a España 'Deadpool', película basada en el personaje de Marvel y con el que FOX parece haber acertado de pleno. Pero ¿quién es ese Deadpool y por qué ha pasado de ser alguien que nadie conocía a ser lo más?

El personaje que nació de un pique

Newmutants Deadpool

Masacre, como se conoce a Deadpool en España, hizo su debut en el número 98 de 'The New Mutants' ('Nuevos Mutantes'), cómic escrito por Fabian Nicieza y dibujado por Rob Liefeld (ROB! para los amigos) hace veinticinco años, época de esplendor y de superestrellas dibujando. El personaje hizo su primera aparición junto a Gideon y a Dominó, formando parte de la evolución de la serie hacia algo más letal, extremo y que se transformaría en un par de entregas más en 'X-Force'.

Liefeld vendió el personaje a su editor diciendo "Este es Spiderman malote. Con espadas y pistolas"

La idea que tenía ROB! en mente fue la de crear una versión "gamberra" de Spiderman: un mercenario gracioso, que no callara y que, sobre todo, cerrase los morros a Todd MacFarlane, dibujante y guionista superventas del héroe arácnido que picaba a Liefeld sobre lo cómodo que resultaba dibujar a un personaje enmascarado frente a tantas caras que tenía que dibujar su amigo.

Así Liefeld creó e ideó el personaje como un mercenario enmascarado contratado para acabar con Cable, líder de Los Nuevos Mutantes. Liefeld le dio su carácter violento, Nicieza, cuyo papel estaba relegado a diálogos y poco más, conformó su personalidad y su rasgo de "bocazas"... y Bob Harras (editor de las series de X-Men) fue el que determinó que el personaje tenía un filón impresionante e insistió para que apareciera en 'X-Force' de algún modo u otro.

Deadpoolcard

De hecho, lo de un modo u otro fue literal: el 'X-Force' #1 vendió casi cuatro millones de copias (cifra espectacular, pero fue el segundo cómic más vendido de 1991) y todos y cada uno de ellos llevaba un cromo de Masacre, quien solo había tenido una aparición en el momento. Tanto a los jefes como a Liefeld les gustaba el personaje así que pronto comenzó a aparecer habitualmente en la nueva serie.

Sin embargo, pese a los esfuerzos continuos por parte de Marvel de lanzar al personaje, jamás alcanzó el éxito esperado. Sí que tenía una base de fans e incluso podríamos considerarle un personaje de culto... pero durante más de quince años el personaje pasó con más penas que gloria por las estanterías de las tiendas.

Quizá el mayor esfuerzo editorial de los 90 con Deadpool fue la serie que guionizó Joe Kelly y que asentó al personaje tal y como lo conocemos hoy en día. Con secundarios tan míticos como la Ciega Al y Comadreja (una "copia" del socio de Punisher) e historias absolutamente geniales como la vez que viaja al pasado y acaba metido en una historia del Spiderman de John Romita (años 60), Kelly puso grandes semillas e ingredientes de Masacre: rupturas de cuarta pared, referencias meta, guiños al lector, cachondeo y socarronería de un personaje bocazas pero con su lado trágico ante su deformidad facial.

"Con Masacre podíamos hacer lo que quisiéramos porque todo el mundo esperaba su cancelación cada cinco segundos, así que nadie prestaba atención" (Joe Kelly)

La etapa de Joe Kelly (que Panini ha editado en un Colección Extra Superhéroes) terminaría en 1997, tras dos años con la sombra de la cancelación cerniéndose sobre ella. Simplemente no vendía lo suficiente en una época en la que Marvel estaba en la quiebra. Nunca terminó de despegar y ni siquiera un relanzamiento en 2002 con el nombre de 'Agent-X' y los guiones de Gail Simone lograron captar público.

Un éxito tardío

Deadpool Pancakes

Cuenta Axel Alonso, actual editor jefe de Marvel, que cuando le asignaron la edición de Masacre las cosas estaban mal en plan "tener medio cómic". Literalmente, porque en 2004 se editaba 'Deadpool & Cable', serie bastante recomendable guionizada por Fabian Nicieza pero que tampoco duraría demasiado.

Podríamos decir que 'Deadpool' empezó a ser un éxito en 2008, con un relanzamiento hiperviolento y divertido realizado por Daniel Way y Paco Medina algo "muy diferente a lo que se estaba haciendo en Marvel", según palabras del editor... y a partir de ahí se fueron sucediendo continuas series y miniseries del personaje: la gente empezó a tener un hambre voraz.

Así, desde 2008 en Marvel han trabajado incansablemente para conseguir el éxito de Masacre y sus miniseries con iniciativas que llamen la atención y una gran mezcla de violencia y cachondeo puro. Además con tratamientos distintos por parte de distintos autores pero compatibles entre sí. El 'Deadpool' de Gerry Duggan y Brian Posehn ofrecía al personaje en toda su grandeza y locura, mientras que Rick Remender lo humanizaba en 'Uncanny X-Force' y una cosa no chocaba con la otra.

Una muestra de ese hambre es que a día de hoy Marvel publica cuatro series regulares con Masacre de protagonista, incluyendo una en la que es líder de un equipo de Vengadores. Además los títulos de 'Deadpool' son habituales en los tops de ventas de cómics tanto en Estados Unidos como en España, según nos asegura Julián Clemente, Editor Marvel en Panini Cómics:

"Es un personaje que agota tiradas y obliga a reimprimir, y por ese motivo estamos recuperando sus historias clásicas"
Deadpool Spidey Cover

Pero no solo agota tiradas de lo nuevo, sino precisamente de lo clásico como el material de Kelly que espera ahora una nueva reedición en formato Marvel Héroes (tapa dura, tomo grande). Para Clemente, Masacre ha conseguido enganchar a la generación más jóvenes de lectores: chavales de once, doce años en adelante, pero también a los de veintitantos.

Se trata de una generación con sed de héroes gamberros, antihéroes cachondos y que no quedó del todo satisfecha con otros fenómenos como 'Kick-Ass', cuya aparición es paralela al comienzo del éxito de Deadpool.

La clave del éxito puede venir por el hecho de ser esa(s) colección(es) en la que Marvel guiñaba al lector y mostraba algo que ha ido demostrando en cine y televisión durante estos últimos años: a los superhéroes hay que darle la seriedad justa, es un género para pasárselo bien, sufriendo a veces y divirtiéndose mucho.

De hecho Axel Alonso reconoce que gracias a que Deadpool es mitad Punisher mitad Bugs Bunny sus series son una "dramedia" que han abierto la puerta para publicar series como 'Howard the Duck' y 'Unbeatable Squirrel Girl' (ambas que para mí son un MUST), que cuentan con esa ruptura de la cuarta pared y guiño continuo al lector.

'Deadpool' también arrasa en el cine

A la espera de su inminente estreno en España, abríamos este artículo diciendo que 'Deadpool' había arrasado, como avalan los 265 millones de dólares recaudados a nivel mundial en un solo fin de semana. Un fenómeno que analizan muy certeramente nuestros compañeros de Magnet.

La crítica parece unánime: es muy divertida, desternillante, con sus fallos, pero que capta muy bien lo que es Masacre: ese mercenario bocazas que no calla ni debajo del agua. Una película que, pese a no ser para todos los públicos, ha logrado llamar a jóvenes y adultos con ganas de despiporre y chimichanga.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos