Compartir
Publicidad

Google Allo, análisis: se necesita algo más que un bot para ganar a WhatsApp

Google Allo, análisis: se necesita algo más que un bot para ganar a WhatsApp
Guardar
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si los caminos de Google en general son inescrutables, si hablamos de aplicaciones aún lo son un poco más. Cuando el gigante se había limitado a cubrir la mensajería tanto de voz como de vídeo con HangOuts hasta el momento, en la pasada Google I/O presentaba dos nuevos servicios relacionados con la comunicación: Duo y Allo. Hace unas semanas vimos cómo funcionaba el primero y ahora por fin hemos podido probar Allo, la mensajería inteligente según Google.

¿Qué es lo que aporta Google ahora cuando hay tantas propuestas de mensajería instantánea? Un ingrediente que estamos viendo incorporar en las apps más populares y que llevan algo más de tiempo como Facebook Messenger o Telegram: los bots. Así, en Allo tenemos dos niveles de interacción posible y la opción de poder entremezclarlas. Te mostramos cómo es esto y cómo funciona en detalle.

Un asistente personal para todos, a la vez o en privado

A veces decimos que Google está en todos los sitios, y justamente ésta es la idea de Allo en lo referente a las conversaciones, aunque con salvedades. Hace algo más de un año veíamos una patente que hacía ver cómo Google pretendía resolver dudas en plena conversación, y justo eso es lo que vemos aplicado en Allo (con alguna salvedad que ahora veremos), dado que en cualquier momento podremos recurrir al buscador para que nos asista.

Pero en este caso no se trata de algo pasivo, sino que nos hemos de dirigir al bot (@google) bien directamente en una conversación, o mencionándole en las conversaciones grupales. Así, dado que de momento Allo sólo cuenta con este bot (no sabemos si incorporarán otros más adelante), es tan sencillo como poner una "@" para que nos sugiera la mención del bot de @google. Dado que en este caso no podemos hacer menciones a otros usuarios (como en Slack o Telegram), por el momento es la única que podremos realizar.

Recoratorio Bot
¿Para qué recurrir al bot de Google? Para que nos ayude en el momento que queramos desde el chat y sin recurrir a otras apps

La cuestión es: ¿para qué recurrir al bot de Google? Como decíamos, se trata de que nos ayude en el momento que queramos a obtener una información o a realizar un acción desde el chat y sin recurrir a otras apps. Las prestaciones dependerán de varios aspectos, como el tipo de chat que sea, dado que algunas sólo las realiza en los chats privados, además de que en el modo incógnito el bot está inhabilitado.

De lo que también dependerá es de la sintaxis y del idioma, porque de hecho la barrera idiomática es de lo primero que nos encontramos con poco que empecemos a preguntar o pedir. Así, tendremos que emplear comandos sencillos y concretos como los que utilizamos en los asistentes de voz, si bien como ocurre en esos casos también hay lugar para ciertas interacciones pseudo-humanas como bromas o expresiones.

Allo: peticián aceptada y no aceptada en Android A la izquierda: entiende que queremos establecer una alarma. A la derecha: le hemos preguntado por un plan en nuestra agenda pero entiende que es una búsqueda.

Bastante que ofrecer, pero hay que saber cómo preguntarlo

Lo que hemos de tener en cuenta es que ahora en su fase inicial el bot no sólo entiende y responde en inglés, pero la interacción en otras lenguas se ve bastante más limitada (lo hemos comprobado en español). De este modo, si no entiende el comando lo que hace es buscarlo en la web, más o menos como actúa Siri y otros asistentes. Ésta es la relación de peticiones que podemos hacerle:

  • Chat directo con el bot

    • Preguntas genéricas y sencillas: preguntarle por las noticias (What's the latest news?), cómo nos puede ayudar (What can you do?) o preguntas algo más humanas como su color favorito (What’s your favorite color?), e incluso bromear o que nos diga proverbios (Tell me a knock knock joke/proverb/..., esto en español aún no lo entiende, por ejemplo) o que nos reproduzca un vídeo de YouTube (con la fórmula Play o Reproducir artista).
    • Funciones para el teléfono: establecer un despertador o un temporizador (Wake me up at [hora] o Set time for [tiempo], sólo disponible en Android), llamar a un restaurante (hemos de indicar la dirección y la cuidad del mismo) o pedir que nos muestre una ruta o el tiempo que tardaremos en llegar a un sitio. Si en este caso indicamos "a casa" o "al trabajo", el bot preguntará dicha dirección si no la tiene ya en su base de datos.
    • Calendario: preguntar sobre los planes en la agenda o añadir recordatorios (When’s my flight?, Remind me to [recordatorio], etc.).
    • Guardar la información: con el comando My [información] is [dato] podemos hacer que el bot memorice pequeñas informaciones, como claves o códigos. Por ejemplo: My mail password is 1234 (Mi contraseña de correo es 1234), para lo cual le preguntaríamos What's my mail password? (¿Cuál es la contraseña de mi correo?).
    • Fotografías: podemos pedir que nos enseñe fotos sobre un tema (función sólo disponible en Android, que llegará a iOS durante este otoño) o enviarle nosotros fotografías.
    • Suscripciones: programar un envío de información cada día, para lo cual usaremos un Send me daily que puede salirnos entre las respuestas sugeridas según la acción (por ejemplo, al preguntarle el tiempo).
  • Chat de grupo (el bot estará siempre por defecto, salvo en los chats de incógnito)

    • Preguntas genéricas, cálculos sencillos y traducciones: el resultado de un partido (Did the [equipo] win?), que nos calcule un porcentaje (What is 59% of 324?) o incluso que nos diga qué canción se parece a otra (What songs are similar to [canción]?).
    • Entretenimiento: que nos enseñe fotografías, un trailer, un vídeo de YouTube (que podremos ver dentro) o jugar a alguno de los sencillos juegos que integra (con Play game nos los muestra todos, aunque podemos decir el nombre del juego directamente).
    • Navegación: restaurantes cercanos, pudiendo preguntar con expresiones como How about Indian (¿Qué tal un restaurante indio?) y mostrándonos la información de la búsqueda ahí, direcciones, etc.

Así, las peticiones tardan entre uno y dos segundos en ser respondidas, más o menos igual que si recurrimos al buscador en el navegador y según de qué se trate. Lo que hemos visto aquí es que, además de tener que pasar algún rato más en la academia de idiomas, los itinerarios que crea no son siempre los adecuados (o los más obvios para nosotros) si pedimos que nos muestre la ruta al aeropuerto y no especificamos ciudad.

Allo en Android

Déjà vu en las conversaciones

Si bien el punto principal de la app es la integración de un bot de asistencia en las conversaciones, lo cierto es que la parte de mensajería instantánea es más bien estándar y, salvando algunos aspectos que ahora veremos, las opciones no difieren mucho a las que tenemos ya en otros servicios. En primer lugar hemos de saber que necesitamos de un número de teléfono para activarla, dado que recurre a la activación por SMS.

Un número de teléfono que sólo podrá tener una cuenta activa

Un número de teléfono que sólo podrá tener una cuenta activa, o lo que es lo mismo, una sola sesión. Es decir, como ocurre con WhatsApp o Snapchat y a diferencia de Facebook Messenger, en el momento que intentamos iniciar sesión con un mismo número automáticamente nos echará del dispositivo donde nos encontrábamos, abriendo sesión en el nuevo.

Una vez activado el servicio, nos encontramos con la sencillez de Google parar interfaces y diseños. Como ya ocurría con Duo, la ligera interfaz invita a poco más que a entablar conversación con tres secciones principales: la ventana de conversación, la relación de chats abiertos y los menús de ajustes.

Allo: ajustes en Android

Aquí empezamos a echar en falta algunas opciones. Si bien desde Google nos garantizan que todas las conversaciones están cifradas con tecnologías como TSL, y en el caso de las conversaciones de incógnito sí tendremos cifrado de extremo a extremo, hay más bien pocas opciones para ajustar aspectos como la descarga de medios (no pudiendo elegir entre el tipo de red o de archivo). Es parca en opciones también en cuanto a notificaciones, pudiendo activar o desactivar vibración pero no teniendo el nivel de ajuste que sí vemos en Telegram o la temporización de silencios de WhatsApp.

Hay cifrado, pero lo importante: ¿hay stickers?

Y en cuanto a las posibilidades que nos encontramos en el propio chat, podemos enviar mensajes con una ligera personalización agrandando o disminuyendo la tipografía si pulsamos y mantenemos (desplazando arriba o abajo). Además, Google viene con la lección aprendida y ya incorpora packs de stickers, de los cuales tendremos tres de serie y podremos descargar otros con facilidad accediendo a una especie de tienda (de momento parecen todos gratuitos, puede que esto sea una vía de monetización en el futuro).

Allo: personalización de los mensajes

Lo que tenemos al iniciar la conversación es la interfaz estándar de chat, con la parte superior para los mensajes y la caja de envío de texto. En ella encontramos un "+" a la izquierda de la caja de escritura para las opciones de envío (fotografías, stickers) y a la derecha el micrófono o el botón de enviar. Podremos enviar pequeños mensajes de voz, pero si nos dirigimos a los usuarios; de momento al bot sólo nos podemos dirigir por escrito.

Podemos personalizar el texto, dibujar y escribir sobre las fotos y añadir stickers

Como hace poco incorporó WhatsApp, podremos dibujar o escribir sobre las fotos, si bien ésta es otra de las características que incorpora sólo Android de momento (llegará a iOS este otoño). También podemos insertar GIFs desde la galería, quedando integrados y sin requerir salir de la conversación para verlos.

En cuanto al código de ticks o checks, tenemos el de envío (color gris), el de recepción (color azul) y el de lectura (doble-tick). En este sentido además tenemos información adicional en cada mensaje: si pulsamos manteniendo sobre cualquiera de ello aparece un desplegable con opciones (entre las que echamos en falta la de "Editar mensaje". Entre ellas figura "Datos", la cual nos lleva a la información de cuándo nuestros mensajes han sido leídos

Allo: integración de YouTube y datos del mensaje

Así, tenemos tres tipos de conversación: privadas (con el bot @google, que sale automáticamente tras iniciar sesión, o con otro usuario), grupales o de incógnito. Este tipo de chat, además del mayor grado de cifrado que hemos comentado antes, permite establecer la duración de los mensajes, de modo que se autodestruyan en un tiempo desde 5 minutos hasta una semana. Las notificaciones también son distintas, dado que aunque aparezcan en pantalla de bloqueo o a modo de tira superior, no revelarán ni el contenido del texto ni quién nos lo envía.

Allo: chat de incógnito

Google Allo: ¿saludando desde arriba a la competencia?

Éste no es momento ni lugar para hablar del desafortunado camino de Google en cuanto a redes sociales, pero lo acontecido con Google+ (que nunca llegó a destacar entre ellas pese a tener detrás al gigante tecnológico), recuerda un poco a lo que ha ido ocurriendo con Hangouts salvando las distancias. Este servicio no ha logrado colarse en el top 10 de apps de mensajería, pero lo cierto es que integra videoconferencia y SMS en el caso de Android.

Notificación de chat de incógnito
Allo encaja en lo que parece estar estableciéndose como una mensajería instantánea inteligente

¿Son Allo y Duo una continuación o un complemento? Eso de momento no lo sabemos, pero la que nos ocupa hoy parece estar encarada a una tendencia que hemos visto ya en su competencia y que parece estar estableciéndose como una mensajería instantánea inteligente. Es decir, que el chat sea una base común, pero que el eje de innovación y de complementación sea ir más allá de stickers y que los usuarios puedan sacar cada vez más partido de las inteligencias artificiales.

Allo se encuentra en una fase de inicio y ya hemos visto que, aunque puede resultar bastante útil, aún le quedan aspectos que mejorar. Pero lo que también se dibuja en su futuro son más posibilidades, más opciones para que tener un bot en nuestras conversaciones sea tan ventajoso en la práctica que nos haga despegarnos de esas apps de mensajería que son ya más costumbre que otra cosa.

Allo

Un objetivo a largo plazo para lo que necesitará algo más que el colchón que supone tener al buscador detrás para ganar adeptos. Por otro lado, está el cómo puede explotar Google este nuevo servicio económicamente, y si esta asistencia conducida por un solo bot evoluciona para convertirse en una flotilla de los mismos (que puedan realizar tareas más o menos específicas) tanto de la casa como externos.

La app irá estando disponible en los distintos mercados poco a poco. No nos especifican fechas, pero sí sabemos que habrá versiones tanto para Android como para iOS (la versión del iPhone funciona también en el iPad) y que, como Duo, se trata de una app gratuita. Ya hay disponibles enlaces para la descarga de ambas plataformas (aquí el de Android), si bien el de iOS no está en todas las App Store (aquí el enlace a la estadounidense).

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos