Sigue a Xataka

Samsung Galaxy Note 10.1

Samsung Galaxy Note 10.1, lo vimos en Barcelona, aunque su presentación en el Mobile World Congress sólo sirvió para enseñarnos un nuevo concepto de tablet Android porque el hardware y el software han sufrido transformaciones importantes. Este proceso supuso un retraso pero en Samsung han hecho todo lo posible para hacer que esa espera merezca la pena.

El Samsung Galaxy Note 10.1 se postula como un tablet que combina por un lado la experiencia en la familia Tab y por otro la del Note original. Pantalla de diez pulgadas, lapicero para dibujar, parece una combinación acertada. Veamos en nuestro análisis si realmente la fórmula nos convence.

Samsung Galaxy Note 10.1: ante todo un tablet pero pensado para crear

Aunque el este nuevo tablet de Samsung pierde la denominación Tab, la influencia de estos modelos es incuestionable. El diseño frontal se mantiene con los altavoces en los laterales y el marco cromado. Es ligero, 597 gramos en la versión WiFi que hemos analizado, y algo más ancho en los laterales.

Samsung Galaxy Note 10.1

Este detalle, lejos de sonar a ser incómodo hace que agarrar el tablet sea más ergonómico y no tengamos que preocuparnos de ponerlos dedos sobre la pantalla cuando lo estamos sujetando. Una buena forma de aprovechar el espacio que han necesitado para insertar un hueco para el lápiz.

Este recoveco tiene un pequeño detalle de diseño que hace que cuando sacamos el lápiz se active un pequeño interruptor interior que hará que nos salte una barra vertical a la derecha de la pantalla con diferentes aplicaciones.

El S-Pen del Galaxy Note 10.1 cambia su diseño respecto al modelo para smartphone. Más grueso, un poco más alargado y fácil de coger y utilizar. Paralelamente, en forma de accesorio, se venderán otros pero el que viene por defecto con el tablet nos ha convencido.

A nivel de acabados, nos encontramos con el plástico como material principal. Los botones están bien distribuídos y en conjunto va en la línea con el resto de tablets de Samsung. Agradable al tacto pero más discreto que otros tablets que apuestan por un diseño más resultón y con materiales de más calidad como el aluminio.

Samsung Galaxy Note 10.1

En este aspecto hay un detalle que Samsung ha cuidado y es un problema con el que a veces nos encontramos cuando usamos stylus en otros tablets. Hay ocasiones donde apoyamos sin querer la mano y esto estropea el trazo. El Galaxy Note 10.1 cuenta con un sistema que reconoce cuándo estamos escribiendo con el S-Pen y por mucho que demos en la pantalla con los dedos no ocurrirá nada.

La pantalla, con tecnología LCD, supone un paso respecto a la TFT original del Galaxy Tab. Colores naturales, un buen ángulo de visión y en definitiva una buena experiencia para el usuario. No molesta a la vista, incluso con el brillo muy alto y con luz natural se comporta perfectamente. Su resolución: 1280×800 píxeles.

Sin embargo hay un aspecto que no me ha terminado de convencer: la resolución. 150 píxeles por pulgada es una cantidad algo escasa. Es cierto que todo se ve bien pero si acercamos un poco la vista, con los nombres de los iconos se nota, vemos que en este aspecto el tablet de Samsung flojea. Cogiéndolo y usándolo a una distancia normal no hay problema pero se echa en falta, insisto, un poco más de resolución.

Si lo comparamos con otros tablets de gama alta como el nuevo iPad o el Transformer Infinity vemos que en este aspecto se queda atrás. En un tablet orientado para el dibujo y la utilización de un stylus, 150 pixeles por pulgada se antojan insuficientes.

Samsung Galaxy Note 10.1 Detalle de la pantalla.

El tablet más potente del mercado

Ahora que hemos repasado su exterior hablemos de lo que lleva por dentro. A día de hoy podemos afirmar que el Galaxy Note 10.1 es el tablet más potente del mercado: procesador de cuatro núcleos y 1.4 GHz y 2 GB de RAM así lo aseguran. Lejos de ser una demostración de fuerza embuchando componentes de este calibre lo cierto es que la combinación de estos a la hora de usar el dispositivo se nota.

En las pruebas técnicas puras y duras hemos utilizado Quadrant y AnTuTu Benchmark. En la primera hemos conseguido 5485 puntos, superando al resto de terminales que se usan como referencia. En el caso de AnTuTu el Galaxy Note 10.1 repite liderazgo marcando 12.300 y superando a otros titanes como el Asus Transformer Infinity.

A la hora de usarlo de forma convencional, más allá de los benchmark, el rendimiento que ofrece cumple con las expectativas: fluidez, rapidez a la hora de abrir aplicaciones, imágenes y vídeos… En resumen: lo que se espera de un dispositivo de este calibre, un rendimiento muy alto. Más tarde retomaremos esta cuestión cuando hablemos por del software.

Samsung Galaxy Note 10.1

La batería también viene con novedades y sube un poco el listón del amperaje hasta los 7.000 mAh. Tras varias pruebas esta cantidad se traduce en diez horas de uso normal utilizando varias aplicaciones y siempre con conexión WiFi y algo menos si hacemos tareas más exhaustivas como reproducir vídeo o jugar con títulos que tienen mucha carga gráfica. En este apartado cumple muy bien y hará que no tengamos que estar pegados al cargador para poder usarlo.

Una ración de Ice Cream Sandwich y aplicaciones exclusivas

Hemos repasado las especificaciones técnicas y todo lo que ofrecen los componentes del tablet. Ahora, nos toca hacer lo propio con su software, que no se queda corto y ofrece algunos elementos exclusivos que aportan mucho valor añadido. El sistema operativo no necesita presentaciones a estas alturas: Android Ice Cream Sandwich 4.0. Sin planes anunciados de actualización a Jelly Bean pero que suponemos llegará.

Samsung Galaxy Note 10.1

Como es norma en Samsung, encima de Android tenemos la capa de software TouchWiz. Una versión que combina elementos de los Tab y otros de Nature UX, la interfaz del Samsung Galaxy SIII. Una combinación resultona que estéticamente puede no gustar pero que tiene unos cuantos detalles funcionales muy acertados.

Por un lado tenemos el centro de notificaciones. Bastante más completo que el de Ice Cream Sandwich, nos permite controlar los diferentes interruptores de conexiones, el brillo de la pantalla y como no las diferentes notificaciones push de correo electrónico, mensajería instantánea, etc.

Por otro tenemos una pequeña barra de acceso rápido que se encuentra en un botón situado en la mitad de la barra inferior del tablet. Atajos predefinidos para acceder a diferentes aplicaciones del sistema. También tenemos la barra vertical en la derecha cuando sacamos el lápiz y finalmente el botón de captura de pantalla, más cómodo que tener que hacer la combinación de botones.

Aunque TouchWiz trae muchas cosas, a veces peca de ser un tanto barroca. Muchos elementos, atajos por doquier y ribetes a una interfaz que recordemos que originalmente es mucho más sencilla. A veces, con muchos widgets y elementos en pantalla ralentiza un poco por lo que quienes quieran sencillez tendrán que buscar un launcher alternativo.

Conscientes de que una de las carencias de los tablet Android es la falta de aplicaciones optimizadas para estos, Samsung vuelve a apostar por aplicaciones propias para que no nos falte nada. También ha remodelado algunas que vienen por defecto, como por ejemplo el calendario, con un aspecto mucho más trabajado que el que ofrece Ice Cream Sandwich por defecto, que tampoco es feo.

Samsung Galaxy Note 10.1

La aplicación estrella del Galaxy Note 10.1 es sin duda Nota S. Ella le da sentido al concepto ‘Note’ de Samsung y es que es quien mejor aprovecha las posibilidades que ofrece. Ya la conocimos en el Samsung Galaxy Note original: una libreta digital donde tomar diferentes notas manuscritas donde podemos añadir imágenes, hacer recortes y utilizar diferentes pinceles y colores para dibujar.

En esta ocasión la aplicación viene rediseñada para el formato tablet y a nivel de interfaz el trabajo que han hecho es excelente. Todo bien ordenado, aprovechando el espacio y con las opciones distribuidas correctamente, aunque al principio nos obligará a memorizar donde se encuentran algunas opciones escondidas dentro de otras.

Además de ayudarnos a tomar notas, tenemos diferentes temas y estilos para darle un toque personalizado, hay un par de detalles interesantes. Primero el reconocimiento de fórmulas. Si escribimos a mano una función o una ecuación, la app reconocerá el trazado y lo traducirá en un formato comprensible para el sistema.

Samsung Galaxy Note 10.1

La precisión con la que funciona es bastante buena y es capaz de reconocer todo tipo de ecuaciones, por complejas que sean. A veces falla, pero no es lo habitual. También es capaz de reconocer formas geométricas por lo que si de pequeños no fuimos capaces de hacer un círculo perfecto ahora es la oportunidad, con un poquito de ayuda del tablet claro.

MultiView, el sueño de muchos androides hecho realidad

Quizá ahora alguien esté pensando: vale, ¿para que quiero una aplicación que reconoce fórmulas? Para resolverlas. Cuando la escribimos nos ofrece la opción de buscar la solución en Wolfram Alpha. En ese momento el tablet nos deja ver otra de sus grandes funcionalidades: MultiView.

Este término hace alusión a la capacidad de abrir y usar a la vez dos aplicaciones distintas. Algo con lo que los usuarios de Android llevamos mucho tiempo soñando. Hay que matizar que no funciona con todas las aplicaciones por lo que si estabas pensando en jugar a Angry Birds mientras lees Twitter siento decirte que no es así.

Samsung Galaxy Note 10.1

Esta función está limitada a una serie de aplicaciones y sólo nos permite tener las siguientes aplicaciones, siempre en grupos de dos, abiertas: el navegador web, Nota S, Polaris Office, reproductor de vídeo, galería y correo electrónico (que no la app de GMail).

No sabemos si Samsung tendrá algún plan de llevar esta función a otras aplicaciones pero de momento hay que reconocer que es muy útil y no un añadido para sacar músculo en los análisis y luego car en el olvido.

Otro cambio que me ha gustado ha sido el teclado. Ahora además de la configuración estándar, la que ocupa todo el ancho de la pantalla, podemos cambiar a un teclado pequeño u otro dividido con sólo pellizcar la pantalla. La integración del gesto a veces es un poco torpe y a veces pulsa alguna tecla cuando hacemos el movimiento.

Cuando estamos con uno de estos dos, podemos desplazarlo con dos dedos libremente por la pantalla en función de dónde queramos ponerlo. Un detalle curioso que intenta que no nos vayamos a otras alternativas como SwiftKey 3 y compañía.

PopUp Play vuelve a hacer acto de presencia y en el formato tablet cobra más sentido su utilidad que en el Galaxy S3. A diferencia de en el teléfono, en el Note 10.1 podemos redimensionar el vídeo a nuestro antojo y colocarlo donde queramos. Muy útil para ver algo mientras, por ejemplo, estamos escribiendo en Polaris Office.

Samsung Galaxy Note 10.1, la opinión de Xataka

Cuando Samsung presentó el Galaxy Note el año pasado muchas fueron las reacciones pero entre ellas salió una reflexión interesante: esta idea funcionaría mejor en un tablet. En la compañía coreana han tomado nota de ello y han trasladado el concepto a un tamaño donde tiene más sentido.

Samsung Galaxy Note 10.1

Técnicamente no tiene competidor ahora mismo en cuestiones de potencia, aunque con los claros fallos de la resolución de su pantalla, donde esos 150 ppp no se entienden en un tablet donde la imagen es tan importante. Especialmente grave es si tenemos en cuenta que estamos hablando de un tablet cuyo precio en el modelo WiFi y de 16 GB es alto, con 529 euros.

Mejor trabajado está en lo que respecta a las aplicaciones. Cumple muy bien en lo aportado por Samsung, aunque se echa en falta más aplicaciones para el S-Pen: se agradece la instalación por defecto de Photoshop Touch y el lavado de cara que ha recibido Polaris Office en exclusiva para este tablet (recordemos que se trata de una app OEM). Nota S es una aplicación muy completa para tomar notas y MultiView es un añadido interesante que exprime el procesador y la RAM del tablet pero que tiene por delante aumentar el ecosistema, un punto débil de Android.

En relación calidad precio, apenas los que busquen una herramienta basada en Android para dibujar y tomar notas (con el extra de las aplicaciones trabajadas por Samsung) encontrarán justificado el precio de este modelo de Samsung, que no olvidemos que se va a enfrentar a una serie de tablets con Android en un margen de precios más atractivos, los nuevos Windows 8 RT por llegar e incluso el asequible iPad 2 de Apple.

Samsung Galaxy Note 10.1 ha sido cedido para la prueba por parte de Samsung. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

En Xataka | El Samsung Galaxy Note 10.1 ya es una realidad: llega este mes

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios