Sigue a

Análisis del Nexus S en Xataka

El Google Nexus S será sin duda uno de los teléfonos de los que oiremos hablar bastante este año 2011. Y aunque no ha sido anunciado todavía su lanzamiento en España, en Xataka ya hemos podido analizar a fondo este nuevo teléfono con Android bajo el auspicio de Google.

Tras probar con HTC en el Nexus One, la compañía del buscador ha confiado el hardware del nuevo Nexus S a una de las marcas de 2010: Samsung. Como podrás ver en este análisis del Nexus S, las similitudes con el Samsung Galaxy S son más que notables.

Nexus S, un teléfono de inicios de 2011

Tras el buen experimento (a nivel de hardware y poco más) del Nexus One, Google ha apostado por la base de un teléfono de garantías como el Galaxy S, que de la mano de una de las marcas más destacadas del panorama actual (Samsung), se ha colocado a la cabeza de la telefonía móvil junto con el iPhone 4 durante el año pasado. Google también ha cambiado la forma de distribuirlo y se podrá comprar en tiendas como cualquier otro teléfono.

Así que del Google Nexus S, a nivel de hardware, que es sobre lo que hablaremos en esta primera parte de su análisis, puedes esperar lo mejor de la actualidad.

nexus-s-17.jpg

Nexus S y Nexus One uno al lado del otro

Sin embargo, con el Mobile World Congress Barcelona de dentro de unas semanas y los nuevos teléfonos que se espera ver por allí, la sensación tras probar el Google Nexus S es de que puede convertirse en algo efímero. La razón está muy clara: mientras el resto de fabricantes pueden mover su catálogo de terminales de gama alta con más o menos facilidad en un solo año, Google no parece decidido a mover ficha con un terminal propio al menos en otro año. Aunque sinceramente no lo necesitará pues el Nexus S ha demostrado ser más que fiable.

¿Se lo puede permitir solo con la ventaja de ser el teléfono de Google? Pues si uno no es un early adopter con posibilidades económicas para cambiar de teléfono cada tres meses, sin duda sí. El Nexus S te garantizará meses satisfactorios sabiendo que que las actualizaciones no serán un problema y que el hardware cumplirá con garantías.

nexus-s-3.jpg

Especificaciones del Nexus S, todo como debe ser

Hecha la introducción vayamos al análisis de la parte más física del Nexus S. Lo primero de lo que debemos hablar es de su procesador HummingBird a 1 Ghz que está un paso por delante (tampoco mucho) respecto a los chips del año pasado. Pero no nos quedemos con datos fríos porque al final no es lo primordial en este tipo de teléfonos.

La clave pensamos que está en el equilibrio, y con este procesador, los 512 MB de memoria RAM y los 16 GB de almacenamiento, junto con la última versión de Android, la 2.3, todo funciona como debe. Desterremos ya la idea de que un chip más rápido nos va a dar un mejor uso del teléfono. Olvidémoslo por favor.

nexus-s-6.jpg

En la pantalla sí que debemos fijarnos. Tanto el tamaño, la tecnología del panel y por supuesto su funcionamiento táctil son vitales en un teléfono como el Google Nexus S, y efectivamente supera la prueba con nota.

Estamos hablando de una pantalla SuperAmoled de 4 pulgadas con resolución de 800×480 píxeles (233 ppp) que se ve espectacular. Su brillo, colorido y funcionamiento en exteriores nos ha encantado. Si habéis tenido en la mano un Galaxy S, por ejemplo, la sensación es la misma.

Vale, la pantalla se ve genial, pero, ¿y la respuesta en funcionamiento? Pues bien, la respuesta táctil también nos parece excelente. El control de los menús y la escritura (sobre todo con el teléfono apaisado) es en todo momento acertada y con la potencia extra del nuevo procesador y Android 2.3, todo parece volar sobre la pantalla.

nexus-s-contra-iphone-4.jpg

Pantallas del Nexus S y el iPhone 4 frente a frente. Para mí gana todavía la del teléfono de Apple

Del resto de especificaciones dedicamos una mención especial a la cámara de fotos de 5 megapíxeles y por supuesto a la tecnología NFC, con bastante futuro pero que ahora mismo queda en tierra de nadie. Pero ahí está. No faltan por supuesto la infinidad de sensores ni tampoco la conectividad HSPA, WiFi n y Bluetooth, además del GPS.

En cuanto a mejoras que nos hubiera gustado ver, no nos convence la ausencia de ranura para tarjetas de memoria microSD, pero la verdad es que, a menos que los GB los tomes para desayunar, no la echarás de menos porque los 16 GB nos parecen bien pensados y también usados por el sistema operativo.

Google Nexus S, diseño exterior

Pasamos ya raudos a hablar del diseño exterior y formato de este Nexus S. Y no podíamos empezar sin mencionar el que seguramente sea el comentario más usado con este teléfono: la pantalla curvada.

nexus-s-pantalla-curvada.jpg

Cuando uno lee las especificaciones del Google Nexus S o incluso lo ve en imágenes resulta difícil adivinar qué es eso de la pantalla curvada. Pues bien, no temas por ella ni tampoco tengas esperanzas en que cambie tu vida. Está ahí pero es casi imperceptible. Si no lo crees, nosotros hicimos una prueba por ti: enseñamos a varias personas el teléfono, le preguntamos qué le parecía, y además de babear con la pantalla, nada dijo ni uno solo de que estaba curvada.

Pero lo está. De forma muy sutil, pues la única forma de corroborarlo es mirando el teléfono de perfil, la pantalla del Nexus S es cóncava para darle una apariencia diferente que lo haga único. Y funciona.

En mano, esa curvatura nos resulta agradable aunque apenas perceptible. También debes tener en cuenta que con sus 4 pulgadas de pantalla y pese a que casi todo en el teléfono es pantalla, es un teléfono grande que en manos pequeñas cuesta abarcar con el dedo gordo que solemos usar para manejar los teléfonos táctiles con una sola mano.

nexus-s-10.jpg

Podemos también decir que el Nexus S es delgado y ligero (11 mm de grosor y 130 gramos de peso), pero las líneas curvadas le penalizan frente a otros terminales. Lo que ya no tiene excusa es el material con el que llega al mercado. Samsung abusa del plástico y nos quedamos pues con la duda de qué nivel de calidad podríamos haber alcanzado si el fabricante le hubiera colocado una carcasa trasera de mejor acabado y más sólida. El Nexus S es un teléfono de gama alta y eso debe significar también algo en el acabado, no solo en las prestaciones. Pese a todo, no es un teléfono que parezca frágil.

Apagado, el Nexus S parece todo pantalla. Pero en la parte superior encontramos el altavoz, sensores de proximidad y luminosidad, micrófono y la cámara frontal para videollamadas. En la parte inferior está los cuatro controles principales de los teléfonos Android, táctiles y con respuesta vibratoria cuando los usamos. Son iluminados.

Precisamente por la falta de una luz para darnos avisos de llegada de nuevos mensajes nos tenemos que quejar también. Samsung, debemos decirte que lo queremos.

nexus-s-2.jpg

El resto de controles y conexiones no son muchas: botón de control de volumen en la parte izquierda de la pantalla y botón de encendido/bloqueo de pantalla en la derecha. Arriba nos encontramos con la pestañita para abrir la carcasa de plástico y abajo están situados el puerto microUSB y la entrada de auriculares. Quizás hubiera estado mejor colocarla en la parte de arriba, pero no es algo dramático. También somos partidarios de que en la carcasa haya un botón físico para entrar en el modo de cámara directamente y poder hacer las fotos con él.

En la carcasa trasera encontramos otro altavoz y la lente de la cámara (sin protección) junto con el flash de tipo LED.

De cómo se desenvuelve, la autonomía o la parte multimedia seguiremos hablando en la segunda parte del análisis del Nexus S de Google. Pero mañana ya tendremos un videoanálisis donde poder ver de cerca y en funcionamiento este nuevo teléfono de Google que ya ha podido probar Xataka.

Ver galería completa » Prueba Google Nexus S (19 fotos)

El teléfono ha sido cedido para la prueba por parte de Google. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

50 comentarios