Sigue a Xataka

Comentarios 62

    va%20fotografia%20smartphones%202013.jpg” alt=“smartphones 2013” class=“centro_sinmarco”/>

    La primera mitad de 2013 ha podido ser una decepción para quienes, del mercado de smartphones, esperasen ver nuevas revoluciones del sector. Lo que se ha puesto sobre la mesa es muy razonable, mejoras incrementales de conceptos que ya han funcionado y a los que queda amplio recorrido de mejoras.

    Más tamaño y resolución de pantalla (también más calidad), mejor cámara con más megapíxeles, móviles más delgados y ligeros y, levemente, algunos síntomas de mejora en las autonomías. ¿Aburrido? Más que el anterior vértigo de los años post iPhone, de hecho mi impresión es que empezamos a atisbar síntomas de que el mercado de smartphones se va pareciendo cada vez más al de portátiles.

    Una mirada en el espejo de los portátiles

    Es curioso que cuando al mercado de portátiles se están inyectando novedades potentes (el concepto de ultraligeros, la pantalla táctil) hablemos de que hasta hace nada era lo más cercano a una categoría plana de la electrónica de consumo: diseños y factor forma muy parecidos entre fabricantes, mínimas variaciones sobre las mismas configuraciones hardware, gamas de precios parejas en casi todos y la sensación de que un portátil es un portátil y no hay más que mirar.

    Si acaso la diferenciación estuvo por quienes tenían un sistema alternativo al dominador (Apple con Mac OS, la minoritaria pero fiel comunidad de usuarios de Linux) o un nicho (Alienware), pero más allá de eso lo que permitía a un fabricante arañar cuota de mercado eran elementos como el soporte post venta, la durabilidiad de los equipos, el reconocimiento de marca y, en algún caso, quien era capaz de aflojar en margen para crecer.
    portátil hp

    Esto nos llevó a una década en el que la innovación en el portátil ha ido lenta y a trompicones. Ciertamente Intel empujó lo suyo y que ha habido mejoras interesantes (desde seguridad hasta el trabajo sobre los teclados), pero desde luego nada que ver con lo que hemos visto en el resto de categorías de movilidad estos años con móviles y tablets.

    Los fabricantes en busca de no ser indiferentes

    Por supuesto que ningún fabricante quiere verse atrapado en este escenario y para sí busca la manera de diferenciarse y ser único a ojos del consumidor. Esto ciertamente es más difícil para quienes comparten el sistema que – con las cifras actuales – ocupa el rol de hegemónico en smartphones, Android.

    ¿Qué tácticas vemos sobre la mesa ahora mismo? Tenemos a un Samsung haciendo una gran presión en la parte de software propio sobre Android con resultados desiguales (los del S4 no me convencieron, los de note 8 bastante más), Sony ha tirado por la resistencia al agua, HTC se apalanca en diseño y calidad de materiales (más sonido con Beats), etc… Todos ellos además personalizan Android de alguna o otra manera, sin que ninguno haya conseguido una gran mejora que provoque en los usuarios el deseo irrefrenable de preferir su opción.

    LG Optimus G

    Luego tenemos quienes apuestan por un sistema diferente (Apple con iOs, Nokia con Windows Phone, Blackberry con 10) y quienes quieren empezar nuevas categorías. En este último ejemplo tenemos de nuevo a Samsung con los phablets o con la convergencia cámara fotográfica y móvil (en este caso junto a Nokia y su 1020 que va a este mismo segmento desde otra visión). El primer camino puede ser arduo si se empieza por detrás (menos aplicaciones, exigir aprender un sistema nuevo que no suena tanto a la gente) mientras que el segundo tiene un recorrido limitado: si funciona el resto de fabricantes llegará como está sucediendo con los phablets.

    Uno ha tenido ocasión de probar durante semanas algunos terminales muy destacados este año en la gama alta – sobre todo Samsung S4 y HTC One – y otros que están un poco por debajo pero no muy lejos, como el Optimus G de LG o el Ascend P6 de Huawei. De estos meses cambiando de terminal mi conclusión es que, habiendo diferencias, estas cada vez son menores: por un lado Android ya ofrece una gran experiencia sin tener que el gama más alta, por otro la ventaja que tenía Samsung los años anteriores ha sido acortada y mucho por el resto.

    De hecho tener el optimus G como primer móvil un mes me ha reafirmado en algo que ya hemos comentado por aquí alguna vez, el último Nexus ofrecía una calidad/precio en su momento inigualable (aunque como todo, esto ya es agua pasada, de hecho el propio terminal de LG está bastante mejor a día de hoy a no ser que la experiencia pura de Android sea una prioridad absoluta)

    Lumia 1020

    Esto no dejan de ser buenas noticias en muchos sentidos, cada vez más tenemos que llegar a compromisos a la hora de comprar un smartphone y,como pasaba en los portátiles, cada vez más fabricantes van a ofrecernos grandes equipos sensiblemente por debajo de los precios del franquicia de turno. Y, sinceramente, aunque uno cree que el S4 y el One son los dos teléfonos de lo que llevamos de año, equipos como el Optimus G o el P6 no desmerecen en absoluto y los considero una gran opción alternativa.

    ¿Quién tiene las de ganar?

    En contra de lo que la comparación con los portátiles parece señalar, creo que el mercado está muy pero que muy divertido para quienes nos gusta intentar entender las estrategias de las marcas. A todos los factores que hemos comentado hay que sumar que una horda de fabricantes chinos viene anunciando eficiencia y competencia en precios, aunque los Huawei y ZTE llevan amagando tiempo y no acaban de pegar fuerte en la gama alta.

    Es muy difícil acertar sobre quien logrará diferenciarse. Apple tiene claro su camino y otros también (aquí incluso creo que tenemos un punto para defender la táctica de Nokia fiándolo todo a Windows Phone, aunque si lo hace crecer otros fabricantes subirán su apuesta ahí), pero la pléyade de actores que lideran Android actualmente tiene por delante un desafío importante.

    S4 Galaxy

    Mi compañero Javier apuntaba hace poco que Samsung dejará de ser la protagonista en Android, yo por mi lado tengo la impresión de que son quienes parten de la mejor situación: marca Galaxy muy reconocida, mucho músculo para experimentar y un par de caminos empezados en los que son o van a ser líderes (phablets y convergencia con fotografía con Android).

    De hecho en un mercado que va pareciéndose al de los portátiles la marca va a ser un factor muy relevante: que te asocien a seguridad (va a funcionar), que te reconozcan al verte en un catálogo o punto de venta y que estés en lo que la gente de marketing llama “top of mind”, si pienso en marcas de teléfonos que me compraría ¿cuál se me ocurre?. Esto a veces se confunde con invertir en publividad (que también influye) pero no es sólo eso, es qué experiencia tiene el usuario después con tu producto y tu servicio.

    ¿Dónde estarán dentro de un par de años los LG, Sony, HTC, Samsung, Huawei y cía? Si el mercado de smartphones ciertamente se parecerá más al de los portátiles, andarán haciendo un smartphone un poco más grande, un poco más potente y con una cámara un poco mejor que el año anterior. Si alguno ha conseguido salir de ese círculo vicioso, es posible que estemos hablando de un ganador y muchos perdedores.

    Los comentarios se han cerrado

    Ordenar por:

    50 comentarios