Sigue a Xataka

Sony Ericsson Xperia X10

Sony Ericsson nos sorprendió ayer por la tarde con la presentación de la familia completa de los Xperia X10, que complementan al hermano mayor con dos modelos de reducido tamaño y peso pero también equipados con el sistema operativo Android.

Viendo lo novedoso de la propuesta no nos quedaba otra opción que acercarnos al stand del fabricante a probarlos para ver si esta apuesta había resultado fallida o había sido un acierto. Y una vez probados nos quedamos con la impresión que hay una de cal y otra de arena.

Empezamos con lo bueno, que en este caso es el Sony Ericsson Xperia X10 Mini Pro, un nombre más grande que la pantalla del terminal, que es de solo 2.55 pulgadas y tiene una resolución de 320 × 240 píxeles. Con él, Sony Ericsson ha conseguido convencernos de que un teléfono con Android y reducidas dimensiones es posible.

Sony Ericsson Xperia X10

La pantalla es pequeña pero más que aceptable para esa resolución. Teniendo el teclado físico en formato deslizante disponible, no se hace difícil la utilización de esta, puesto que el interfaz ha sido pensado con las limitaciones que imponen sus dimensiones.

Así, no nos encontramos el interfaz estándar de Android, sino uno personalizado en el que las cuatro esquinas de las pantallas de inicio nos ofrecen accesos directos a distintas funciones, desde el correo hasta la música, pasando por nuestra libreta de contactos. Y si arrastramos el dedo hacia arriba se activa el lanzador de aplicaciones.

Sony Ericsson Xperia X10

Todo un acierto también que este lanzador de aplicaciones esté ordenado por pantallas, en un estilo similar al del iPhone, al contrario que el estándar de Android que es un solo panel que podemos ver arriba y abajo.

El último punto a favor del Sony Ericsson Xperia X10 Mini Pro es su teclado. Uno podría pensar que por su tamaño el teclado no resultará demasiado cómodo, pero bien al contrario su uso es más que bueno, superando a otro modelos que hemos estado probando (como, por ejemplo, el Milestone).

Por el contrario, su hermano “casi gemelo”, el Sony Ericsson Xperia X10 Mini pierde el teclado deslizante, pero sorprendentemente apenas pierde grosor respecto a este, lo que hubiera sido un dato muy a su favor, pero que hace que nos quedemos con un terminal bastante grueso. Eso sí, al menos es mucho más ligero.

Sony Ericsson Xperia X10

Pero en este caso, el tamaño de la pantalla sí que lo lastra, pues el disponer de un teclado virtual hace que sea incómodo escribir con él, debido a lo compacto de esta. El teclado físico de su hermano resulta un elemento prácticamente indispensable.

Creo que Sony Ericsson ha hecho un gran paso adelante en el mundo Android, consiguiendo lo que terminales como el HTC Tattoo no han podido hacer, que es ofrece un tamaño compacto con unas buenas prestaciones. No olvidemos que no hace tanto lo que buscábamos era teléfonos cada vez más pequeño y Sony Ericsson lo está ofreciendo. Decididamente, hemos salido encantados con el modelo Pro.

Sony Ericsson Xperia X10

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios