Sigue a Xataka

widi-portada.jpg

Aunque conectar sin cables cualquier equipo de forma transparente seguro que está en la mente de todos los consumidores, la implementación hasta ahora no ha conseguido que nos olvidemos de problemas.

Ayer te enseñamos el vídeo de cómo funciona esta tecnología promovida por Intel y hoy te vamos a contar cómo ha sido nuestra experiencia con nuestro amigo WiDi.

WiDi, demasiados condicionantes

Para hacer uso de WiDi dos son las condiciones que debemos cumplir. Por un lado, el portátil o sobremesa que queramos conectar al televisor debe llevar los últimos chips de Intel (i3, i5 e i7) y estar en el listado de equipos compatibles con la tecnología Intel Wireless Display. Conviene también actualizar correctamente el driver de la conexión WiFi para que no nos de error. En nuestro caso, usando el Asus Bamboo, tuvimos que reinstalarlo.

Una vez que ya sabemos que tenemos un equipo compatible, deberemos descargar el software para conectar el equipo mediante la tecnología Intel Wireless Display. Esas son las condiciones en el caso del emisor.

El receptor, que va a ser un televisor, también debe tener conectado un adaptador, que en nuestro caso fue el Netgear Push2TV, un dispositivo de muy reducidas dimensiones (más o menos como un disco duro portátil) que se puede conectar vía HDMI al televisor y ser el enlace con el portátil.

push2tc-netgear.jpg

Este dispositivo no necesita configuración y solo debemos esperar a que el ordenador portátil lo encuentre, introducir una clave de cuatro dígitos para emparejarlos, y ya está. A partir de ese momento ya tendremos lo que vemos en el portátil dentro de la pantalla grande del televisor.

Tecnología WiDi, buen funcionamiento pero a distancia de la conexión directa

Efectuada la conexión, ya podemos trabajar, enseñar fotos, ver vídeos o navegar por Internet en el televisor. El sistema WiDi envía tanto la imagen como el sonido, así que no vamos a hacer uso del portátil, por si alguno tenía dudas de ello.

El refresco entre lo que hacemos en el portátil y lo que se refleja en la pantalla del televisor no es instantáneo. Nuestra sensación es que tarda más o menos un segundo (es decir, es apreciable al ojo humano) en refrescar el contenido el televisor. Hecha esta apreciación, debemos confirmar que ello no supone ningún problema para usos multimedia o de trabajo pero quizás si para jugadores que quieran usar la pantalla grande como zona de juego y controlar el mismo desde un sobremesa o el portátil.

pusy2tv-xataka.jpg

Como uno de los usos más habituales de esta tecnología podía ser la reproducción multimedia (evitando problemas de códecs, interfaz …), debemos advertiros que la calidad que obtenemos no es ni de lejos la que se consigue conectando vía HDMI directamente el equipo informático al televisor. La calidad de imagen es bastante básica, no soporta todas las resoluciones de pantalla y aunque no hay problema en la reproducción de vídeo hasta 720p, con vídeo en alta definición se notan saltos muy apreciables.

La opinión de Xataka

Por todo ello (condiciones especiales, calidad de imagen, retraso …) no creemos que merezca la pena dejar de conectar un portátil al televisor de forma directa vía HDMI por tener algo de comodidad (salvo necesidad absoluta de hacerlo sin cables) en la reproducción de vídeo. No al menos con la tecnología WiDi tal y como está planteada o con el grado de instauración que tiene en el mercado, y al precio de 100 euros el adaptador.

Siempre podemos apostar por la conexión directa, un centro multimedia o si en nuestro caso nos vale, esta tecnología. Funcionar, funciona.

Tanto el portátil Asus Bamboo como el dispositivo Push2TV han sido cedidos para la prueba por parte de Asus y Netgear. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

9 comentarios