Compartir
Publicidad
Llevo más de un año con un coche eléctrico y esta es mi experiencia
Automóvil

Llevo más de un año con un coche eléctrico y esta es mi experiencia

Publicidad
Publicidad

Parece que el futuro pasará indiscutiblemente por los coches eléctricos que, poco a poco, van llegando a nuestras ciudades. Sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de usuarios usa su coche para ir y volver del trabajo a diario, para desplazamientos cortos de no más de 100 kilómetros por día. Esto, entre otras muchas cosas, hace de los coches eléctricos la mejor de las alternativas, pero… ¿por qué su penetración sigue siendo tan baja en España?

Nosotros hemos hablado con tres usuarios de diferentes modelos de coches eléctricos en nuestro país, además de con AUVE (Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos). Diferentes perfiles, diferentes profesiones y una misma motivación: el amor por este tipo de vehículos y su defensa a ultranza (aunque también tienen sus “peros”) después de llevar más de un año usándolos.

Aunque es indudable que el mercado de vehículos eléctricos en nuestro país va creciendo (y cada vez más rápido), lo cierto es que los datos de matriculaciones de este tipo de coches comparados con el resto, son aún muy pequeños.

Coches eléctricos, ¿es ahora su momento?

Los números no salen para el coche eléctrico en España

Quizás por falta de información, quizás por falta de conciencia. O quizás por falta de autonomía, uno de los grandes problemas que aún presentan los coches eléctricos. Sea como fuere, estamos ante un tipo de vehículos que tienen ahora mismo 12.000 usuarios en nuestro país, según datos proporcionados por AUVE.

Según estadísticas sacadas a la luz el pasado mes de septiembre por la patronal de fabricantes Anfac, de enero a agosto de 2016 se produjo un alza interanual de más del 98%. Se han vendido 2.942 unidades de vehículos eléctricos (teniendo en cuenta en esta cifra los coches, pero también el transporte público o los modelos industriales). Aún así, si comparamos con el total de ventas queda en algo irrisorio, casi anecdótico. En el mismo periodo de tiempo se vendieron 800.000 turismos “tradicionales”.

Sin embargo, encontramos países como Noruega, paraíso por excelencia del coche eléctrico dónde la cuota de penetración alcanza el 22%. ¿Qué tiene que no tenga España? Una visión de futuro excepcional, ayudas económicas que son de verdad y que están bien organizadas. "El estado hace fluir la información de las ventajas del coche eléctrico de manera organizada y fiable”, dicen desde AUVE.

(Un dato: Noruega quiere prohibir la venta de coches de combustión para 2025).

La motivación antes de la compra: “Buscaba fórmulas para aportar mi granito de arena a la lucha contra el cambio climático”

Antes de lanzarnos a la piscina y comprar un coche eléctrico, está claro que todos tendríamos nuestras dudas. Una serie de expectativas en mente y un pulso dubitativo, sobre todo teniendo en cuenta el precio de este tipo de vehículos (bastante alto) y la falta de información. Si sucede antes de comprar un coche tradicional, es lógico que surja al sumergirnos en este “mundillo”, por desgracia, aún bastante desconocido en nuestro país.

Ana González es de Lanzarote, tiene 43 años y es administrativa. Hace dos años que tiene un Nissan Leaf (líder de ventas en nuestro país en coches eléctricos) y asegura que fueron varios factores los que le condujeron a decidirse por él.

Ana Coche Electrico

Lo vio por primera en una exposición de Nissan hace aproximadamente 5 años. “En aquel entonces me pareció un sueño hecho realidad, asegura. “Un vehículo totalmente eléctrico y con un diseño único, además de espacioso y práctico. Desde el momento que lo vi dije que sería mi próximo coche, si llegado el momento me lo podía permitir, económicamente hablando”, dice.

Por supuesto, antes de comprarlo hizo un estudio de lo que se ahorraba en todos los sentidos: desde revisiones anuales a coste del kilómetro. Es fundamental tener información completa de las diferentes características de cada uno de los modelos de coches eléctricos que encontramos en el mercado antes de decantarnos por uno u otro.

Hablamos también con Francisco Pascual, policía, 39 años. Su principal motivación es buscar la sostenibilidad en todos los ámbitos de su vida. Tanto es así que, por ejemplo, hasta que consiga ser autosuficiente, tiene contratado el suministro eléctrico con una cooperativa energética que compra en el mercado eléctrico sólo energía 100% renovable. Su coche eléctrico es parte de su filosofía de vida.

Indagando, hace poco más de un año que se informó acerca de la movilidad eléctrica y decidió comprarse un Peugeot ION. “Buscaba fórmulas para aportar mi granito de arena a la lucha contra el cambio climático, que para mí es una obligación moral de primer orden y un serio problema que nos afecta a todos”, comenta Francisco.

¿Falta información sobre el coche eléctrico?

Tesla

Carlos Delgado tiene 41 años, su dedicación principal es la de bombero forestal y conduce un Tesla model S85. Él asegura que siempre ha estado pendiente de este tipo de coches desde pequeño. “Será porque los primeros coches que tenemos para jugar suelen ser eléctricos, y los motores eléctricos tienen algo que engancha”. Es un usuario experimentado en este tipo de movilidad, tiene una MTB eléctrica y un mono ciclo eléctrico, y antes de hacerse con su imponente Tesla, contaba con un Nissan Leaf. Es un usuario informado por su pasión por este sector.

Eso sí, el resto de conductores y desde AUVE, aseguran que falta información. Muchos no habían oído hablar demasiado sobre este tipo de vehículos, dicen que han tenido poca información y que las marcas no los promocionan de la misma manera que otros modelos. “La imagen que tenía de ellos era más parecida a un juguete que a un medio de transporte eficaz y limpio, que es lo que realmente son”, dice Francisco Pascual.

Lo cierto es que aunque el Gobierno ha ofrecido subvenciones para este tipo de vehículos a través del plan MOVEA, no ha tenido la suficiente “publicidad” como para que el común de los mortales sepa de qué va la cosa, qué ofertas puede encontrar, qué modelos existen, qué autonomía tienen. En fin, todo ese tipo de cosas necesarias que, si le preguntamos a alguien por la calle… es probable que no tenga ni la menor idea.

“Información, falta mucha información. El coche eléctrico ya es una realidad viable, pero las familias tienen miedo porque no conocen sus ventajas”, aseguran desde AUVE. “También hay que pensar que en cierta medida es un miedo al cambio, nos cuesta cambiar de mentalidad y actualmente el coche eléctrico exige algún cambio en nuestros hábitos...Hay que enchufarlo todas las noches, como el móvil.”

Hay miedo, entre otras cosas, a que la factura de gastos de la familia se dispare, pero lo cierto es que aunque tenemos de los precios más altos de Europa en electricidad, la gasolina es 10 veces más cara que la luz. “Para hacer 800 Km yo me gasto 6€ de luz mientras que en gasolina no bajaba de los 60€”, dice Nacho García, Vocal de AUVE.

Lo mejor del coche eléctrico: silencioso, limpio, sostenible

Entre nuestros tres usuarios de coches eléctricos encontramos adjetivos comunes: silencioso, limpio, sostenible, confortable. Todos encuentran más ventajas que inconvenientes a este tipo de vehículos.

“Lo que más me gusta de conducir mi Nissan Leaf es la calidad de la conducción. El automatismo me encanta. Además es como si el coche se deslizara por la carretera”, nos dice Ana.

Francisco está encantado. Asegura que es limpio, silencioso, que su mantenimiento es prácticamente residual y que además tiene un funcionamiento súper eficiente. “Con una carga completa de 16 kw hemos llegado a hacerle 152 km con un coste de 1,16€ IVA incluido”, explica.

Foto Francisco Familia

Para que nos hagamos una idea de la eficiencia de esta tecnología, un coche de combustión que tenga un consumo mixto de 6 litros de gasoil a los 100 km, a 1 euro por cada litro, gastaría unos 9 euros aproximadamente, para hacer los mismos 152 km. Conclusión: el ahorro en combustible es muy reseñable.

Igual opina Nacho García desde AUVE, que ve complicado centrarse en una sola ventaja: medioambiental, suavidad en la conducción… “¡Y aunque parezca raro: el ahorro! Con las ayudas estatales, la diferencia entre un coche eléctrico y su equivalente de combustión, se amortiza en unos 4 años”, asegura.

“Yo personalmente, me estoy ahorrando 70€ limpios todos los meses, sin contar con que la revisión de mantenimiento es menos de la mitad que en uno de combustión y que al tener menos partes móviles que uno de combustión, el eléctrico tiene menos averías”, explica.

La autonomía sigue siendo su talón de Aquiles

Y si decíamos que para halagar este tipo de vehículos encontrábamos palabras similares, también encontramos un objetivo común en cuanto a desventajas: la limitada autonomía.

Aunque eso es algo que podría encontrar, por el momento, la horma de su zapato en la inexistente red de recarga de nuestro país. Y es que si no tienes un garaje en el que cargar tu coche, se hace realmente complicado usar este tipo de vehículos. Al igual que encontrar estaciones de recarga en nuestra red de carreteras. Suena impensable por el momento.

Hagamos una cosa: pensad un instante cuántas estaciones de recarga de vehículos eléctricos habéis encontrado en vuestra ciudad (...) ¿Tenéis en mente más de una o dos? Puede que incluso no hayáis visto ninguna.

Hay pocos coches eléctricos en circulación aún, por lo que no se fomenta la colocación de los puntos de recarga. Y si no se fomenta, probablemente seguirá siendo un mercado reducido. La pescadilla que se muerde la cola.

Renault Twizy

“Lo que menos me gusta del coche es la limitada autonomía para viajes de larga distancia. En otros países europeos se suple esta carencia con una infraestructura de recarga a nivel estatal, pero en España, ésta es inexistente y en las ciudades es limitada”, nos confirma Francisco.

Carlos también apunta al elevado precio de compra de este tipo de vehículos. Estamos hablando de que los más baratos del mercado rondan los 20.000 euros, como el Renault Zoe. También Renault ha sacado un cuadriciclo (para una persona dos personas), Twizy, que cuesta entre 7.200 y 7.900 euros aproximadamente, según el modelo. Una buena alternativa para todos aquellos que busquen un vehículo eléctrico para moverse por la ciudad.

“Esto no tiene vuelta atrás”

Después de conocer las diferentes opiniones en cuanto al uso del coche eléctrico por parte de estos conductores, nos preguntamos: Oye, ¿qué conclusión sacáis? Y no hay conclusión más certera que la respuesta a la siguiente pregunta: ¿volveríais al coche tradicional?

El que más claro lo tiene es Carlos, propietario de Tesla, que asegura que nunca volvería a conducir un coche que no fuese eléctrico. Esto no tiene vuelta atrás, y a casi todo el mundo que tiene un vehículo eléctrico le suele pasar lo mismo”, nos afirma tajante.

Francisco va “por el camino” de Carlos, aunque aún conserva de segundo coche en casa, un monovolumen diesel que apenas usa 10 o 15 días al año. Por ello, su familia está valorando vender los dos y adquirir un eléctrico de más autonomía. “Además cuando lo uso tengo la sensación de que estoy utilizando algo obsoleto, acostumbrado al eléctrico”, asegura.

Ana, sin embargo, lo haría si no le quedasen más opciones. Para ella la limitación de la autonomía es una preocupación, aunque está enamorada de su coqueto Nissan Leaf. “Me encanta mi coche eléctrico por lo que veré todas las opciones antes de tomar esa decisión”, dice.

Insuficientes ayudas y grandes impedimentos: “A nivel de Gobierno central se puede hacer mucho más, y sobre todo, mucho mejor”

Foto Karlos Tesla 3

Otro punto en común en la opinión de los usuarios de distintos coches eléctricos, así como desde la Asociación de Usuarios, es la falta de ayudas y los grandes impedimentos a la hora tanto de comprar como de desenvolverse en carretera una vez adquirido.

“A nivel de Gobierno central se puede hacer mucho más, y sobre todo mucho mejor”, dicen desde AUVE. “Las ayudas económicas se quedan muy cortas, dan para muy pocas unidades y ya no solo es eso, también están muy mal gestionadas. La legislación actual tampoco termina de ayudar, dejan muchos vacíos legales que solo sirven para meter miedo a los entes y empresas que de verdad apuestan por la movilidad eléctrica”, sentencian.

La red de recarga, como decíamos antes, es también insuficiente. Y es algo absolutamente vital para el correcto desarrollo de este mercado. “Con normativas que dificultan la implantación de redes de recarga (como la de gestores de recarga) y que solo favorecen a las grandes empresas energéticas que no están apostando por el cambio realmente, siempre se utiliza el vehículo eléctrico para hacerse la foto y dar una imagen de ecológico y moderno, y después nada de nada”, nos explica Carlos enfadado.

Foto Karlos Tesla 2

“Y encima de que ya de por sí hay pocos puntos de recarga, en muchas ocasiones la falta de civismo de las personas hace que aparquen sus "petroleros" en estas plazas imprescindibles para poder recargar, ¿se le ocurriría a alguien aparcar en los surtidores de gasolina?”, continúa.

Ana también cree que queda muchísimo por mejorar por parte de la administración, y cree que, aunque es un mercado que puede evolucionar más rápido, no sucede así porque “no interesa”. Aunque admite que del mismo modo habría que mentalizar a la gente de las ventajas que suponen este tipo de vehículos.

“Lo ideal sería, sobre todo en las Islas Canarias en las cuales disponemos de energías renovables limpias, poder recargar nuestros vehículos con placas solares o energía eólica", sugiere. "Estoy segura de que llegará el momento en que lo podamos hacer, pero sinceramente me decepciona muchísimo ver todo lo que se podría mejorar y que, debido a los que toman decisiones, todavía estemos en este punto en el siglo XXI”, dice Ana.

¿Qué le depara al sector en 10 o 15 años?

Para el año que viene se prevén novedades significativas, como el Opel Ampera-E (500km de autonomía), o la mejora de modelos existentes respecto a su autonomía, talón de Aquiles del vehículo eléctrico. Otros ejemplos son el Renault Zoe, o Nissan Leaf y, sobre todo, la llegada del Tesla Model 3, vehículos que van a tener un precio algo superior de adquisición a los de su segmento, pero gracias a su eficiencia y bajo mantenimiento el precio final va a ser muy inferior respecto a éstos.

“Yo creo, y espero no equivocarme, que en 10 o 15 años, va a haber algunas ciudades que van a ser irreconocibles, dice Francisco. “Se va a mejorar la calidad de vida de forma sustancial gracias a la movilidad eléctrica y, por supuesto, se verán bastantes coches totalmente autónomos, es una tecnología que está muy avanzada aunque esté, aún, en fase de pruebas”, concluye.

Su visión desde luego es positiva y con grandes expectativas con respecto a este tipo de coches, pero no todos opinan igual. Y es que aunque en principio parece que la evolución del mercado se encamina al coche eléctrico, “esta historia es ya vieja”, dice Carlos.

“Sigo desconfiando de la industria automovilística y su fuerte inercia a seguir con el modelo actual de vehículos de combustión interna, pero confiemos en que todos los modelos que están presentando últimamente no sean vehículos de compromiso y poco más”, sentencia.

Car2Go: el vehículo eléctrico disponible para todos los madrileños

Car2go

Hace unos días conocimos que Car2go, servicio que probamos hace unos meses, alcanzó en septiembre los 2 millones de usuarios en todo el mundo. 1,1 millones corresponden a Europa y 112.000 a Madrid, la única ciudad de España en la que está disponible, y en la que ha tenido una acogida fantástica. De un año a esta parte han aumentado en un 43% los usuarios de este servicio de movilidad en coche eléctrico.

En la capital podemos encontrar 500 coches y 33 puntos de recarga; puntos que, por cierto, ha instalado la propia empresa, dada la prácticamente inexistente infraestructura que existía antes de su llegada.

“Es un buen sistema para que cualquier ciudadano pueda probar un vehículo eléctrico y disfrutar de sus ventajas. Supongo que dará un buen empuje a la hora de convencer a la población de que ya existen vehículos sostenibles en los que te puedes desplazar cómodamente y cion un coste muy bajo”, nos dice Ana.

En zonas rurales es aún desconocido, como nos comenta Carlos, además de algo difícil de implantar. Aunque de seguir con este crecimiento vertiginoso no descartamos que sus “redes” atrapen más ciudades españolas en un corto plazo (se espera que Car2go llegue a Barcelona en 2017).

Conocemos a fondo AUVE: Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos

Desde AUVE han dado respuesta a muchas de nuestras preguntas, y hemos visto su opinión al respecto de varios puntos a lo largo de este reportaje. Pero, ¿qué es y quién hay detrás de AUVE? ¿A qué se dedican exactamente?

La Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos es una asociación a nivel nacional, sin ánimo de lucro, que representa a los usuarios de vehículos eléctricos.

“A principios del 2015, un grupo de usuarios del foro ForoEV.com nos dimos cuenta que no había nadie que defendiera los intereses de los usuarios, pues hay asociaciones que agrupan a diferentes sectores empresariales relacionados con el vehículo eléctrico, pero ninguno exclusivamente a los usuarios y nos organizamos para crear AUVE”, nos explica Nacho García, Vocal.

Es una asociación formada por personas con interés en el vehículo eléctrico, lo tengan o no. Cuentan con socios de todas las edades, desde recién sacados el carnet, hasta gente con mucha vida y sabiduría a sus espaldas, tanto hombres como mujeres, y con muy variados puestos laborales: profesores, funcionarios, enfermeros, autónomos…

Foto Auve

“El coche eléctrico y, por extensión, la preocupación por el aire que respiramos no conoce ni edades ni profesiones”, nos dicen desde la asociación.

Y como en toda asociación, hay gente más proactiva y con más ganas de participar. De estos socios salen los Delegados de Provincia, que son los encargados de asesorar gratuitamente a los ayuntamientos y centros comerciales.

Su principal labor es la divulgación en varios ámbitos, desde ayuntamientos a los que les asesoran con medidas para impulsar el vehículo eléctrico; a centros comerciales, restaurantes y demás negocios, para que el vehículo eléctrico pueda ayudarles a dar un servicio de valor añadido (e incluso rebajar los gastos de transporte); pasando por centros de enseñanza en los que dan charlas sobre la realidad del vehículo eléctrico.

También se encargan de organizar Ferias para todos estas entidades anteriormente descritas, para que una vez han dado el primer paso, ayudarles a dar a conocer sus iniciativas a su ciudadanía y vecinos.

La labor de concienciación que realizan es encomiable, pero está en manos de todos como ciudadanos continuar con la tarea de divulgación de las ventajas de este tipo de movilidad, limpia, cómoda y sostenible.

Más sobre coches eléctricos en Xataka

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos