Compartir
Publicidad
¿Qué tienen de revolucionarios los altavoces de Devialet para interesar a Renault, Foxconn o Jay Z?
Audio

¿Qué tienen de revolucionarios los altavoces de Devialet para interesar a Renault, Foxconn o Jay Z?

Publicidad
Publicidad

Posiblemente ni hayas escuchado hablar sobre esta startup francesa, pero está inmersa en una de las rondas de financiación más potentes del viejo continente: 100 millones de euros llegados de compañías bastante diferentes, todas ellas interesadas en su especial tecnología de sonido.

Devialet tiene como principal reclamo unos altavoces, de mediano tamaño y llamativo aspecto, pero encierran tecnología que todos quieren controlar. Vamos a dar algunos nombres de inversores para medir la magnitud de esto: está la compatriota Renault, también Foxconn junto a Sharp, o Playground Global, la incubadora de Andy Rubin. Comentar que el creador de Android compró 50 altavoces para su empresa.

Os he puesto varios ejemplos de gente que apoya a los Devialet, pero de ahí extrapolamos que son interesantes para el coche, también para el hogar, y por qué no, la palma de nuestras manos. La lista la podemos extender con nombres como el grupo coreano Naver, la americana Roc Nation, que es la empresa de entretenimiento de Jay Z, además de otros inversores franceses.

Devialet Pierre-Emmanuel Calmel, Quentin Sannié y Emmanuel Nardin. Los fundadores de Devialet

El reconocimiento del trabajo de la empresa parisina lo podemos resumir con sus 61 premios internacionales, y críticas excepcionales de músicos importantes, pero también en las 107 patentes que rodean a la tecnología de audio del pequeño altavoz. No hemos dicho el nombre, pero esos altavoces se llaman Phantom, y llevan a la venta desde finales de 2015.

Expansión en productos y territorios

¿Para qué quieren esos 100 millones adicionales? Pues Devialet quiere extender su campo de actuación, tanto en productos como geográficamente. Darán pasos en el sector de la automoción, tocarán teles, y seguro que harán algo con el Internet de las cosas. Posiblemente nos presenten pronto alguna alianza con algún nombre conocido, y obviamente, reforzarán su I+D.

Devialet La compañía no tiene problema en decir que sus altavoces son el mejor modelo inalámbrico que puedes comprar, si es que tienes los 1.700 euros que cuesta la versión más asequible.

Los planes de expansión hablan de vender en Asia, también en más puntos de Europa y Estados Unidos. La venta se realiza de dos formas: centros propios y puntos premium de otras cadenas. El primer caso tiene que ver con las Inmersive Rooms, que son establecimientos diseñados para reproducir la mejor experiencia acústica.

Una inversión que los hace pasar de startup a multinacional, a pelear con los líderes

En España quieren montar un par de estos centros, en Madrid y Barcelona para el primer trimestre del año que viene. La segunda forma de venta consiste en asociarse con tiendas como FNAC, Apple Store, o El Corte Inglés.

Para que nos hagamos una idea del crecimiento reciente de la compañía, debemos saber que actualmente la componen 230 empleados, que es el doble de lo que tenían hace un año. Cerrará este año fiscal con 66 millones de euros.

Devialet Immersiverooms 1 930x620

¿Qué tienen de especial?

Es complicado contestar a la pregunta que nos titula, pero todas los argumentos nos describen un sistema revolucionario de sonido: por la calidad percibida, por el tamaño conseguido. No hemos tenido la posibilidad de probarlos en condiciones, pero creo que hay razones para confiar.

Devialet presume de incluir en un espacio reducido mucha potencia, tanta como cuatro veces más que un modelo equivalente en tamaño

Hay tres modelos de los altavoces, con dos potencias de salida diferentes, pero mismo diseño: Phantom, Silver, Gold. Sus creadores han querido incluir amplificador y altavoces en una misma unidad, que como podéis ver en las imágenes, no es especialmente grande para lo que ofrece.

La disposición simétrica de los altavoces está estudiada con la intención de que las vibraciones de uno cancelen a las del otro. En el siguiente vídeo podéis ver su curioso y trabajado sistema en funcionamiento:


Los tres altavoces utilizan la misma tecnología y los mismos transductores de aluminio, pero se diferencian esencialmente en la entrega de potencia. El modelo más sencillo incorpora un amplificador de 750 vatios y alcanza una presión sonora de 99 dB, y el Silver Phantom llega a los 3.000 vatios y roza los 105 dB. El top de gama, Gold, llega a los 4.500 vatios.

En el interior de estas cajas residen un conversor D/A PCM1798 compatible con señales de 24 bits y 192 kHz, un procesador ARM con doble núcleo y 512 MB de memoria DDR3. Como veis, se parecen más a un ordenador que a unos altavoces. Pero lo que realmente las hace diferentes son las tecnologías HBI (Heart Bass Implosion), ADH Intelligence (Analog Digital Hybrid) y SAM (Speakers Active Matching).

Sobre el papel, los Phantom son capaces de alcanzar un nivel de presión sonora tremendo con una distorsión mínima. Además, tienen conectividad Ethernet y WiFi 802.11b/g/n. El Phantom cuesta 1.690 euros, el Silver 1.990 euros, mientras que el Gold se marcha a los 2.600 euros: A continuación algunos de sus exquisitos accesorios:

Accesorios
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos