Sigue a

Sony NEX-F3

Las cámaras CSC buscan hacerse un hueco entre tanta variedad de formatos. Sony es una de las compañías que más apuesta por ellas, y la prueba de ella es el abanico que tiene, desde la F3 a la NEX 7 pasando por dos modelos más entre medias.

Hoy nos toca hablar de la más pequeña de la familia. Un modelo modesto que quiere ofrecer las ventajas de este tipo de cámaras al gran público. Quizá la F3 no derroche especificaciones técnicas pero no por ello hay que despreciarla. Veamos en nuestro análisis qué ofrece la hermana pequeña de la familia NEX.

Diseño

El diseño de un gadget muchas veces nos cuenta la historia de ésta. Es un aspecto que está lleno de información y nos habla de su proceso de fabricación, desde los primeros pasos a la cadena de montaje. También nos habla de para quién está destinada y en este caso la NEX F3 se expresa como un libro abierto.

Sony NEX-F3

La estética encaja perfectamente en la familia NEX. A nivel de ergonomía la cámara es correcta, pesa poco y la zona de agarre en la parte derecha es lo suficientemente ancha como para cogerla sin problemas. Eso sí, se echa de menos que el material del grip tenga un poco más de agarre. No resbala, pero podría sostenerse un poco más.

En este apartado cumple bien. Es fácil de usar, se llega bien a todos los botones y sobre todo es ligera, virtud que siempre busca hacerse destacar en un formato que pretende hacer de este aspecto la principal ventaja frente a las DSLR. Esta es la historia del diseño de la F3, pero su diseño nos da otro mensaje complementario.

Distribución de botones

Echamos un vistazo a la distribución de los botones y vemos cosas que nos empiezan a sorprender. Un botón de encendido y apagado dedicado, un solo dial en la parte trasera, justo al lado de la pantalla. Este último detalle es curioso pero nos dice claramente a quién va dirigida: al gran público.

Sony NEX-F3

Esta afirmación anda lejos de ser despectiva. Todos aquellos que quieran hacer fotografía en automático, apunta y dispara, no tendrán problemas. Sin embargo a quienes les guste la fotografía en manual se encontrarán al principio con muchas trabas con un solo dial.

A través de él, podremos ajustar el ISO, la apertura y el tiempo de exposición. Muchas funciones para un solo botón. Se echa de menos la existencia de al menos un dial más para desahogar un poco al que tiene la cámara. Al principio es frustrante, pero la curva de aprendizaje es rápido.

Tras unos disparos en manual veremos que con sólo pulsar un botón del dial y posteriormente girar la rueda podremos hacer los ajustes. No es algo excesivamente rápido, insisto en que el esquema de botones es algo corto, pero cumple bien.

Sony NEX-F3

El botón de grabado de vídeo, ligeramente escorado hacia el lateral de la cámara, a veces no evita que le demos sin querer. La construcción del flash integrado continúa dando esa sensación de que se va romper en cualquier momento, aunque las piezas de plástico sean resistentes.

Pantalla

La pantalla, basculante, ofrece una buena calidad de imagen: colores nítidos que nos permiten hacernos una idea de cómo han quedado nuestras fotos. El ángulo de visión es bastante amplio y podemos ponerla como espejo para hacernos autoretratos. Otro guiño al gran público y que no tienen todos los modelos de NEX.

Sony NEX-F3

No tenemos funciones táctiles, tampoco se echan de menos, y el tamaño es suficiente para poder toda la información en pantalla sin ningún problema. El visor electrónico de sus hermanas mayores no se echa de menos en este tipo de categoría. En CSC es útil pero tampoco fundamental.

Enfoque

A la hora de enfocar tenemos tres modos que ya son viejos conocidos. El automático, el manual y el enfoque manual directo. En el automático, un punto clave, nos encontramos con una velocidad aceptable de enfoque cuando hay mucha luz, ambiente o natural.

Sony NEX-F3

Sin embargo cuando hay poca luz, e incluso en algunas circunstancias con mucha, tarda bastante e incluso en ocasiones no llega a hacerlo. No estamos hablando de situaciones donde el objetivo no da más de sí sino en tomas normales donde debería poder enfocar sin problemas.

Con la fotografía en movimiento con poca luz, por ejemplo dentro de un polideportivo, el enfoque automático tampoco termina de convencernos. Hay momentos donde si lo coge bien pero en otras ocasiones tarda más de la cuenta por lo que si vamos a hacer mucha fotografía de este tipo (con bastante luz mejora bastante) es bueno tenerlo en cuenta.

Sensor e ISO

Uno de los puntos fuertes de la F3 es su sensor de 16 megapíxeles. Calidad más que notable que ofrece unos colores naturales, tanto con luz natural como con ambiental. Un punto bastante fuerte que le da mucho valor a la cámara.

En interiores, podemos recurrir al ISO sin meter una cantidad excesiva de ruido.

El rango ISO va desde 200 a 16000, en niveles altos, pero razonables, da un buen rendimiento aunque el grano se nota. La cantidad es aceptable, y más teniendo en cuenta del tipo de modelo que estamos analizando.

Objetivos

La NEX F3 viene con un 18-55mm de serie. Ideal para comenzar pero con el paso del tiempo se quedará algo corto. Quizá haya quienes se sientan satisfechos con él pero recordemos que una de las claves del CSC es poder intercambiar objetivos y no siempre ir con el mismo.

Sony NEX-F3

En lo que respecta a la gama hay que señalar que de momento Sony no es que tenga una gran variedad de objetivos con la montura E y en algunos casos no son fáciles de conseguir por motivos de producción. En cualquier caso, el que trae la cámara es bastante competente e ideal para comenzar.

Menú y modos

La interfaz de la cámara es bastante intuitiva y ordena muy bien las diferentes opciones y modos. Es fácil encontrar lo más básico y los modos son bastante variados, donde se incluyen filtros artísticos y otros que nos ayudarán a hacer fotografía, si estos son nuestros primeros pasos.

Sony NEX-F3

Todo esto ayuda a que la experiencia del usuario sea completa ya que no sólo tenemos lo más básico en estos menús sino también opciones más complejas para cuando vamos aprendiendo a utilizar la cámara.

Grabación de vídeo

Otro punto fuerte de la F3 es la grabación de vídeo. Capaz de tomar imágenes a 1080p sin problemas es un buen aliado para las grabaciones. Ya sean tomas rápidas para cuando vamos por la calle o escenas algo más elaboradas. Dista de una cámara profesional pero cumple bien.

Tanto con luz como con poca, podéis ver un vídeo debajo de estas líneas da un buen rendimiento, siempre y cuando seamos realistas y no olvidemos en qué gama de producto nos estamos moviendo.

Una buena CSC para empezar en la fotografía, la opinión de Xataka

Muchos fabricantes tienden a cuidar la gama de entrada para ir fidelizando poco a poco a los usuarios y, si deciden seguir adelante, que no olviden la experiencia que han tenido con los primeros modelos. En este caso la NEX F3 cumple bien su papel, es una forma idónea de introducirse pero algo limitada para quien busca algo más.

Ver galería completa » NEX-F3 (10 fotos)

Los acabados de diseño de Sony son buenos, el sensor también. La única pega que le ponemos es la velocidad de enfoque, que acaba empañando la agilidad con la que opera la cámara en todo momento. Por lo demás, una opción muy a tener en cuenta si tenemos esta idea en la cabeza.

Si hablamos en términos de relación calidad/precio es muy recomendable. Por lo que cuesta, alrededor de 400 euros, aporta muchas cosas positivas pero no olvidemos eso: muy bien para empezar pero si queremos más pronto se nos quedará un poquito corta.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios