Compartir
Publicidad

Se estima que uno de cada tres automóviles contará con sensores biométricos para 2025

Se estima que uno de cada tres automóviles contará con sensores biométricos para 2025
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si echamos un vistazo a las últimas noticias acerca del futuro del coche parece que todo se concentra en la conducción autónoma, la cual se pronostica estará presente de forma importante durante la siguiente década. Pero no es la única tecnología que veremos en los próximos años, ya que dentro de las predicciones también nos encontramos con una presencia importante de sensores biométricos.

Sí, a día de hoy existen varios accesorios y aditamentos que nos permiten acceder a un vehículo por medio de nuestra huella o iris, pero lo que veremos en el futuro va más allá de esto, ya que no se trata de que el coche esté seguro ante un acceso no autorizado, sino que nosotros estemos seguros dentro de él, ya que estos sensores se encargarían de monitorizar nuestro salud y actividad ante el volante.

No se trata de la seguridad del coche, sino de la nuestra

De acuerdo a un informe de Frost & Sullivan Intelligent Mobility Team presentado en el NFC World, para el año 2025 uno de cada tres coches contará con sensores biométricos como parte de los aditamentos de seguridad del vehículo.

Según este estudio, diversas empresas en el campo de la tecnología de la salud están desarrollando productos para el análisis y almacenamiento de datos, los cuales contarán con conexión a la nube en todo momento y estarán diseñados para incorporarse a una amplia gama de automóviles a través de sensores, escáneres y cámaras.

Biometrics In The Automotive Industry

Los fabricantes automotrices ya están trabajando de la mano con estas compañías para incorporar características de seguridad biométrica en los vehículos, las cuales podrían incluir reconocimiento de huella digital, iris, voz y gestos, que servirían en un inicio como una capa extra de seguridad al identificarnos como el conductor autorizado del vehículo, para posteriormente analizar nuestros latidos y ondas cerebrales, con lo que el vehículo podrá determinar nuestros niveles de estrés y fatiga, además de que monitorizará en todo momento nuestros párpados y expresiones faciales.

Con esta información, el coche será capaz de determinar si somos aptos para conducir, y en caso de detectar alguna anomalía dará aviso a los contactos de emergencia y detendrá el vehículo, además de que servirá como método de contacto ante un posible accidente.

El objetivo de estos desarrollos es estandizar su uso en coches, ya que los fabricantes no tendrán que invertir en investigación y desarrollo, porque sólo necesitarán añadirlos a los sistemas de sus automóviles.

Más información | Frost & Sullivan Intelligent Mobility Team
En Xataka | La carrera tecnológica de dentro del coche para mantener al conductor despierto y concentrado

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos