Síguenos

Shure SE535

Si nos encontramos en un ambiente ruidoso y queremos disfrutar de nuestras grabaciones musicales favoritas tenemos básicamente dos alternativas para minimizar el ruido de fondo: las tecnologías de cancelación activa del ruido y las de aislamiento pasivo.

En esta ocasión hemos podido probar los Shure SE535, unos auriculares de tipo intraural (in-ear) que pertenecen a este segundo grupo de tecnologías y que prometen un “total aislamiento” del ruido externo.

En teoría, el sello acústico proporcionado por las almohadillas introducidas en el pabellón auditivo es capaz de bloquear físicamente una gran parte de las frecuencias sonoras que nos rodean, permitiendo al usuario disfrutar de un sonido limpio, sin ruido de fondo.

Sin embargo, este tipo de auriculares presentan ciertos problemas, como por ejemplo que a pesar de venir con almohadillas de diferentes tamaños y formas puede que no encontremos una adecuada a nuestro oído. Además, en ocasiones puede dar la sensación de que el sonido viene más del interior de nuestra cabeza que del exterior, perdiendo realismo. Veremos cómo se comportan estos Shure.

Presentación, diseño y acabado

Los SE535 culminan la gama alta de auriculares in-ear de la marca y fueron desarrollados inicialmente como sistemas de monitorización personal que permitiesen a los músicos escuchar sus interpretaciones en entornos en directo con un nivel de ruido exterior considerable, ofreciendo un aislamiento total de hasta 30 dB.

Se presentan en una pequeña y ligera caja en cuyo interior encontramos, además de un escueto manual de instrucciones, una serie de tapones o almohadillas de diferentes tamaños y materiales para elegir el que más se adecue a nuestras necesidades.

Shure SE535

En concreto, viene con tapones de gomaespuma negra en tres tamaños, tapones de Softflex también en tres tamaños, una pareja de tapones de gomaespuma dura de color amarillo y un triple tapón flex para situaciones de máximo aislamiento.

También se incluye en el paquete una funda rígida para transportar los auriculares, un adaptador jack de 3,5 a 6,5 mm, un adaptador para viajes en avión y un control de volumen (cuyo plástico no da la misma sensación de calidad que el resto de elementos) conectable al cable principal de los auriculares.

En cuanto a los SE535 en sí mismos, tienen un diseño plano que se adapta perfectamente a la forma de las orejas de un usuario medio, quedando integrados en las mismas, sin sobresalir en exceso.

Se presentan en una tonalidad dorada en cuyos extremos está conectado el cable de Kevlar reforzado que lleva la señal de audio hasta el amplificador y que puede desconectarse (consultando previamente las instrucciones para no dañarlo) para ser sustituido en caso de rotura del mismo, incrementando así la vida útil del producto.

El acabado exterior da en general la sensación de un producto profesional pensado para ser usado durante bastante tiempo seguido, algo a lo que ayuda la ligereza de los auriculares.

Shure SE535

Especificaciones técnicas

Como ya hemos comentado, los SE535 son la gama alta de Shure, por lo que ha cuidado hasta el más mínimo detalle a la hora de las tecnologías empleadas en los auriculares. Un ejemplo claro lo tenemos en el diseño y construcción de los transductores. A diferencia de los auriculares de gama media-baja que suelen usar un transductor para todo el rango de frecuencias audible, los SE535 incorporan tres microtransductores para reproducir rangos de frecuencias separados.

Se trata básicamente de un sistema de 2 vías formado por un tweeter para los agudos y dos woofers para los graves, que son separados por un filtro pasivo. En teoría esta separación debería proporcionar un sonido limpio y unos graves potentes, lo comprobaremos a continuación.

El resto de especificaciones técnicas son las siguientes:

  • Sensibilidad (1 kHz): 119 dB SPL/mW
  • Impedancia : 36 Ω
  • Rango de frecuencias: 18 Hz – 19 kHz
  • Longitud de cable: 162 cm
  • Color: Transparente o dorado

Entorno y temas musicales para las pruebas

Hemos optado por varios entornos de audición diferentes. En primer lugar una sala de 25 metros cuadrados bien aislada del exterior y con ruido ambiente que controlaremos para efectuar una prueba en un entorno tranquilo y otra en uno relativamente ruidoso.

Shure SE535

Para comprobar el aislamiento también vamos a probar los auriculares en el exterior, en un paseo por una calle con ruido ambiente medio y en el interior de un autobús de forma que podamos averiguar cómo se comportan en situaciones cotidianas.

Nuestra fuente de audio para interior será un ordenador con tarjeta de sonido Asus Xonar Dx conectado mediante cable óptico y HDMI a un receptor Onkyo TX-SR806, cuya salida de cascos usaremos para alimentar los auriculares. Por supuesto pondremos el tanto el software de reproducción como la tarjeta de sonido y el amplificador en modo “directo”, sin aplicar ninguna ecualización. Nuestras fuentes de audio para entornos exteriores serán un iPod de tercera generación y un móvil Nokia N95 8GB.

En cuanto a los temas musicales escogidos, serán de lo más variado, tratando de abarcar un amplio rango de estilos, todos ellos en formato WAV y FLAC sin pérdidas (mp3 a 320 Kbps cuando no quede más remedio). Escucharemos varios valses y nocturnos de Frederic Chopin, el “Concierto para piano Nº3” de Rachmaninov, el tema de la muerte de Sigfrido de Wagner, “Cuadros de una exposición” de Músorgski o el “Concierto para clarinete en La mayor, K. 622” de Mozart.

Posteriormente probaremos los temas “Nite Mist Blues” de The Monty Alexander Trio, el album “Cause and Effect” de Maria Mena, el album “Leave Your Sleep” de Natalie Merchant , el tema “No sanctuary here” de Chris Jones, “Everlasting Everything” de Wilco, “Tired” de Adele, “Dear Avery” y “The Hazards of Love 4 (The Drowned)” de The Decemberists , “Nobody Knows You when You’re Down and Out” de Katie Melua, “The Day Before the Day” de Dido y “Vicarious” de Tool.

Comienzan las pruebas

Empezamos poniéndonos los auriculares y pronto nos damos cuenta de que su colocación no es todo lo inmediata que nos gustaría, ya que la rigidez del extremo del cable cerca de los pabellones hace que el posicionamiento en las orejas requiera algo de práctica para una puesta en marcha rápida. No obstante tras ponérnoslos y quitárnoslos tres o cuatro veces le cogemos el truquillo y deja de ser un problema.

Una vez colocados (con los tapones de gomaespuma negra y tamaño medio), notamos como el sonido ambiente disminuye considerablemente aunque no del todo, convirtiéndose las conversaciones en la sala contigua en un ligero murmullo.

Comenzamos las pruebas musicales en la sala sin ruidos de fondo y con el equipo de música de más calidad (receptor A/V más tarjeta de sonido por cable óptico). Los temas se reproducen con una gran naturalidad, con unas frecuencias medias y agudas que no brillan en demasía, sino que se mantienen cercanas a una respuesta plana ideal.

Los graves son contenidos y todo lo profundos que la tecnología de auriculares permite. Están controlados, no distorsionan aunque subamos el volumen y tampoco enmascaran al resto de frecuencias, algo de agradecer, ya que en ocasiones suele ser un defecto de algunos modelos de auriculares in-ear que en esta ocasión no hemos notado.

Sin embargo, la verdadera prueba de fuego de estos Shure la debemos pasar no en una sala tranquila, sino en un entorno ruidoso. Para ello encendemos el televisor de la sala, subimos el volumen hasta niveles medios-altos y continuamos con la audición.

Shure SE535

Con los auriculares puestos, el sonido de la tele se reduce considerablemente, permitiéndonos escuchar nuestras grabaciones al mismo tiempo que otra persona ve la tele. El aislamiento en mi caso mejora con el triple tapón flex, aunque hay que señalar que no es “absoluto”, siempre podemos oír un murmullo de fondo que si bien no nos impide disfrutar de la música si interfiere en algunos pequeños detalles.

Si salimos a dar un paseo por la calle o montados en el interior de un vehículo con los auriculares puestos, comprobamos como el ruido de la ciudad se atenúa considerablemente, permitiéndonos escuchar la música sin tener que subir mucho el volumen, algo que por cierto podemos estar tentados de hacer, ya que la ausencia de distorsión nos incita a elevar la presión acústica que llega a nuestros tímpanos peligrosamente.

La tecnología de aislamiento acústico empleada es, por tanto, bastante buena. El sonido es infinitamente mejor que el que obtendremos con los típicos casos de botón, y con un volumen de amplificación mucho más bajo, con lo que usarlos en dispositivos portátiles no debería ser un problema.

El defecto habitual de los auriculares in-ear en el que el sonido parece provenir del interior de la cabeza en lugar del mundo exterior está atenuado, aunque no desaparece por completo, con lo que la espacialidad sonora alcanzada por otras tecnologías como las de auriculares abiertos no la encontramos en este modelo.

Hay que señalar que, a diferencia de los auriculares que usan tecnologías de cancelación activa del ruido, el aislamiento de los SE535 es bastante efectivo también a frecuencias altas y con ruidos no monótonos.

Si nunca habéis usado unos auriculares de tipo in-ear, comentaros que puede que al principio os resulte algo extraño llevarlos puestos e incluso que os notéis un poco incómodos. Es normal, es cuestión de acostumbrarse (personalmente nunca termino de acostumbrarme a llevar una cosa metida en el oído, pero bueno, son manías personales). Eso sí, es necesario elegir adecuadamente el tamaño de la almohadilla, ya que de ello dependerá la correcta colocación y el nivel de aislamiento final obtenido.

Afortunadamente estos Shure vienen con bastantes modelos para elegir, con lo que es cuestión de ir probando hasta dar con la que más se adapte a nosotros.

Shure SE535

Conclusiones finales

Los SE535 son unos estupendos auriculares que harán las delicias de todos los aficionados y profesionales que se vean obligados a escuchar música en entornos con ruidos moderados y bajos. El aislamiento proporcionado por este modelo in-ear es bastante notable. No penséis que llega a silenciar por completo los ruidos ambientales, aunque sí los atenúa considerablemente.

La calidad de construcción y la buena reproducción y fidelidad en frecuencia los hace idóneos para usuarios que quieran hacer sus pinitos en el mundo de la grabación y edición musical, y para quien no pueda contar en casa con un rincón dedicado sin ruido en el que escuchar música.

También son una buena alternativa para usarlos en movilidad, ya sea en transportes públicos o cuando vamos a pie. Su alta sensibilidad y relativamente baja impedancia nos permitirán conectarlos sin problemas de potencia al smartphone, tableta o reproductor multimedia de turno.

Shure SE535

El precio de estos Shure SE535 se sitúa en unos 346,10 euros más IVA (aunque en Amazon los hemos encontrado por debajo de 300), lo que resulta un poco elevado para el usuario medio que quizá prefiera optar por alternativas más económicas. No obstante, si os los podéis permitir, son una muy buena elección para escuchar música, ver películas o jugar a la consola en entornos con niveles de ruido medio e incluso medio-alto.

Ver galeria completa » Shure SE535 (9 fotos)

Más información | Shure
En Xataka | Auriculares Shure SRH1840, análisis

Los SE535 han sido cedidos para la prueba por Earpro. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

18 comentarios