Sigue a

GlacialTech Igloo 5761 PWM

GlacialTech Igloo 5761 PWM es un combo de disipador+ventilador para CPU sencillo, pero cuyo funcionamiento me ha resultado muy interesante. La versión ‘PWM’ viene acompañada de otro modelo denominado ‘Silent’ cuyas sus diferencias describiremos más adelante.

En pocas palabras podríamos definirlo como un disipador de CPU sencillo cuya gran virtud es la de buscar el silencio. Para ello hace uso de una estructura relativamente pequeña en comparación con otros disipadores, acompañada de un único ventilador de 9 centímetros. El conjunto se instala casi con los ojos cerrados y funciona realmente bien.

GlacialTech Igloo 5761 Series en dos sabores

La familia de los GlacialTech Igloo 5761 Series la componen un par de modelos: PWM y Silent. Por fuera son idénticos, ya que las diferencias existentes entre ambos están en la forma de funcionar.

GlacialTech Igloo 5761 PWM trabaja con cualquier socket actual del mercado, salvo LGA 2011, y aporta un ventilador de unos 9 centímetros de color amarillo pollo muy chillón. Si a este ventilador le unimos el disipador obtendremos un conjunto de dimensiones normales, sin ser pequeño pero tampoco grande como los disipadores de más alta gama. Las dimensiones según el fabricante son de 96×128×90 milímetros con un peso total de 350 gramos.

GlacialTech Igloo 5761 PWM

El modelo PWM que hemos probado tiene la característica de regularse automáticamente según la temperatura de la CPU. De esta forma el usuario no tendrá que hacer nada para que el ventilador suba su velocidad si por ejemplo estamos jugando, o la baje cuando navegamos por Internet. El rango de funcionamiento va entre 800 y 2300 rpm con un ruido de 30 decibelios como máximo, siempre según las especificaciones técnicas del fabricante.

Por contra, el modelo Silent pierde el sistema de autoregulación y se mantiene en 1200 rpm fijas, independientemente de la temperatura de la CPU, lo cual hace que tenga un nivel mínimo de ruido (20 decibelios) a costa de perder algo de refrigeración.

Montaje e instalación

Cuando montaba mis primeros ordenadores, el componente al que más miedo le tenía era al disipador de la CPU. Las instalaciones eran liosas, dependían no sólo del fabricante del procesador si no también del socket, del modelo y por supuesto del fabricante del disipador. Todo esto es ya cosa del pasado, al menos con el GlacialTech Igloo 5761 PWM.

GlacialTech Igloo 5761 PWM

Me sorprendió comprobar que en la caja sólo venían dos pequeñas estructuras metálicas, una para AMD y la otra para Intel. Una vez elegido nuestro socket, el LGA 1155 de Intel, sólo hay que atornillar el disipador a estas estructuras y luego colocarlas sobre los agujeros de la placa base. Un poco de presión y… listo. Nada de tornillos, sólo presión con nuestros dedos. ¿Y para quitarlo? Girar cada una de las cuatro patillas, presionar hacia fuera y saldrá sin mayor inconveniente.

Plataforma de pruebas y comparativa

La plataforma de pruebas que hemos elegido es similar a la del análisis del Core i7-3770K de hace unos días, aprovechando que lo teníamos sobre nuestra mesa. Simplemente cambiar un disipador por otro y realizar las mediciones de temperatura.

Para la elaboración de este análisis determinamos dos temperaturas, idle y full. La primera está tomada tras encender el equipo y dejarlo quince minutos sin ejecutar ningún proceso en ese período. La segunda toma se realiza tras la primera, y consiste en ejecutar el software 3DMark 11 en modo benchmark:

GlacialTech Igloo 5761 PWM benchmarks

GlacialTech Igloo 5761 PWM benchmarks

GlacialTech Igloo 5761 PWM, conclusiones

Sencillo y de buen precio, el GlacialTech Igloo 5761 PWM se vende en el mercado por 21 euros, un precio muy interesante para un disipador pensado en el usuario común, que aporta un ruido bajísimo y se disimula perfectamente con el ruido emitido por la tarjeta gráfica, al menos en nuestro caso con la AMD 7870.

GlacialTech Igloo 5761 PWM

Si vas a usar tu ordenador para un uso convencional, sin muchos juegos y evidentemente nada de overclocking, el Igloo 5761 puede ser una interesante opción. Sin embargo, si quieres sacarle el máximo partido a tu ordenador tanto en juegos u overclocking creo que hay mejores opciones teniendo en cuenta las altas temperaturas que cogen estos componentes. Esos 84 grados en Full subirán rápidamente hasta más de 90 con un par de sesiones de juego, lo cual es nefasto para la vida útil de un procesador actual.

El precio del GlacialTech Igloo 5761 PWM es de 21 euros, mientras que el modelo ‘Silent’ es algo más barato, 19 euros. En ambos casos son cifras oficiales procedentes del fabricante.

Ver galería completa » GlacialTech Igloo 5761 PWM (8 fotos)

GlacialTech Igloo 5761 PWM ha sido cedido para la prueba por parte de GlacialTech. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | GlacialTech.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios