Sigue a Xataka

Samsung Galaxy s4 en mano

¿Mereció la pena la espera por este Samsung Galaxy S4? ¿Estamos ante un año de transición para Samsung – un “S3S” – y la gama Galaxy? ¿Aciertan con su apuesta novedades software frente a unas más previsibles características técnicas?

A la mayoría de las preguntas no vamos a poder ofrecer respuesta tras probar apenas media hora el dispositivo, pero desde luego que sí podemos intentar transmitir unas sensaciones sobre lo que ha conseguido Samsung esta vez y lo que no.

Diseño y calidad de los materiales

Para el nuevo S4 había dos aspectos debatibles sobre la mesa. Uno era si iban a apostar por un diseño continuista respeto al S3, el otro es si perseverarían en su uso del “plástico”. La respuesta rápida sería que sí a ambos puntos, pero también habría que matizar mucho esa afirmación.

El Galaxy S4 gana mucho en mano. Cierto que podemos verlo como un S3 estilizado y que eso sabe a “más de lo mismo”, pero también es que la optimización de un concepto de terminal. Muy ligero, con muy buen agarre en mano y la pantalla todavía mejor aprovechando todo el tamaño, que no crece respecto a S3.

Aunque la trasera es de policarbonato – aquí Samsung va a tener que luchar contra el posicionamiento de “plástico” – el S4 ha ganado en esa impresión de calidad que tienen muy pocos teléfonos. El lateral metalizado y el tacto rugoso de esa parte trasera ayudan a ello para un smartphone que gana mucho más en mano que en fotografía.

Galaxy S4 tumbado

Pantalla y hardware

Más allá de los números – esos 441 ppp en cinco pulgadas – lo que podemos ver en esa primera aproximación al S4 apunta muy alto. Incluso me pareció que han mejorado un tema muy debatido alrededor de la tecnología Super AMOLED como es la dominante azul. Colores vivos sin llegar a saturar y mucho espacio de pantalla en esa escalada que Samsung lleva años liderando hacia más pulgadas.

Respecto al tamaño realmente no hay variación. A quien pareciera grande el S3 le parecerá grande el S4, para los que estábamos más que contentos si a cambio tenemos una pantalla mayor sucede lo mismo.

El resto de atributos hardware difícilmente los vamos a poder evaluar en una prueba tan corta. Tenemos muchas ganas de probar qué da de si esa batería y si en conjunción con el Exynos de ocho cores (que, recordemos, no están ahí tanto por la potencia sino por la eficiencia), logra darnos ese “más de un día de autonomía para usuarios intensivos” que tantos buscamos. Posiblemente sea una de las mejores cartas del s4.

Galaxy S4 y las novedades software

Si algo anunció ayer Samsung fueron funcionalidades propias para la capa software. Es algo que viene repitiendo con insistencia en los últimos años, con desigual fortuna. Os dejamos algún vídeo de “primeras impresiones” (por favor, disculpadme la no “realización”, son vídeos más de “batalla”, ya llegará el realmente bueno con el análisis)

Smart Screen

Smart scroll

Dual Camera

Algunas tienen bastante buena pinta de entrada (las de fotografía por ejemplo, la doble grabación me gustó bastante como está resuelta), otras como la sincronización de música en grupo no parece que puedan ser muy utilizadas en el día a día.

Casi me atrevería a decir que no hay ninguna “killer app” entre estas funcionalidades por la que se vaya a preferir el S4 frente a otros gamas alta, aunque el conjunto resultante vaya a ayudar mucho a la percepción de diferenciación que tanto busca Samsung.

En todo caso, distinguir entre lo que acaba siendo una “chorradita” y lo que acaba siendo una funcionalidad que aporta realmente valor en unos minutos. El uso de varios días nos debería a discernir este punto con el Galaxy S4.

Por último, viene de serie con Samsung Knox, su tecnología para ofrecer herramientas de seguridad y administración a las empresas. Es otro punto que puede empujar mucho al S4 en el mercado, con esa combinación de “teléfono deseable para el empleado” y “certificado” por el departamento de TI.

Samsung Galaxy S4 en mano

Samsung Galaxy S4y la gama alta de smartphones

En Xataka ya hemos analizado el Z de Sony, mientras que el del HTC One lo publicaremos el lunes. Servidor, que ha podido jugar con ambos así como este rato con el S4, apuntaría que la gama alta de smartphones está a un nivel excelente, llevando este concepto de smartphone de gran pantalla con Android a unos resultados increíbles.

Pero también creo que el escenario se ha igualado bastante. Incluso después de haber jugado con el S4 – pasa tantas veces que tras coger un dispositivo tan icónico por primera vez te quede la impresión de que es el mejor y que lo quieres como primera opción – no tengo claro con cual de los tres me quedaría.

Sony y HTC tienen mejores acabados, el Z juega la carta de la resistencia y el de Stamina para optimizar autonomía; HTC One es un teléfono extraordinario y las funcionalidades de la cámara son asombrosas. Samsung Galaxy S4 por su parte reúne los mejores atributos hardware con varias diferenciaciones en software.

¿Con cuál me quedaría? Esperaré al análisis del S4, que, en resumidas cuentas, sí, ha estado donde se le esperaba, ha tenido un punto previsible pero, a la vez, está claro que va a estar arriba entre lo mejor del sector. El terminal llegará en Abril al mercado, justo en ese momento vamos a tener un análisis a fondo para poder evaluar con todas las de ley si este Galaxy S4 va a ser el mejor del año.

Nota: muchas gracias a fotomaf por su ayuda en la elaboración de estas primeras impresiones

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios